lunes, 19 de junio de 2017

¿UTILIDAD DEL BLOG?

Cuando comencé a escribir este blog hace unos cuantos años (ya va por la entrada # 381) no pensé que duraría tanto tiempo ni que escribiría tanto. En los primeros meses publicaba con mucha más frecuencia: hasta 6 y 8 posts cada mes, y recibía algunas opiniones sobre lo que escribía, en pro o en contra, a las que yo siempre agradecía, pues pienso que lo que un autor publica pertenece a los consumidores (lectores en este caso) que son dueños de opinar lo que les plazca y yo como autor no tengo derecho a ripostarles ni mucho menos a intentar demostrar algo que yo he llevado a la pantalla que es posible que las opiniones que provoque estén mejor orientadas hacia la razón que las mías...

Con el tiempo, las opiniones que recibía fueron desapareciendo, hasta que llegó el día en que recibí la última, y hasta hoy. Me puse a pensar y descubrí que yo tampoco leía ya los blogs que al comenzar el mío también seguía. Y es que el día sólo tiene 24 horas y en el mundo hay millones de blogs y millones de cuentas en redes sociales, al igual que miles de libros que quisiera leer y sé que por el tiempo nunca leeré. Y seguramente eso ha pasado con mi blog (tengo 2, éste y otro llamado El Cuiclo, donde he publicado cuentos, novelas, poemas, etc., que tampoco lee nadie). Por tanto, me cuestioné la utilidad que podría tener insistir publicando entradas que nadie leería, sobre todo porque no había tiempo para leer tantas cosas que diariamente salen a  la luz en todo el mundo...

Imagínense a un lector voraz como yo, intentado acometer una “hazaña” imposible: periódicos, suplementos culturales, revistas culturales, libros, publicaciones llamadas on-line (que son bastantes), artículos, comentarios, blogs, redes sociales, separatas, entrevistas, críticas literarias o de cine, teatro, vídeos, películas, documentales,
etc., y en fin, tantas cosas que me pierdo porque, como dije al principio, el día sólo tiene 24 horas, y aunque sólo duermo 6, me restan 18 que contando con que yo no tengo los servicios de una “compañera” como Mercedes Barza, por ejemplo, que me haga las tareas tontas pero imprescindibles para seguir viviendo digamos decorosamente, pues... me repito yo mismo la pregunta: ¿sirve de algo mantener un blog, una cuenta en alguna red, cualquier cosa dirigida a un público harto de tener demasiadas opciones al alcance de sus ojos y demasiado poco tiempo para atender una millonésima de lo que quisiera consumir?

En esa duda estoy desde hace tiempo. Casi no publico en La Envolvencia, pues cada vez que me enfrento a la pantalla en blanco y voy a comenzar una idea que se me ha ocurrido, pienso: ¿para qué?, ¿alguien va a leerla? ¿le va a servir a algún lector? Y como no me decido, mantengo estos blogs hasta que tome una decisión muy bien analizada, meditada, pensada, de la que no pueda arrepentirme después. Siempre que publique o vaya a publicar algo nuevo, por costumbre, avisaré en mi cuenta de Twitter: @lazarocasas38, y a ver cuánto me dura la duda, que según Karl Marx “es lo único cierto”. Muchas gracias a los “héroes” que me han seguido hasta hoy, y a los que todavía (increíble) me seguirán esporádicamente. Les deseo a todos lo mejor, de corazón, y que pasen una buena semana como pienso pasarla yo, despreocupándome de tanto Internet y tanta vida artificial como se vive hoy con esos aparatos que nos rodean en todas partes. Hasta en nuestra propia intimidad...


Augusto Lázaro

lunes, 5 de junio de 2017

EL AGUJERO NEGRO

Nunca he creído en las casualidades. Eso que dice Cortázar en Rayuela (“un encuentro casual es lo menos casual de nuestras vidas”), es pura literatura, en este caso con la excelencia de un gran escritor en una obra fundamental de la literatura latinoamericana, a pesar de sus denostadores, que siempre los hay. Pero la realidad no es casual, como piensa la mayoría (quizás exagere y no lo piensen tantos). Creo que cada cosa sucede porque la vida nos da sorpresas cuando menos las esperamos. Y si nos referimos a la política (“el arte de enemistar y dividir”), entonces cada asunto hay que analizarlo sin prejuicios, pero con cierta “malicia” (“piensa mal y acertarás”, dice otro refrán). Por eso esa avalancha de investigaciones, acusaciones, imputaciones, trapos sucios (que tiene todo ser humano, unos más que otros y más dañinos que otros) culpas, etc., que han lanzado sobre miembros todos del Partido Popular de España. no se la traga ni Perico Pajuela. De casual no tiene nada. Absolutamente nada. Está todo planeado y cuidadosamente organizado, incluso el nombre de los posibles y futuros cuadros que caerán en desgracia uno a uno, algunos con razones justificadas, otros con motivos inventados o exagerados, ¿quién puede saberlo? Pero hay dos preguntas que nadie se atreve a poner en el papel o en las pantallas: 1) ¿por qué esto ahora) y 2) ¿quién tiene la culpa?

1)      ¿por qué esto ahora? Pudiera haber sido en cualquier momento, pero se ha aprovechado muy bien la coyuntura de esta etapa de corrupción destapada que ha hecho mucho daño al Partido Popular, sobre todo entre sus militantes y simpatizantes, y los organizadores de la avalancha han entendido, con mucha claridad, que es el momento propicio para darle el tiro de gracia al partido que gobierna y contra el cual está la mayoría de la oposición, no sé si por juego político de adversarios, por envidia, por odio, o simplemente por aquello de “quítate tú pa’ ponerme yo”, esto último muy notable en el nuevo partido de “la gente” que de la Puerta del Sol llena de mugre se ha convertido en casta, en lo que tanto combatían y contra lo que pretendían luchar...

2)      ¿quién tiene la culpa? Hombre, pues el PP, que con su conocida y connotada pasividad y el inmovilismo de esperar a ver qué pasa, no se ha dado cuenta (tan viejo como es) que “la mejor defensa es el ataque”, y sólo se dedica a intentar desmentir las acusaciones y las críticas que diariamente le llueven sobre su cabeza descansada y sin ninguna iniciativa para luchar contra quienes lo machacan sin piedad. El PP es el único culpable de esa avalancha de acusaciones e imputaciones que han caído sobre sus cuadros importantes, a algunos de los cuales deberían haberlos defenestrado ellos mismos desde hace tanto tiempo...

¿En qué va a parar todo esto? Es un dilema que puede parar en cualquier situación, siempre negativa para los españoles, que son siempre quienes pagan el pato de las barbaridades que cometen sus políticos. Y en esta situación hay sólo dos variantes: una, que el PP se vea tan acorralado que vaya a ocupar un tercer o cuarto lugar en el Gimnasio de los diputados, mientras que el PSOE y PODEMOS se enzarcen en una lucha descomunal por llegar a la Moncloa, cosa que pudiera suceder, aunque muchos lo pondrán en duda, seguramente. Y otra, que haya un cambio notable en el PP o que se vea obligado a convocar a elecciones otra vez, y lo que nadie puede adivinar es el resultado de las mismas, que puede ser una sorpresa y de las grandes.

Lo que sí me atrevo a afirmar es que esta situación de acoso no puede continuar mucho tiempo, porque después de acabar con la mayoría de los dirigentes del PP, ¿qué van a hacer? ¿Se va a paralizar la avalancha? ¿Van a empezar una nueva “cruzada” contra los otros 3 partidos? ¿Y España, en qué se convertirá entonces, para nosotros y sobre todo para el extranjero? Esas son las preguntas que los partidos no tienen tiempo de hacerse y menos de contestarse. Al parecer...

Augusto Lázaro


@lazarocasas38



lunes, 8 de mayo de 2017

MITOS Y REALIDADES

+

Observando las dificultades que pretenden imponerle al Reino Unido para darse de baja de la Unión Europea (muy semejante a lo que le espera a quien pretenda darse de baja en un contrato de telefonía móvil) me doy cuenta una vez más de que en realidad la creación de la UE (aceptando que puede tener algunos beneficios prescindibles) fue un error, puesto que esta organización de estados soberanos simplemente le ha quitado la soberanía a todos sus miembros, que ahora dependen de las órdenes que emita Bruselas (capital comunitaria, véase por qué) convirtiendo a cada país en una especie de siervo que sólo puede realizar cualquier cosa que se le ocurra a su respectivo gobierno si tiene el visto bueno de la dirección de la UE. Algo así como “si quieres subir o bajar los impuestos, tienes que contar conmigo”. De verdad que, al menos para mí, esto se me parece bastante a una nueva esclavitud, no de personas, sino de países que antes eran libres y soberanos. Aunque parezca una exageración, no puedo evitar la odiosa comparación con el extinto Pacto de Varsovia (en el aspecto político, claro), ¿No les recuerda algún parecido?

++

Me pregunto qué sucedería si en una capilla católica o judía en pleno Berlín entrara como una tromba un grupo de personas y una de ellas, mujer joven por cierto, bajándose la blusa y exponiendo sus senos que más tarde vería el mundo entero en las pantallas de todos los medios, gritara a toda voz: “los enviaremos a los crematorios como en el 42”. ¿Esa y/o esas personas seguirían ocupando puestos importantes en el Consistorio de la capital de Alemania? ¿Y la del grito nada menos que de portavoz de la institución? Pues no, seguro que a partir de ese mismo momento tendrían que irse a la calle y arréglenselas como puedan por su acción irrespetuosa y amenazante a un grupo de personas que rezaban tranquilas sin molestar a nadie... Pues algo muy parecido sucedió en España y no pasó nada. Absolutamente nada. Las personas siguen ocupando sus cargos y los más vulnerables rezando a todas horas para que no vuelva a suceder lo que en este país sucedió hace mucho tiempo y no tener que “arder como en el 36” al grito de los quemadores de iglesias, violadores de monjas, fusiladores de curas y liquidadores de la libertad, no sólo de expresión, sino de TODA LA LIBERTAD... Pero amigos, recuerden que Spain is different...

+++

Elecciones y más elecciones, tan inútiles como instrumento con el que puede manipularse a la opinión pública, haciéndole creer que puede resolver sus problemas votando a Juan o a Juana, que para el caso es el mismo perro, y a veces hasta con el mismo collar. No me explico cómo hay tantas personas que se dejan engañar, de buena fe, por tanto farsante disfrazado de “servidor del pueblo”, que una vez montado en la silla del poder ni se acuerda de ese pueblo que lo votó, y si acaso hace algunas “cositas” para aparentar, porque en la política todo es apariencia y a la vez competencia, pero no a ver quién hace más, sino quién dice y promete más. La política es eso: promesas y discursos, y si cualquier mortal se pone a analizar cuidadosamente lo que dicen los políticos, se dará cuenta (algún día) de que todos, con distintas palabras, dicen lo mismo: están aspirando al poder para “servir al pueblo” y nada más. Sólo eso. Y sí, puede que haya algunos, porque sin ésos no habría reglas, y ya se sabe que no hay reglas sin excepciones. Pero nada más. Sólo excepciones. Y esperanzas, porque “ahora sí...”

Augusto Lázaro



http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 1 de mayo de 2017

EL MITO DE LA DEMOCRACIA

Winston Churchill dijo que “la democracia es el menos malo de todos los sistemas sociopolíticos”. No es el mejor, pues no hay ningún sistema bueno ni mucho menos mejor: cada uno tiene sus defectos y errores que la humanidad no ha sabido ni podido corregir. Pero al menos la democracia admite la libertad, que es el tesoro más preciado del ser humano, a decir del Quijote, y por el cual debe darse la vida si es preciso. La democracia además respeta la libre expresión y los derechos humanos, a pesar de que no al 100% en ambos acápites, pero se acerca bastante. No obstante... ¿es la democracia algo real? ¿Existe en realidad, de acuerdo con lo que según su etimología debería ser? Veamos...

La palabra democracia viene del griego: demos (pueblo) y cratos) gobierno. Por tanto,  se supone que la democracia es el gobierno del pueblo. FALSO. En una democracia no es el pueblo el que gobierna, sino una persona o un grupo de personas que forman el gobierno y nombran ministros y otros funcionarios, todos al servicio de lo que decida esa persona o ese grupo de personas que a su vez acatan lo que se le ocurre a esa persona principal que puede ser un Jefe de Estado, un Presidente, un Primer Ministro, etc. Lo demás es un grupo de partidos en la llamada Oposición, que no gobierna, y por lo tanto, sus militantes, simpatizantes y/o votantes, tampoco gobiernan, aunque aparentemente “controlen” lo que el gobierno decide, sobre todo en el Congreso de Diputados, pues el pueblo tampoco elige a los miembros de la cámara alta, o sea, del Senado, organismo que ni pinta ni canta en el organograma institucional. Por tanto, todos los “representados” por ambas cámaras forman parte del pueblo que es quien se supone que gobierna. Pero sólo se supone. Sigamos viendo...

Las elecciones sólo sirven para que el partido que obtenga más votos, si logra la mayoría absoluta, pueda gobernar, y si no, tenga que pactar con algún otro (u otros) grupo que lo ayude a alcanzar esa mayoría de la mitad más uno, al menos, del número de escaños que tiene el parlamento. Ahora bien: imaginémosnos que el partido gobernante obtuvo un 35% de los votos. ¿Qué porcentaje de la población es ése, en caso de que el pueblo sea el que gobierne: pues sólo una tercera parte. O sea, que habría un 66% de la población que quizás no estaría de acuerdo con ese gobierno. Por tanto, dos terceras partes de un pueblo que NO gobierna. Pero incluso, si tomamos la cantidad de los votantes, vemos que todos los menores de 18 años no pueden votar, o sea, que esa porción poblacional tampoco gobierna. En resumen: ¿quién gobierna realmente? ¿El pueblo? ¿Una parte ínfima de él? ¿O el equipo de gobierno que no ha sido elegido por el pueblo? Y si es así, “el gobierno del pueblo” no es más que un mito, porque en ningún país del mundo democrático es el pueblo el que gobierna. Un mito. Uno más. Y nada más.

Esa es la democracia que conocemos: un equipo que nombra el gobernante de turno, que ha sido elegido de una lista donde él encabeza una serie de personas que sus mismos votantes no tienen ni idea de quiénes son y lo que son al votar la lista del partido que votan. ¿Tiene solución? No, de momento, al menos a mí no se me ocurre cómo sería posible que sea el pueblo quien de verdad gobierne, pudiendo elegir directamente a cada uno de sus gobernantes a todos los niveles. Pero, desde luego, entre todos los regímenes sociopolíticos, me quedo con esa democracia imperfecta y digna de una profunda y desprejuiciada revisión...

Augusto Lázaro


http://elcuiclo.blogspot.com.es






lunes, 24 de abril de 2017

¡ESTAMOS RODEADOS!

+

Existe una especie de humanos que hace siglos ha ido creciendo en número. O será que hace siglos no se conocían. No lo sé. El caso es que esa especie que ahora yo veo que crece indeteniblemente es muy interesante: está formada por personas que creen saber de todo, que lo saben todo, y lo peor (además de no aceptar jamás que se han equivocado) es que se creen con el deber de “enseñarnos” cómo tenemos que vivir, lo que tenemos que hacer, y si nos pasa algo, recomendarnos cómo solucionar el asunto, incluso en temas de salud y medicinas, como si fueran verdaderos científicos a los que hay que oír y cuyos consejos hay que seguir. Si no... “no eres más que un ignorante”, piensan. Algunos lo dicen. A una de esas personas yo la llamo mamá, porque siempre me está “orientando” lo que TENGO que hacer y cómo debo vivir para superar mis limitaciones y vivir mejor... Mi mamá dejó de hacerlo cuando yo tenía alrededor de unos 9 años...

++

Hablaba Hermann Tertsch en su cuenta de Twitter que buscaba a algún mortal que le diera el truco para poder hablar por teléfono con un ser humano y no con máquinas (se refería a una cuenta que al parecer tiene contratada con Telefónica Movistar). ¡Ja! No sabe (o lo parece) que el truco lo tienen esas operadoras de telefonlia móvil, que una vez que estás contratado no te dejan salir de ellas ni con la guardia civil. O sea, que estás a sus órdenes: te has convertido en un esclavo de esa empresa y si intentas darte de baja, lo primero que debes hacer es comprarte unos buenos ansiolíticos, pues conozco el caso de un amigo que se volvió loco (está ingresado en un psiquiátrico, permanente) intentando darse de baja en esa misma empresa, hace ya algunos años. No lo logró,
y al final, tras visitas a médicos y especialistas, y compras de pastillas caras y demás, no pudo con sus nervios y fue a parar al hospital de donde lo remitieron al psiquiátrico señalado. Y todo esto sucede en España sin que ninguna institución haga algo por impedirlo. Somos esclavos de las operadoras de telefonía móvil: no podemos darnos de baja. Si ud no lo cree y tiene un contrato, inténtelo y ya me dirá...

+++

“Estamos rodeados”, era una frase que se repetía en la Cuba del período especial (que nunca ha sido superado del todo a pesar del petróleo venezolano) en tono de guasa, entre amigos, cuando hablaban de algo que no funcionaba bien (que era casi todo) y encontraban trabas para realizar su trabajo o salir bien en sus estudios. Algo que no acababan de comprender, a pesar de vivir en aquella realidad virtual que únicamente podían aceptar quienes tenían que vivir bajo aquel absurdo que ni siquiera en el teatro de Beckett podían encontrar. Esto viene a cuento porque la burocracia no es privativa de Cuba: existe creo que en todo el mundo, aunque la cubana sea un caso aparte. Pero en España yo he vivido situaciones tan absurdas que a veces yo mismo, delante de algunos amigos o hasta solo en mi espacio, sonriéndome al recordar aquellos tiempos, repito las mismas palabras: “estamos rodeados”, porque la realidad de la burocracia española es tan parecida a la cubana que a veces mis recuerdos confunden la regionalidad de las situaciones que provocan esas palabras tan graciosas y a la vez tan terribles...

Augusto Lázaro


http://elcuiclo.blogspot.com.es


miércoles, 12 de abril de 2017

RUINAS Y NOSTALGIA

La vida es una constante repetición de acciones que en casi todos los seres humanos resulta inevitable. Cada vez que abro los ojos al despertaarme por las mañanas pienso en que ese día voy a hacer lo mismo que hice el día anterior y lo mismo que haré el día siguiente, con una exactitud que llega a preocupar, si pensamos que somos unos seres raros, unos robots que funcionan de acuerdo a una programación electrónica establecida por su creador, que nos hemos convertido en seres más bien vegetales, mecánicos, cibernéticos, que respondemos a un programa que nos indica lo que tenemos que hacer cada día de nuestras vidas. Falso. Si investigáramos a fondo descubriríamos que casi todas las personas que conocemos o tratamos también hacen lo mismo todos los días, repitiendo hora por hora acciones, pasos, salidas, lugares, conversaciones, contactos con amigos o conocidos que vemos a diario sin detenernos a pensar si ellos también estarían pensando en nosotros como comparación a sus vidas que se parecen tanto a las nuestras que podríamos decir que han sido “programadas” por el mismo creador que nos ha programado a todos, o a casi todos, de la misma forma y con los mismos o parecidos resultados de rutina y mecánica en nuestra manera de vivir... Por eso es que...
Julio Cortázar dijo en su obra maestra, RAYUELA, algo así como que "todo lo que se escribe hoy y que vale la pena leer está orientado hacia la nostalgia"... y esta mañana lo he comprobado una vez más: me he levantado, como siempre, muy temprano, me he asomado a la ventana de mi habitación que da al fondo de la basílica de San Francisco El Grande, y he mirado unos minuitos los árboles (lo que queda de ellos) después de un largo invierno con mucho frío y mucha lluvia, y sólo veo ramas secas con algunas palomas revoloteando y ningún trazo humano que me diga que yo no vivo en el desierto de Gobi. Y me sucede lo que me sucede siempre, cada mañana, al asomarme a la ventana y ver sólo palomas y árboles sin hojas y "nada por todas partes", como dijo Gerónimo, el protagonista de la obra Magia Roja, estrenada por el Cabildo Teatral Santiago hace ya mucho tiempo. Y no puedo evitar los recuerdos de una de mis épocas felices...
...pero ahora, con los pies en mi habitación de hoy, en pleno 2017, mis recuerdos se vuelven a otro de mis amores imposibles (porque hay cosas imposibles, sin dudas) del que resultó ser un desengaño más cuyo único culpable he sido yo por no poder superar ese enorme defecto de idealizar a personas, lugares y situaciones, que me ha acompañado desde que aprendí a dar mis primeros pasos en ese misterioso avatar del amor que siempre nos tiende una trampa en la que solemos caer sin poder evitarlo, bien porque no nos damos cuenta a tiempo o porque somos humanos y no perros que serían incapaces de darse un golpe con la misma piedra más de una vez...
Es que la vida se repite, inevitablemente. Por eso se repiten estas divagaciones nostálgicas que quizáz nos ayuden a paliar un poco la monotonía de una vida que no planificamos como la veíamos en nuestros sueños de adolescentes románticos o mentecatos, como nos llamaban algunos que tenían el cerebro más desarrollado entonces y los pies más firmes en la tierra que pisábamos con los zapatos nuevos regalados por los reyes magos, mensajeros de la paz, como esa pieza de Isao Tomita que yo suelo escuchar cuando quiero alejarme (no olvidarme) de esos recuerdos tan pesados que a veces me agobian...

Augusto Lázaro

http://elcuiclo.blogspot.com.es



lunes, 3 de abril de 2017

OJALA QUE NO

+

¿Cortar el rabo a un perro es un delito... y cortar rabos y orejas a los toros una actividad cultural?

++

El islamismo se ha convertido en el enemigo principal y más peligroso de toda la humanidad, incluyendo a los propios islamistas que con estas barbaridades que las potencias militares no logran detener, sólo cosechan  odio, mucho odio entre los habitantes de los países donde viven como inmigrantes y no se adaptan a la vida de esos países, aunque sean pacíficos y no apoyen (ni rechacen) los crímenes cometidos por musulmanes, que son el 95% de los grandes crímenes que se cometen actualmente en todo el mundo...

+++

Un parlamento en donde esté registrado como partido un grupo de matones ignorantes y groseros no inspira respeto

++++

En Europa hay un país donde robar es un gran negocio, libre del peligro de ser enjuiciado: sólo hay que tener presente una regla: robar y salir ileso depende de quién es el que roba y de qué cantidad roba: cuidado con olvidar esta regla: si vas a robar, roba mucho mucho mucho. No se te ocurra la estupidez de robar unos miles de euros, de asaltar una pequeña agencia bancaria, de hacer algún negocio sucio de menor cuantía. ¡No! Hay que robar millones... después, con ayuda de buenos abogados (o de fiscales que hacen el trabajo de tales), puedes reírte del mundo y a vivir la dulce vida, que serás respetado y considerado y nadie te volverá la cara cuando pase junto a ti... en caso de que tú pases a pie, cosa harto difícil con el dinero que habrás birlado del erario público sin ningún castigo a la vista... ¿Sabes a qué país me refiero? Desde luego que sí: hasta El Tato lo conoce...

+++++

Siguen perdiendo el tiempo arremetiendo contra Donald Trump (que no puede decirse que sea simpático, aunque el trabajo de un político y más del jefe de un gobierno que es el primero del mundo, no es caerle bien a la gente, pero eso es otra historia) mientras los islamistas siguen cometiendo atrocidades. ¿No sería mejor para los pueblos en general que se ocuparan de evitar que estos actos terroristas se cometan impunemente, y preocuparse de lo que sucede en nuestros pueblos europeos y no en Estados Unidos, que en ese país no se andan con tantas contemplaciones y manos de rosas con estos elementos que en la UE hasta a veces quedan en libertad porque el juez de turno no encontró pruebas de posibles atentados, que en casi todos los casos las había, al menos había sospechas basadas en informaciones que disponen las autoridades y que no son aplicadas a tiempo? Después, flores, velas, concentraciones silenciosas, minutos de silencio, pancartas con protestas... pero los muertos, muertos quedan, mientras sus seres queridos sólo pueden derramar sus lágrimas porque sus muertes “no pudieron evitarse”...

Augusto Lázaro



http://elcuiclo.blogspot.com.es