Loading...

domingo, 26 de julio de 2015

LEER, UNA BUENA OPCION

+

Por cada folio que leo quedan otros 999 que me gustaría leer y que sé que no voy a poder leer en lo que me resta de vida, sin contar que en ese tiempo aparecerían otros miles de folios que tampoco podría leer. Porque el día sólo tiene 24 horas, y en el planeta diariamente se publican miles de libros, periódicos, revistas, tabloides, suplementos, separatas, artículos, opiniones, blogs, comentarios, resúmenes y otras menudencias en Internet, además de diversos escritos que resultan de interés a mi siempre activa curiosidad. He tenido que resignarme incluso a que ni siquiera puedo hacer una lista de prioridades, porque no podría leer todas esas prioridades por lo señalado. O sea, que tengo que conformarme con leer lo que pueda y no soñar con otras aventuras como la de repetir la lectura de EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO, que leí hace muchas décadas y no he vuelto a coger con mis manos. Ni siquiera eso. No hay consuelo para tanta avidez de lectura y no creo ser el único mortal que “padece” de esa “angustia”, que se manifiesta de manera especial cuando entro en una biblioteca y me paseo por los estantes recreando mi vista en tantos libros que no podré leer. Entre las cosas que me gustaría hacer antes de morirme es ésa (la lectura de tantos imposibles) la que más me pesa, pues otras necesidades pueden cubrirse más o menos con un poco de tiempo y de interés, pero la lectura no, pues crece cada día y por cada folio que leo salen al mercado cientos de nuevos folios de los cuales, como dije, quisiera leer muchos a los que puede que no vea ni en fotos adornando algún comentario o crítica en  uno de los suplementos culturales que (menos mal) están al alcance de mi tiempo de lectura.

++

Según una encuesta (una más qué importa) España es el país donde más libros se publican y donde más autores hay en relación con el número de habitantes que tiene. Lo que no acabo de explicarme es por qué se publican tantos títulos si por otra parte dice otra encuesta que los españoles leen poco. Y las editoriales se supone que ganen dinero con esas publicaciones. Entonces, ¿cuál es el destino de esos libros que pululan en las librerías y que nadie compra (nadie lee)? Bonita pregunta. Porque aparte de los nombres consagrados y de algún que otro que recibe el empujonazo de la promoción en los medios, la mayoría de los títulos que reposan en esos establecimientos y en algunos centros comerciales son de autores que no conoce ni el cura del pilar de la horadada (-que- como todo lo da, no tiene nada). Además, está de moda que cada presentador, cada columnista, cada figurín que aparece en la tele o que tiene alguna experiencia médica o de otra índole, aparte de sus respectivos oficios (modista, tertulian@, corresponsal, dietétic@, emprendedor, etc.) publique al menos un libro al año, de ahí que haya quienes se atrevan a afirmar que en el 2050 1 de cada 2 españoles habrá publicado un libro.

+++

Para mí lo más práctico es ir a la biblioteca y por la circulante sacar los libros que me interesan y llevármelos a casa hasta el vencimiento del préstamo en que volveré a devolverlos y a sacar nuevos, método que sin dudas ahorra un dinero que puede servir para otras cosas, ya que tenemos la suerte de que en este país existen bibliotecas circulantes. El único problema es que para leer los que se editan en el momento debo esperar 6 meses o un año para que esos libros estén en la circulante, pero por suplementos y periódicos me voy enterando de las novedades y así cuando los libros lleguen no estaré tan atrasado en mis conocimientos sobre la literatura que se escribe y se publica...

Augusto Lázaro

@augustodelatorr


www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

domingo, 12 de julio de 2015

OLA DE CALOR

+

¡40 grados a la sombra en Madrid! No, esto no es el verano con sol, calor, ropas ligeras y las calles llenas de gente disfrutando del buen tiempo. Esto es un infierno, una sauna, un crematorio. Quien no disponga de aire acondicionado lo pasa muy mal, no sé cómo se escapará de esta pesadilla. Otra semana más con ola de calor, peligrosa por cierto. Un vecino del edificio está hospitalizado porque sufrió un golpe de calor. Me erizo. Ya no me quedan las pocas ganas que tenía de salir a dar mi paseíto diario. ¿Despegarme del fresquito del aire? Ni soñarlo. Mejor aquí, ejecutando el arte de leer y en papel, que es todo un señor placer, y asomarme a la ventana, de vez en cuando, a contemplar las hojas verdes que ya cubren los árboles que estaban pelados hasta hace muy poco. Y pensar que habrá que inventar un refrán que venga bien al caso: no hay ola de calor que dure todo el año... ni cuerpo que se adapte a la candela...

++

Prefiero el frío por una razón muy práctica y sencilla que está al alcance de todos: si usted siente mucho frío, siempre podrá encontrar un abrigo con que taparse, una manta, algo, aunque esté viviendo en plena calle como mendigo: una iglesia o una persona altruista le suministrará lo necesario para que no se tulla de frío. Pero lo que nunca veremos es un mendigo callejero con un equipo de aire acondicionado, ni siquiera con un ventilador de mano. Por tanto, el calor puede hasta matarlo. El frío, nunca. Y así me sucede: por mucho frío que haga, me abrigo y se acabó. Pero cuando el calor aprieta, aunque me desnude seguiré sintiendo calor. Además, el frío me gusta porque durante su etapa me siento mejor, más fuerte, puedo caminar muchísimo sin cansarme, siempre tengo buen apetito, estoy relajado y refrescante, y etc. Allá quienes sueñan con la maravilla de una playa repleta de turistas sudados y donde echarán hasta la salfasia y después sentirán más calor que si se hubieran quedado en sus casas, eso sí, con un buen aire...

+++

Vivo en una ciudad cuyo clima puede variar hasta 10 grados en un mismo día. Madrid es original en muchos aspectos, pero en ése es la hostia: a veces por la mañana, cuando me levanto, alrededor de las 07.00, hace tal fresquito que hasta tengo que ponerme al menos una cazadora para salir. Pero a las 13.00 de ese mismo día, la cazadora estorba, porque casi sudo por la temperatura que ha subido varios grados, y si no hay viento, aleluya. Por eso en Madrid se ven tantas personas con un jersey o una cazadora colgados en la cintura, pues les sucedió lo que a mí: se levantaron con fresquito casi frío, y al pasar las horas, sintieron el calor del mediodía. Nada, que para gustos... aunque en mi caso, casi nunca me cuelgo nada en la cintura, pues prefiero llevar los jerseys o las cazadoras en las manos, aunque sea tan molesto. Cosas de las costumbres, supongo. Y a disfrutar del clima madrileño, que eso no se ve en cualquier ciudad...

++++

El verano es la estación en que las mujeres, especialmente las jóvenes, ostentan su real estatura: ninguna se ve con tacones, al menos durante las horas en que el sol machaca, y de ese modo las bajitas son bajitas y no pueden engañar o simular con los taconazos que a veces dan miedo por lo largos y afilados. Muchas revistas recomiendan el no uso de esos tacones porque perjudican la salud, pero nada, que aparentar ser más altas, eso no se lo quita a las chicas ni el desmolleje. Para mí lo único agradable que tiene el verano es que pueden verse, además de las caras y los pelos, partes del cuerpo a las jóvenes que a pesar de la canícula crematorial pasean por las calles adornando con sus bellezas (siempre una mujer tiene cosas bellas si se la mira bien) el ambiente tan poco propicio para el disfrute callejero. Porque en el invierno, adiós visión idílica: sólo caras y pelos, y a veces sólo caras, y hasta a veces sólo parte de las caras. Pero así y todo lo demás, prefiero, como ya dije y ahora repito, el invierno: me gusta el frío y no me importa que el termómetro baje de cero. Un buen abrigo, o una buena calefacción en caso grave, y basta. Y hasta que la ola de calor me despeje un poquito para ver si se me ocurre algo que escribir en el blog. Sean felices y refrésquense. Hasta la próxima entrada.


Augusto Lázaro

domingo, 28 de junio de 2015

LOS 3 INTENTOS

+

Uno de los grandes males creados vía sistema nervioso es el que algunos llaman “sufrir por adelantado”, o sea, una persona que piensa y/o cree que le va a suceder algo malo, o que su salud va a empeorar, o que lo van a echar de su trabajo (los motivos pueden ser tantos que sería inútil reseñarlos), y así pasa el tiempo (auto)martirizándose hasta alcanzar proporciones de calmantes y tranquilizantes que en definitivas no van a resolver su problema, porque su problema está dentro de él. Hay casos, muchos, en que al final de varios meses (y a veces años) de angustia no sucede nada de lo que esa persona imaginó que podía suceder, y ya está: a reconquistar (cosa no muy fácil) su vida normal y maldecir ese tiempo que pasó “sufriendo por adelantado” lo que no llegó a suceder(le).

++

Los libros (y revistas, separatas, folletos, etc.) llamados de autoayuda se multiplican como curieles y últimamente los hay que tratan toda clase de asuntos y problemas que debe afrontar una persona y cómo resolverlos, ofreciendo una buena cantidad de fórmulas, métodos, consejos, etc., que han llegado a formar parte importante de esa pequeña biblioteca (por darle algún nombre) que cada familia tiene en su casa. No pongo en duda que estos tratados puedan ayudar a alguien, pero tengo una amiga que puede servir de ejemplo de hasta dónde esos libros pueden, en lugar de ayudar, perjudicar a quien los lee casi como parte de su vida diaria a la que ya no pueden renunciar. Esa amiga me confesó que no puede vivir sin esos libros, sin abrirlos, hojearlos, leerlos, y lo más importante: guiarse al dedillo por todo lo que aconsejan que se haga ante cualquier problema o situación a afrontar. Le dije ¿por qué no tiras toda esa “literatura” en el cesto de una vez y te atreves a afrontar tus problemas tú sola, sin hacerle tanto caso a quienes han escrito esas cosas que son seres humanos como tú?
Por poco se pelea conmigo... Hasta ese punto había llegado su dependencia de esas autoayudas que era capaz de perder a un amigo con tal de no renunciar a seguir al pie de la letra las instrucciones que daban tantas páginas dedicadas a decirle a las personas lo que debían o tenían que hacer cuando se les presentara algún problema, o para vivir y sentirse mejores. Pero lo más importante: que cuando le pregunté cuántos problemas había resuelto guiándose por esos consejos se quedó como muda, intentando recordar alguno... y al final seguimos como amigos, olvidándose ella de que la mejor autoayuda que puede proporcionarse está en su propia cabeza y no en toneladas de páginas con recomendaciones que convierten en otro problema a quien las colecciona para dedicar su vida a la lectura y seguimiento de tantas ideas que para seguirlas hay que renunciar a todo lo demás.

+++

A todas éstas, se componen los gobiernos municipales y regionales, muchos de los cuales forman una amalgama de ideas y conceptos que ojalá no echen al traste las “buenas” intenciones de sus integrantes para echar a andar este país con un gran cambio que no se cree que sucederá ni El Tato, que en el fondo sabe que “de los políticos no esperes nada, porque to’s son peores”, como decía mi tío Pancho Casas conversando con su sobrino favorito en Pinar del Río en los años 50. Soy partidario del bipartidismo, sobre todo por una razón de mucho peso: los países bipartidistas son los más ricos, prósperos, poderosos, y donde la democracia triunfa sin mayores circunstancias adversas: mi propia experiencia me dice que donde muchos piensan distinto en una sola agrupación (y a veces no se ponen de acuerdo), no puede progresar la buena intención, y en lo que acaba volviéndose esa agrupación es en un eterno discutir puntos de vista que a la larga perjudican el desarrollo de la empresa (o del país) que pretenden echar adelante. Bueno, cada cual con su librito, a ver cómo salimos de ésta, que ojalá no sea como salió Cataluña con el tripartito, una experiencia a tener en cuenta que por lamentable ignorancia o autosuficiencia nadie tiene en cuenta...

Augusto Lázaro

@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 15 de junio de 2015

¿DE QUE TE QUEJAS?

+

Alegre esa cara, hombre, que no es para tanto: no tener trabajo tiene sus ventajas: usted cobra una prestación, mínima, pero es mejor que nada, y tiene todo el tiempo de su vida para dedicarlo a lo que usted desee, y dentro de eso, a buscarse algunas chapucillas que le proporcionen alguna entradita que nunca está de más, para que pueda ir al bar a darse un cañazo de vez en cuando y a comentar el partido de fútbol que se está pasando en el televisor que por estar consumiendo, aunque sólo sea una laaarga y comentada cerveza, no tiene que pagar nada ni abonarse a Canal + ni nada de nada: hombre, si usted es un tipo dichoso: cobra una prestación sin trabajar, va al bar a darse un gustazo algunas veces, ve los partidos de fútbol gratis, conversa con sus amigos, se despierta y se levanta a la hora que le viene en ganas, no madruga nunca, no tiene compromisos ni que aguantar al imbécil de su jefe dándole órdenes que ni usted ni ninguno de sus compañeros entiende, y en fin... ¿de qué se queja?

++

Este es uno de los pocos países del orbe (no me gusta esa palabra) en que se puede vivir sin trabajar o haciendo que se trabaja, y lo mejor: cobrando. Es verdad que la diferencia entre los seres humanos que lo pueblan es espantosa: desde el que sólo cobra una mísera pensión no contributiva de €366 hasta quienes tienen cuentas de más de 7 cifras en los bancos y se dan el lujo de vivir en varias casas (¿dije casas?, pues dije mal: palacios en realidad), y todavía hay quienes hablan de la igualdad de esta democracia donde hay gente que vive en la calle mientras otros tienen casas hasta en Hollywood que nunca usan. ¿Arreglar el mundo? No, gracias, no es mi oficio ni tengo ánimos ni fe ni fuerzas siquiera para intentarlo de lejos, pues hace mucho rato que me convencí de que este puñetero mundo es así como es y seguirá siendo así, vamos, que no tiene arreglo. Sí, lamentable, da pena, dolor, rabia, impotencia, pero usted y yo que somos un par de zoquetes sin ningún poder, ¿qué carajos vamos a hacer para enmendarle la plana al que lo hizo así? (aunque yo no creo que nadie lo haya hecho así ni asá, pero allá los creyentes que confían en que Dios no los abandonará... y no se dan cuenta de que ya los abandonó hace mucho rato)...

+++

Así que déjese de protestas, quejas, lamentos, ayes, maldiciones (de burros que no llegan al cielo según el refrán), y póngase para la cosa, que de ese modo le irá mucho mejor. Mírese en el ejemplo de esos que se pasan horas en las colas del INEM (sólo por formalidad, ya que no van a encontrar otra cosa ni quieren encontrarla tampoco) y verá que en realidad nadie está llorando a mares ni cuando pasa un autobús repleto se lanza ante sus peligrosas ruedas para decirle al mundo cruel adiós. Entonces, usted haga lo mismo: si está en la cola para que no digan que usted no busca trabajo, ríase y alégrese de estar en esa cola, que algún dinerito cobrará mientras no encuentre una peguita de 500 euritos (si acaso) que le sirvan, junto a lo otro de lo que ya hablamos antes, ¿se acuerda? para invitar a Lucinda a una pizza de barbacoa y echarse en el gaznate una copita o varias del mejor vino que vendan en el lugar que ella haya escogido (porque usted es un caballero y deja que las damas sean las que escojan, cosa que siempre hacen aunque los acompañantes no sean caballeros) o si hace mucho calor un par de cañitas bien frías con el cristal sudoroso para refrescarse y conversar sobre la suerte que tienen de no tener que pinchar para ganarse la vida honradamente como hacen los... los honrados, honestos y decentes que tanto abundan por estos lares...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr

www,facebook.com/augusto.delatorrecasas


http://elcuiclo.blogspot.com.es

domingo, 7 de junio de 2015

EL BERENJENAL

+

La experiencia del tripartito catalán no le ha servido a ningún político aspirante a gobernar (en cualquier nivel) y tras las elecciones autonómicas y municipales recientes se nota el alboroto por formar gobiernos de varios partidos, cada cual por supuesto tirando a su tendido, cuyos resultados a la larga se verá que no son los mejores para el desarrollo de este país. Ahora no acaban de entenderse, cuando estén en el poder tampoco se entenderán y esto contribuirá a convertir España en un verdadero berenjenal que no podrá progresar, pues cada partido, en lugar de pensar en el pueblo al que debe dedicarse enteramente, dedicará sus fuerzas a intentar superar las ideas y las acciones de quienes compartan con él cada gobierno, además de mantener su lucha de siempre contra los adversarios (enemigos) de la oposición... y viceversa...

++

Los países más ricos y prósperos son aquellos donde reina el bipartidismo (EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia, etc.), lo que no quieren ver los políticos atrasados españoles que ahora han tomado como moda la creación de nuevos partidos en todas partes y la formación de acuerdos, pactos y agrupaciones para gobernar, ignorando que mientras más partidos haya gobernando una misma región, más tiempo tendrán que dedicar los mismos a analizar, discutir, reunirse, cambiar impresiones y ponerse de acuerdo en cada ley que se le ocurra a alguno de ellos mientras el pueblo espera con paciencia de gato que resuelvan sus problemas de una vez y se dejen de tanto bla bla bla que a nadie beneficia. No es tan difícil de comprender, pero para algunos parece cosa de la teoría de la relatividad de Einstein o algo parecido...

+++

Demasiadas agrupaciones políticas nunca pueden reportar beneficios a la población que dirijan al unísono (¿al unísono?) por las razones expuestas. Contra la teoría demagógica que un día el Gran Timonel lanzó al espacio para darse golpes de pecho de su apertura hacia le diversidad de opinión (Mao dijo: “que florezcan cien flores, que cien escuelas rivalicen”) se impone el razonamiento irrebatible de que en el mundo hay fundamentalmente dos ideas, dos tendencias, dos puntos de vista en los cuales pueden caber perfectamente ramificaciones parecidas (nunca iguales) pero que en el fondo se integran hacia esas dos posiciones que existen desde la llamada Revolución Francesa y por la que se siguen y se seguirán rigiendo las acciones que en cada país se desarrollan de acuerdo con el grupo gobernante. Eso de la “tercera posición” nunca ha tenido éxito, por la simple razón de que hay que preguntarse si en verdad existe una tercera posición en política. Yo tengo muchas dudas al respecto, pero me inclino hacia lo que considero lo mejor para la humanidad: el ejemplo que dan los países citados (y otros) donde se mantiene desde siempre la diversidad de opinión en el bipartidismo que los ha llevado a la posición privilegiada de ser los más desarrollados, prósperos y ricos del planeta. Con sus más y sus menos, ya lo sé, pero con la primacía de los “más” ante los “menos”...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es

domingo, 31 de mayo de 2015

¡AHORA SI!

Julio Iglesias es el que sabe. Lo sabe casi todo. Y ha logrado sintetizar en unas pocas palabras (cantadas, pues hablo, por supuesto, del famoso cantante) lo que fue, es y será esta vida que nos ha tocado en el reparto de desgracias y alegrías. Julio dice, o mejor dicho, canta, la única verdad posible, aunque tantos tontos se crean lo contrario manipulados por tantos listillos que intentan (y logran) convencerlos (a los tontos) de que “ahora sí vamos a cambiar este país”, y etc. Pues en lo que estaba, lo de Iglesias (el bueno): LA VIDA SIGUE IGUAL... Y seguirá, gobierne Juan o Juana, porque como dijo el ilustre sociólogo y demás don Macareno de la Palma Real: “esto no hay quien lo arregle, Mundano”... y perdónenme el pesimismo que yo y Voltaire llamamos realismo, pero la “cosa” es así desde el tiempo de las catapultas, como le dijeron a mi amiga Leila Masdéu un día en una tienda, escogiendo un vestido que a una de esas mujeres que no tienen la facultad del silencio, le pareció que era una moda “del tiempo de la catapulta” para una señora como Leila que frisaba ya un poco más de las 6 décadas.

España va camino al tiempo de la catapulta, pero no creo que debamos echar la culpa a los partidos que van a destruirla si logran el poder total, como todo parece indicar, sino a aquellos ciudadanos que los han votado. Puede que haya muchos engañados, inocentes, ingenuos, pero no puede afirmarse que en España todo el mundo es idiota, porque no lo es en realidad. La pregunta es por qué votan a esos partidos que reciben dinero y ayuda de regímenes tan abominables como Irán o Venezuela (por carambola de Cuba). Es que en este país el odio a todo lo que huela a derecha hace que millones de ciudadanos vean esa agrupación (que de derecha tiene bastante poco, por cierto) como el Diablo que se va a comer a los niños y a enviar a los adultos a las cámaras de gas del nazismo. Ignorancia, claro, y por esa ignorancia España está al borde del precipicio: no sirve de nada la experiencia cubana ni la realidad venezolana. Pero pase lo que pase no espero ver a un Pedro Zerolo protestando en la calle por que sus hermanos de inclinación sexual sean ahorcados en los árboles iraníes ni a las defensoras de la femineidad salir en manifestación por que a sus hermanas las maten a pedradas en plazas públicas de muchos países islámicos. Eso no sucederá. Y me pregunto por qué. La respuesta es muy simple: porque todo es una farsa y no existe verdadera preocupación por defender a los homosexuales ni a las mujeres lapidadas en esos países. Eso es todo. Así de simple. Y de terrible.

Pero no hay que alterarse. No hay que preocuparse. No hay que tomar pastillas para conciliar el sueño. Aquí no va a suceder nada de eso. Ni de lo otro. Ni de lo de más allá. Gane quien gane en las elecciones el Reino Unido seguirá en la Unión Europea, Grecia seguirá en al euro, los inmigrantes seguirán arribando a nuestras costas en pateras improvisadas como los cubanos que se lanzan (todavía) al mar encima de un neumático inflado con una docena de personas (incluyendo niños) a bordo, Urdangarín no irá a la cárcel, la policía seguirá deteniendo delincuentes y los jueces seguirán dejándolos libres al día siguiente, los corruptos no se acabarán, los aforados seguirán siendo miles (único país de la UE), el paro no bajará del 20%, los salarios no aumentarán, el poder adquisitivo bajará más todavía, la paga extra de enero de los pensionistas será un recuerdo triste, las leyes no serán iguales para todos (y nadie las respetará), la III República no se implantará jamás en la península, Al Andalus será española per seculam seculorum, y... ya pueden imaginarse todo lo demás, que desde que el mundo se conoce como mundo LA VIDA SIGUE IGUAL...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 25 de mayo de 2015

¡ASI SOMOS Y SEREMOS LOS TERRICOLAS!

ELECCIONES OTRA VEZ... AHORA SI!!!

Y después del 24 de mayo ¿qué? ¿Alguien cree de verdad que cambiarán las cosas si gana Juana o su hermano? Es curioso el sentido de la perseverancia en la ingenuidad de los votantes (a estas alturas y con tantas experiencias suman millones, es admirable su ingenuidad). Yo a veces caigo en éxtasis cuando veo uno de sus mítines, observando las caras de los militantes o simpatizantes del partido convocante: parecen personas que han alcanzado el Nirvana. Pues ya saben: ¡a votar! (a los mismos, con otros nombres y otras promesas) que después comenzarán los desengaños, las quejas, las protestas, y hasta los insultos. Lo que es difícil es que veamos el arrepentimiento público de quienes dieron sus votos a Juan o a Ladislao, y después se convencieron ellos mismos, a solas, de que una vez más habían sido engañados. ¡Ah, Catana! ¡Cuán fácil es engañar a los pueblos!

TERTULIAS REITERATIVAS Y TODOS PERFECTOS

Cuando hay elecciones a la vista es difícil escaparse de su mediatismo exagerado. Claro que con este asunto los periodistas se toman un respiro, al menos mental, pues no tienen que pensar en nada nuevo ni inventar ni romperse el meollo elucubrando la información que al día siguiente el director del diario o del programa va a exigirles. No. La noticia está ahí, a las puertas, como esperándolos para darles lo que ellos (y el público que la consumirá) desean y esperan: líderes, mítines, encuestas, cálculos, pactos, quién, qué partido, cómo lo harán, cuándo se conocerán los resultados finales, por qué éste sí y aquél no, etc. Sí señor: ser periodista en tiempos de elecciones (casi todo el tiempo) no es tarea difícil para las neuronas: sólo estar atento a cables, mensajes, informaciones por fax, eso. Y a repetir, que total, ¿qué otra cosa va a decir un político que no haya dicho ya y que todo el mundo no haya oído? Nada. Pues eso, majines, el 24, en septiembre, a fin de año, el año próximo, o sea, siempre, como diría el sociólogo Macareno de le Palma Real: “¡ay, cuánto extraño este tiempo sin elecciones... cualquiera se aburre!”

ESTA (MALA) MEMORIA DE LOS ELECTORES

Lo que resulta más curioso es ver y oír a los aspirantes a vivir como Carmelina a costa del pueblo que los vota: si aplicamos la aritmética a las promesas de cada concursante (porque no otra cosa que un concurso es la política en elecciones) sumamos más de mil proposiciones y promesas que enardecen las masas irredentas que van a ser redimidas definitivamente por los nuevos césares cuando tomen el poder que corrompe no sólo a quienes no lo tienen ni pueden alcanzarlo, como justifican los listillos, sino a quienes lo alcanzan, lo disfrutan y a vivir, que son dos elecciones solamente, aunque los hay que han vivido durante mucho más de dos. Pero ya se sabe que la memoria del pueblo está de atar y tirar en un contenedor: a los pocos meses ya todos se olvidaron de las promesas, los planes, las propuestas de los nuevos elegidos formuladas antes de ser elegidos, y ahora el pueblo a los bares a hablar de fútbol o a acordarse de que la señora Tal dijo que iba a hacer tal cosa y mira cuánto tiempo ha pasado y de aquello nada y de lo otro... pues nada, majín, yo le voy al Madrid, ¿y tú? Pues yo al Barsa, ya sabes que yo soy culé... y hasta unas nuevas elecciones y unas nuevas promesas que tampoco se cumplirán, aunque eso sí, los mítines estarán al tope y las urnas repletas de nuevas boletas para elegir a los nuevos que vienen cargados de buenas intenciones... que es el mejor modo de empedrar los caminos del infierno, según dijo Crisóstomo Buendía una mañana en que se le murió la única vaca que tenían para darle leche a sus 8 hijos...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es