viernes, 16 de abril de 2010

LA MEMORIA QUE OLVIDA GARZON

1) Tengo ante mí una relación de las cien primeras universidades de todo el planeta. Entre ellas no aparece ni una sola universidad española. Comencé a prestarle atención a tan curiosa ausencia cuando una de ellas le concedió el título de DOCTOR HONORIS CAUSA a un personaje tan siniestro como Santiago Carrillo. Y me di a investigar cuántos otros disparates, errores, meteduras de pata, barbaridades, etc., habían realizado nuestras universidades para que no apareciera ninguna entre esas cien primeras de la lista.

Encontré muchos entuertos, aunque no creí que tuvieran tanto peso para quienes se habían encargado de confeccionar esa lista. Todavía sigo investigando, porque me parece que se trata de un error y que no puede ser verdad que ni siquiera uno solo de nuestros más altos centros docentes se halle entre esos cien. Pero cuando se efectuó ese acto de apoyo al juez Garzón (que parece que sabe muchas cosas que no conviene divulgar) me di cuenta del porqué. Muy simple, tanto, que casi no se percibe en la madeja de situaciones ridículas y estúpidas en que pueden caer (y caen) nuestros intelectuales más aparentemente preparados, cultos, idóneos, etc., encargados de formar a los futuros técnicos, científicos, historiadores, literatos y demás que coloquen a España en el alto sitial donde siempre debería (y podría) estar.

Usar la universidad para que unos cuantos ignorantes aferrados a una ideología que ya ni El Tato tomaría en serio, además de para encumbrar a una figura de la farándula que ha logrado destronar a la sin par Belén Esteban del ranking mediático nacional, para arremeter contra nuestro más alto tribunal, es algo que repercute en que a ésa y a las demás universidades españolas, por desgracia, no se les tenga el más mínimo respeto. Si se ocuparan de lo que tienen que ocuparse, nuestros jóvenes graduados no estarían en la cola de Europa en saber, conocer, estar capacitados para ocupar cualquier trabajo técnico, científico, cultural, etc., en lugar de dar gritos estentóreos y berrear contra esto o aquello, siempre que esto o aquello no sea de la izquierda, por supuesto.

Pero lo preocupante es que actos como el señalado pro-Garzón resultan muy peligrosos. Ya existen otra vez las dos Españas, eso nadie lo duda, generadas por el actual gobierno en su afán de aplicar la sentencia infalible de "divide y vencerás". Zapatero la está aplicando y con ella está venciendo, porque ni siquiera tiene una oposición con timbales que le haga frente, obnubilada por la sobredosis de información y propaganda tan bien hecha de la izquierda contra todo lo que huela a derecha, a independencia jurídica, a distanciamiento con lo oficial emitido y a veces impueto, como el triste caso del idioma en Cataluña. Si hasta quieren suprimir varios textos infantiles, por la brillante e infinita sabiduría de doña Bibiana Aído, que quizás después pretenda suprimir otros textos, esta vez de adultos, y quizás hasta quemarlos como un día cercano exclamó cierta política de "prestigio" en nuestro país que le gustaría hacer. ¿Añoranzas de Hitler y Stalin, grandes y famosos quemadores de libros? ¡Quién sabe! Muy peligroso, sí señor.

Y como todo puede suceder... si "la cosa" se pone al rojo vivo y se arma la de San Quintín cualquier día en que nadie se lo espere, ¿qué puede pasar(nos)? ¿Estamos a tiempo de atajar el peligro? Claro. Pero lo primero es encontrar a un líder que le apague los humos al ZPerpetuo, y no parece que ese líder sea Rajoy. ¿Quién entonces? Y la pregunta más difícil: ¿sería ese quién capaz y digno de sacarnos del túnel sin luz? ¿O sería también, cuando alcanzara el poder, igual -o peor- que el actual jefe de gobierno? ¡Ah, Catana! Buena pregunta para un programa en vivo de esos que llaman "de participación popular".

2) Yo emplazo al juez Garzón a que, si tanto ama la justicia y se empeña en hacer que se cumpla (lo hizo con Pinochet y quiere hacerlo con Franco, dos dictadores inofensivos para el magistrado), y es un firme defensor de la memoria histórica, investigue y juzgue los crímenes cometidos por los colonialistas del Imperio español que masacraron primero a la población aborigen de América, y después a los negros que llevaron como esclavos a trabajar como bestias y muchos a morir sin compasión ni ayuda, y a Valeriano Weyler, el Capitán General de la isla caribeña llamada Cuba, que asesinó a miles y miles de inocentes en la llamada "reconcentración", cosa que parece ignorar este juez que tanto sabe de otras cosas menos recomendables, y que curse además orden de detención y enjuiciamiento a don Javier Solana, que dio la orden de bombardear Yugoslavia por la OTAN hace apenas una década, donde murieron miles de personas, la mayoría inocentes no culpables de nada, y que reconoció el mismo Soala públicamente, y a los actuales dictadores (no sólo al Pinochet inofensivo), como Castro, Gadafi, Ahmadineyab, Kim, Obiang, y tantos otros que parece que el juez ignora que existen y el daño que hacen. ¿Por qué calla ante ellos? ¡Ah!, otra buena pregunta.

3) Un pos que nada tiene que ver con lo anterior. O quizás sí: Tengo dos apuntes que dicen:

"El hombre es el ser más completo de la creación: sólo le falta NO HABLAR para ser perfecto".
Y
"El ser humano es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed, y habla sin tener nada que decir".
Si alguien conoce al autor del primero, por favor, comuníquemelo y se lo agradeceré. El segundo es de Mark Twain.

Augusto Lázaro