martes, 29 de mayo de 2018

¿CON QUIEN HABLAR?

Yo, como (casi) todos los terrícolas, siempre me estoy prometiendo a mí mismo cosas que no cumplo. Como ejemplo puedo citar que me digo: desde mañana mismo no vuelvo a intervenir en discusiones tontas e inútiles con gente que se cree que sabe de todo, que lo sabe todo, y lo peor: que se cree superior (a mí y a los demás). Sin embargo, al día siguiente vuelvo a caer en la trampa de la discusión tonta e inútil. Con los golpes del tiempo he logrado mejorar mi récord y he llegado a eliminar a casi todos esos sabios rectificadores y enmendadores de plana, que están al acecho de que tú digas cualquier cosa para decirte que no, que no es así, sino asá, porque lo dice ella (esa persona)  y punto. Claro que si yo fuera un perro no me pasaría nada de esto, pues si tuviera un problema con algún semejante lo resolvería a mordidas y arañazos. Pero por desgracia soy un ser humano, según cierto filósofo "el ser viviente más completo de la creación (al que), sólo le falta NO hablar para ser perfecto". Y yo creo que ni aún con la mudez sería(mos) perfecto. Pero en fin...

Las relaciones personales son difíciles, como la convivencia, pero cuando dos personas que no tienen casi nada en común deben, por distintas razones, verse diariamente y hablar, es inmposible que no surja algún problema entre ellos, porque hemos avanzado mucho en técnica e informática, pero hemos retrocedido en civilización. ¿Por qué dos personas que no piensan igual tienen que "pelearse" como si fueran muchachones de secundaria que pasan "la edad del pavo"? Pues así es: si uno de los dos (o de varios, cuando hay más) quiere imponer su punto de vista y hay otro (u otros) que pretende imponer el suyo, ahí surge enseguida la discusión que lamentablemente a veces termina enemistando a algunos de los discrepantes, como si fuera obligatorio que todos pensáramos lo mismo, de igual manera, sobre cualquier asunto tratado. A veces me pregunto, al encontrarme con uno de esos con los que por necesidad tengo que contactar, si sería mejor callar y decir sí a todo lo que me diga, para evitar una discusión que a nada bueno ni positivo conduce. Pero entonces viviría encuevado, metido en mi caracol defensivo, y me aislaría de la humanidad, y eso tampoco es recomendable. ¿Qué hacer entonces?

Una pregunta que no tiene respuesta, porque cualquier opción que tomes será nula. Creo que lo mejor es evitar toda discusión y aunque sea doloroso callar tus opiniones, pues actualmente resulta casi imposible encontrar a alguien que acepte que se ha equivocado, que no tiene razón, y que tú eres quien ha dicho la verdad. Casi un milagro. Quizás por eso vivo tan metido en mi mundo que a veces pierdo el contacto con la realidad y me olvido de que los seres humanos cada día son menos humanos y, frente al espejo, me pregunto si yo también estaré perdiendo esa parte de humanidad que siempre he tenido y que últimamente comienzo a dudar si conservarla es bueno o malo para mi salud mental y física...

Augusto Lázaro

@lazarocasas38

domingo, 6 de mayo de 2018

EL MENOS MALO

¿POR QUE ME GUSTA WINDOWS 10?
1) El movimiento del cursor sin que tú quieras moverlo y cuando menos lo esperes
2) Los letreritos de aviso que salen como abejas huyendo de un panal alborotado
3) Si estás en tu cuenta de Twitter, a veces te la quitan y te ponen tu portada y tienes que otra
    vez pinchar para volver a lo que estabas escribiendo o leyendo
4) Avisos de que te estás quedando sin espacio en el disco duro interno. Necesitan siempre más
    gigas de las que te quedan. Culpa tuya, por no fijarte en el almacenamiento del equipo
5) Hay iconos que no te interesan ni te sirven para nada, y aunque trates de borrarlos, misión
    imposible. Son imborables. A veces logras desaparecerlos. Poco tiempo. Siempre regresan y se
    sitúan donde les da la gana. Igual sucede con sus o con otros programas instalados, que son
    indesinstalables
6  Para cualquier movimiento que quieras hacer, necesitas "permiso del administrador". ¿Quién es
    ese administrador? Porque tú no lo eres. Y el que lo es no aparece por ningún lugar ni sabes
    qué hacer para poder ejecutar el movimiento. Y a veces necesitas permiso de no sé cuántas cosas
    o entidades que tú ni te imaginas que existen ni dónde están para hacer el más simple
    movimiento
7) Equipo sellado. Si no te gusta trabajar con batería, estás jodido, pues ni Dios podrá abrir el
    equipo para extraerle la batería. Tendrás que ir a la tienda y pagar para que te la saquen
8) Teclado para forzudos. Si no le das fuerte, alguna letra no sale. Tienes que comer mucha
    carne y tomar mucha leche y golpear sin piedad el teclado
9) Diariamente sale una página que casi cubre toda la pantalla diciendo que el equipo necesita
    actualizaciones, y es difícil quitar esa página, tienes que ser un inventor como Da Vinci para
    poder quitarla y seguir en lo tuyo. Además, te dice que necesitas tener al menos 8 gb que tú no
    tienes disponible, porque aunque tú no hayas instalado NADA, el espacio se sigue acabando
10) También te salen cuadros diciéndote que el equipo se está quedando sin espacio y que debes
      liberar espacio. Lo malo es que ya no tienes espacio que liberar y trabajas con el temor de que
      el equipo deje de funcionar en cualquier momento., el maravilloso SOW10
11)  Y cada varios días, el colmo: te bloquea la pantalla y sólo sale el dichoso letrero de PREPARANDO
       WINDOWS / NO APAGUE EL EQUIPO, y eso pude estar así un par de horas, hasta que al final
       te diga que no han podido instalar las actualizaciones (claro, si tú no dispones de 8gb ¿cómo
       carajo van a poder instalarlas?). En fin, que este aparatico tiene sus días contados, porque
       por muy malo que sea otro que compre nunca podrá ser peor que éste...
(Hablo de un equipo de 13" marca HP, no sé si otros te harán sufrir igual que a mí con éste. ¿Que
por qué no lo lanzo por la ventana y me compro otro? Muy sencillo: por el temor de que el otro
tenga los mismos problemas, ya que sólo se vende el software de Windows 10, el maravilloso)

lunes, 26 de marzo de 2018

CRITICO(NE)S


Pues eso, que lo que alguien emite como opinión mediante la escritura en Internet o en papel, ya no le pertenece, por tanto, no tiene derecho a ripostar las críticas que le hagan a lo que escribió. Es tonto pretender ponerse a explicarle a cada cual lo que quiso decir, en caso de que cada cual haya entendido otra cosa. Cada cual tiene derecho a interpretar lo que vea, oiga o lea, como le dé la gana o como su capacidad de entender le permita. Al que no le gusten las críticas le recomiendo que "cierre el pico" y mejor permanezca calladito sin decir ni pío... ¡Ah!, y que se dedique a otro oficio…

&&&

Conocí a uno de esos que se consideran genios que era insoportable: cada vez que alguien le hablaba de su libro (por suerte el único que publicó) y le señalaba algún detalle negativo, el hombre se ponía como un basilisco y poco faltaba para que agrediera físicamente a su lector crítico. Imagínate -le decía yo, de tonto, porque ni él ni nadie cambiará nunca- que tú tuvieras que sentarte al lado de cada lector de tu libro a explicarle lo que según tú ese lector no entendía. Y en todo el mundo. Supongamos que tuvieras 10,000 lectores a los que tuvieras que explicarle (burros que eran) lo que sus cerebros subdesarrollados no habían sido capaces de vislumbrar en tu obra maestra. ¿Te lo imaginas?

&&&

Escribir implica riesgos, aparte de que nuestra sociedad no acepta esa dedicación a veces tormentosa como un trabajo. A mi han llegado a decirme: “pero si tú no trabajas, tú lo único que haces es escribir”, y otras lindezas similares. Y es muy duro para quien se pasa uno o más años de su vida pegado a las teclas, haciendo lo que puede ser una gran obra o una mierda, eso nadie lo puede saber de antemano, que cuando lleve lo que ha hecho y le ha costado no sólo el esfuerzo de hacerlo, sino el haber dejado de hacer muchas cosas que le producen placer y alegría, le digan “lo sentimos, pero nuestra editorial está al tope y no podemos aceptar su obra”. Conozco una anécdota de juventud de alguien a quien preguntaron sus amigos qué prefería, si leer a Marx (o a Savonarola, por ejemplo) o ir a una cita con una chica presentable, y el joven no vaciló en contestar que ir a la cita con la chica que seguramente le iba a proporcionar la dicha que los libros de esos grandes filósofos (u otros cualesquiera) no le darían. Esta anécdota refleja lo que de verdad vale la pena rechazar para dedicarse a algo que cada día tiene menos importancia. Porque una cita con una chica que gusta jamás perderá su atractivo ni su importancia de vivir y no perder el tiempo invirtiendo horas en hacer cosas que a nadie le interesan y que sólo le dirán cuando sea viejo: “caray, qué tiempo irrecuperable he perdido… ¿y para qué?”. Porque no todos somos León Tolstói ni Marcel Proust para “perder” el tiempo creando obras maestras eternas que jamás perecerán…

Augusto Lázaro

@lazarocasas38

lunes, 12 de marzo de 2018

BANALIDADES


Dice el refrán que nadie escarmienta por cabeza ajena, pero hay personas que ni siquiera escarmientan por la suya propia, y cometen una y otra vez el mismo error, sabiendo de antemano lo que eso les va a costar. Les presento a uno de ellos: yo mismo

&&&

Archidemostrado: cada cambio que se hace en ordenadores, tabletas, móviles, etc., sólo tiene un fin: sacarle más dinero del bolsillo a los incautos que se creen que es verdad que ese nuevo modelo que han sacado es una verdadera maravilla mucho mejor que el anterior

&&&

Una señora algo encopetada está en un gran centro comercial y después de buscar a algún empleado a quien hacer una consulta, descubre a quien parece por su vestimenta un encargado de esa función. La señora se acerca y le pregunta:

--Perdone… por favor, ¿dónde está el tocador de señoras?

--¡Servidor! -le responde el empleado con una suave sonrisa.

&&&

¿Usted entiende a la gente? Porque la verdad es que yo no la entiendo: antes hasta gritaban pidiendo agua, “que nos secamos”, “que no somos mazorcas”, “que dentro de poco seremos otro desierto”, etc. Ahora que llueve todos los días (sí, todos los días a todas horas y hace ya un montón) hasta gritan pidiendo que cese el aguacero, “basta, coño, que no somos ranas”, y así. Es que nunca estamos conformes, ni con blanco ni con negro. ¡Ah, amigo! El ser humano siempre desea lo que no tiene, y cuando logra al fin tenerlo, a los pocos días comienza a desear otra cosa. ¿Usted lo entiende? Pues explíquemelo, porque yo, ni hostias

%%%

Me dice una chica “moderna”, o sea, con vaqueros ripiados, jersey colgado en la cintura, despeinada y con parte de la cabeza rapada y el pelo multicolor, etc., al pasar yo junto a ella:

--Tío, ¿tiene un cigarrito?

--No, sobrina -le contesto con una expresión un tanto comprensiva.

--Oiga, que yo no soy su sobrina -me dice, frunciendo el ceño.

--Bueno, yo tampoco soy tu tío -le digo, haciéndole una seña y siguiendo mi camino

&&&

La táctica generalizada entre los productores y los vendedores de equipos (hasta hace poco electrónicos, ahora en casi todos) y demás artículos y productos de consumo es fabricar y vender lo que durará un tiempo determinado para así tener la seguridad de que en poco tiempo el cliente se verá obligado a adquirir otro ejemplar del mismo artículo o equipo comprado. Es ilegal, pero nadie hace nada por evitarlo ni condenarlo. Y que siga el son

&&&

Cuidado con esos amigos que parecen hasta dispuestos a dar la vida por ti. De ellos puedes esperar una traición. De los enemigos no: ya los conoces y no pueden sorprenderte

&&&

Son famosas las enormes colas que se hacen para besar los pies del Cristo de Medinaceli. Hasta duermen y pasan la madrugada en la cola cientos de personas. Bien, cada cual con su creencia. Pero una vez dentro, hay una señorita (o una hermana, no sé) encargada de pasar un pañito cada vez que alguien besa los pies del Cristo, pensando que así evita algún posible contagio. No se da cuenta de que los microbios y las bacterias contagiantes, si las hay, se van acumulado en el pañito que pasa una y otra vez

&&&

Bueno, parece que la borrasca Félix (ahora le ponen nombre a todo) va remitiendo (no sé qué remite ni a quién o a dónde, pero en fin) y yo, al igual que ella, me remitiré a dar por terminada esta experiencia bloguera que se me ocurrió tras leer otro blog donde, como ya se han dicho tantas cosas y de tantas formas, aparecían estas notas al margen que aquí están en el centro, como una demostración para el que lo ignoraba, que no soy de derecha ni de izquierda. Ni de nada, vamos

Augusto Lázaro

@lazarocasas38

Pd: si no les ha gustado lo que han leído, no sean tontos y no vuelvan a leerlo, que ya sobran blogs y tontos en este país (PR dixit)

lunes, 26 de febrero de 2018

¡AY, ESOS SISTEMAS OPERATIVOS!


--Señor G, supongo que a sus oídos hayan llegado las quejas de miles o millones de usuarios sobre sus sistemas operativos de Microsoft.

--Sí, algo he oído al respecto. Pero me parece que exageran, en general los sistemas operativos no son tan malos como dicen algunos.

--Bueno, según consenso, la inmensa mayoría de los usuarios de Internet prefieren y usan el Windows 7, por encima del tan flamante Windows 10.

--Es cierto, pero parece que es por costumbre, como el Windows 7 salió tan perfecto, la gente se acostumbró a ese sistema y los que han aparecido después no han tenido esa aceptación.

--¿Y a qué cree usted que se deba que no hayan tenido esa aceptación el 8, el 8.1, y ahora el 10?

--Pues no lo sé, la verdad. Sé que corregimos los problemas del Windows 8, y ahora creo que hemos lanzado al mercado un sistema impecable, sólo que hay que acostumbrarse a los cambios y demás.

--Le citaré sólo 3 ejemplos negativos de su Windows 10: el cursor se mueve sin control y cambia de renglón cuando se escribe, digamos en Twitter, a veces sale una página web no pedida que tapa totalmente la que se está mirando, y tiene muchos virus que entran como Pedro por su casa, a pesar de cualquier antivirus, de Windows defender, etc.

--De esos aspectos que me dice no me han llegado quejas, si acaso dos o tres personas que no han aprendido a evitarlos. Por lo demás, si usted opera un SO W10 notará la diferencia a favor de su confiabilidad.

--Puede ser, pero además de los que le he citado, el Windows 10 no es tan seguro, a veces desaparece la página web que se está mirando, también salen cuadros de anuncios que tapan y no sólo tapan la página en uso, sino que en la X que tienen para eliminarlo se tiene que pinchar varias veces, pues resulta difícil de quitar el anuncio… ¿y qué me dice del Administrador fantasma?

--¿Administrador fantasma?

--Pues sí, que a veces para hacer un movimiento Windows dice que debes tener el permiso del Administrador. Un Administrador que por mucho que tantees, no aparece por ninguna parte, y el caso es que te quedas sin poder realizar el movimiento que deseas…

--Ese Administrador hay que buscarlo en el Panel de Control, o donde dice Administrador de Aplicaciones, aunque sí, es cierto que a veces no aparece, en eso le doy la razón. Estamos trabajando para resolver todos esos problemas…

--En fin, que yo quisiera creerlo, señor G, pero el W10 tiene trampa. Por ejemplo, las computadoras vienen totalmente selladas y si un usuario como yo no desea trabajar con batería, tiene que hacerlo, pues es imposible abrir el aparato para sacarla, hay que ir a una tienda para que la saquen, pagando entre 25 y 50 euros, y así el usuario está pagando lo que cuesta la computadora más el “trabajo” de pos venta. ¿No le suena eso a estafa?

--Esa es una palabra dura, amigo. Mire, le voy a sr sincero: tenemos problemas, nadie lo niega, pero hay otros sistemas que tienen más, y eso del sellado no es culpa nuestra, sino de las firmas, que están combinadas con las vendedoras para quitarles las baterías, como usted señaló. Nosotros fabricamos softwares, no computadoras selladas…

NOTA DEL ENTREVISADOR: los años no pasan por gusto, quizás el señor G se está poniendo algo viejo, cosa inevitable, y su equipo de asesores no da pie con bola cada vez que lanza un nuevo SO…

(puede que esta entrevista virtual continúe, siempre que el señor G tenga la amabilidad de recibirnos y de contestar nuestras preguntas)
Augusto Lázaro
@lazarocasas38


lunes, 12 de febrero de 2018

VUELVO EN 5 MINUTOS


+

Cuando comencé a escribir este blog (más tarde añadí otro titulado EL CUICLO) recibía varios comentarios de personas amigas, conocidas o desconocidas, sobre alguna entrada que les había llamado la atención. Yo mismo solía leer los blogs de algunas amistades, casi todas conocidas vía Internet, y creía que eso era un trabajo que merecía la pena. Pero el tiempo siempre se encarga de sacar de su error a todo el que piensa que lo que hace es una "maravilla" o algo útil para la humanidad. Y ese es mi caso. Porque el tiempo (y otras "habilidades" cibernéticas) me ha demostrado que, como decía mi madre en tono jocoso que movía a risa, los que me leen "son nones y no llegan a 3". Y lo mismo pasa ahora conmigo, que ya no leo ni lo que yo mismo ecribo, tras publicarlo. Porque ya no me interesa...

++

La Envolvencia ha cumplido su papel, que no fue otro que durar. Duró bastante (413 entradas), y quizá contribuyó con algunas de ellas a entretener a quienes no tenían mucha ocupación y dedicaron algunos minutos de su vida a leerme. Y continuará saliendo, más por no cerrar definitivamente el blog que por otra cosa, pero con un nuevo derrotero que notarán los pocos que todavía pierdan sus minutos leyendo algo que ya es tan raro y poco usual que me imagino a cientos, a miles de blogueros, con sus excepciones sempiternas, que escriben para ellos mismos y si acaso para algunos familiares o amigos, si es que los hay que se decidan a leer, algo que contra la opinión mayoritaria, no creo que esté en alza, como se publica en los medios cada vez que se habla de algún éxito editorial que a los 3 días de ponerse a la venta se agota y es necesario hacer una segunda edición…

+++

Y es que la vida moderna ha avanzado tanto en la técnica, y los encargados de la propaganda comercial son tan expertos en endulzarle el bolsillo al comprador, que han logrado lo que parecía un sueño del futuro emocional: las personas, especialmente los jóvenes, prefieren en lugar de sentarse a leer lo que otro haya escrito, la mayoría de las veces tonterías infumables, dedicar su tiempo a esos aparaticos que ya resulta casi imposible encontrar algún humano que no tenga al menos uno, y por supuesto, no para su uso normal (llamadas y mensajes) sino conectados a esa otra maravilla llamada Internet, que les ofrece entretenimiento y mil motivaciones que ya de persona a persona han perdido su valor. Quien pretenda ignorar cómo marcha el mundo en que vive, es digno de compasión, porque vivirá infelizmente durante los años de vida que le queden, si no se rinde a la evidencia de que actualmente, amigos, conversaciones, encuentros, celebraciones, etc., se hacen vía Internet. Aquello de “entonces, nos vemos en el parquecito de la iglesia a las 6”… pasó de moda. Como también pasará Internet, pero no mañana ni el mes que viene, ni dentro de una década quizás. No sé si estaré vivo cuando eso ocurra, pero sé que moriré con la convicción de que la técnica y la electrónica nos han vencido. Y como dice el refrán, “el muerto, al hoyo…” y etc.

Augusto Lázaro

@lazarocasas38




lunes, 29 de enero de 2018

¿HUMANOS O MAQUINAS?


+

Cuando se está rodeado de personas con las que no se tiene nada en común, la vida se hace más difícil, pues obliga a encontrar en la soledad un paliativo para soportar la escasa o ninguna comunicación con otros seres humanos, cosa tan necesaria como alimentarse, dormir, moverse, etc. Es entonces cuando surge la disyuntiva de estar solo o buscar alguna compañía que satisfaga los deseos de conversar y pasar un buen rato con algún ser humano y no con equipos electrónicos que están sustituyendo lentamente (o rápidamente) las relaciones humanas en persona. Y esta dedicación cada vez con más tiempo se está convirtiendo en una plaga, o peor, en una enfermedad mental que llega a límites insoportables: “no puedo, ahora estoy en el móvil atendiendo a una amiga”: cosas así se producen diariamente por miles y miles de jóvenes que dan preferencia a la comunicación electrónica a quedar con un amigo que los llama para encontrarnos y pasar un rato juntos…

++

Observar a la gente siempre resulta interesante. Quien se dedica, de alguna u otra forma, a escribir o a dejar sus impresiones en papel o en pantalla, tiene que ser un buen observador, pues va a hablar de personas, no de árboles ni de edificios (que también sería de interés para muchos). Pero esta observación tiene su tela y en esa tela se pueden encontrar alegrías y tristezas, confirmaciones y decepciones. Una tarde estaba mirando a una señora abrazar y besar a otra más o menos de su misma edad, con un entusiasmo y un énfasis que tal parecía que la otra señora era la persona que más quería la susodicha. Sin embargo, lo que tiene de curiosa esta anécdota es que conozco a la primera señora y la he oído hablar horrores de la abrazada y besada, hasta el punto de decirle a quien la escuchaba que esa persona haría mejor en morirse pronto, pues sólo servía para chismear y enredar, buscando problemas y provocando enemistades en su entorno social. O sea, que si yo no lo hubiera observado, jamás hubiera creído que se puede ser tan hipócrita y engañar de esa forma a quien tanto se desprecia, disimulándolo al punto de hacerle creer a ciertas personas (no a las que conocen el drama) que ella es un dechado de cariño y buena relación… delante de la gente que la está observando…

+++

Pero esta gran humanidad no ha avanzado tanto en las relaciones humanas como en la técnica y la electrónica: cada día descubrimos algo nuevo que nos asombra, la ciencia progresa a velocidad supersónica, los avances en el terreno de la medicina, por ejemplo, nos hacen sentirnos más seguros y confiados en nuestro futuro. Nadie lo niega. Pero en cuanto a las relaciones humanas con nuestros semejantes, hemos retrocedido a tajos, porque cada día también nos alejamos más y a veces pasamos meses sin sentarnos a conversar con un amigo en un bar o en algún espectáculo en que nos veamos sin medios mediante. ¿A dónde vamos, a dónde llegaremos cuando sean máquinas como los robots quienes nos recuerden o nos digan lo que tenemos que hacer y cómo y dónde y cuándo. Y sobre todo, con quién o quiénes debemos reunirnos, si es necesario, pues de eso podrán encargarse las propias máquinas sin la intervención humana. Mientras eso llega (que llegará, y pronto), mejor nos dedicamos a disfrutar de lo que nos queda todavía de humanos que buscamos a humanos para para pasar el rato y compartir nuestros problemas, alegrías y tristezas. Porque las máquinas nos atenderán, pero jamás podrán comprendernos como nuestros semejantes…

Augusto Lázaro

@lazarocasas38