Loading...

domingo, 28 de junio de 2015

LOS 3 INTENTOS

+

Uno de los grandes males creados vía sistema nervioso es el que algunos llaman “sufrir por adelantado”, o sea, una persona que piensa y/o cree que le va a suceder algo malo, o que su salud va a empeorar, o que lo van a echar de su trabajo (los motivos pueden ser tantos que sería inútil reseñarlos), y así pasa el tiempo (auto)martirizándose hasta alcanzar proporciones de calmantes y tranquilizantes que en definitivas no van a resolver su problema, porque su problema está dentro de él. Hay casos, muchos, en que al final de varios meses (y a veces años) de angustia no sucede nada de lo que esa persona imaginó que podía suceder, y ya está: a reconquistar (cosa no muy fácil) su vida normal y maldecir ese tiempo que pasó “sufriendo por adelantado” lo que no llegó a suceder(le).

++

Los libros (y revistas, separatas, folletos, etc.) llamados de autoayuda se multiplican como curieles y últimamente los hay que tratan toda clase de asuntos y problemas que debe afrontar una persona y cómo resolverlos, ofreciendo una buena cantidad de fórmulas, métodos, consejos, etc., que han llegado a formar parte importante de esa pequeña biblioteca (por darle algún nombre) que cada familia tiene en su casa. No pongo en duda que estos tratados puedan ayudar a alguien, pero tengo una amiga que puede servir de ejemplo de hasta dónde esos libros pueden, en lugar de ayudar, perjudicar a quien los lee casi como parte de su vida diaria a la que ya no pueden renunciar. Esa amiga me confesó que no puede vivir sin esos libros, sin abrirlos, hojearlos, leerlos, y lo más importante: guiarse al dedillo por todo lo que aconsejan que se haga ante cualquier problema o situación a afrontar. Le dije ¿por qué no tiras toda esa “literatura” en el cesto de una vez y te atreves a afrontar tus problemas tú sola, sin hacerle tanto caso a quienes han escrito esas cosas que son seres humanos como tú?
Por poco se pelea conmigo... Hasta ese punto había llegado su dependencia de esas autoayudas que era capaz de perder a un amigo con tal de no renunciar a seguir al pie de la letra las instrucciones que daban tantas páginas dedicadas a decirle a las personas lo que debían o tenían que hacer cuando se les presentara algún problema, o para vivir y sentirse mejores. Pero lo más importante: que cuando le pregunté cuántos problemas había resuelto guiándose por esos consejos se quedó como muda, intentando recordar alguno... y al final seguimos como amigos, olvidándose ella de que la mejor autoayuda que puede proporcionarse está en su propia cabeza y no en toneladas de páginas con recomendaciones que convierten en otro problema a quien las colecciona para dedicar su vida a la lectura y seguimiento de tantas ideas que para seguirlas hay que renunciar a todo lo demás.

+++

A todas éstas, se componen los gobiernos municipales y regionales, muchos de los cuales forman una amalgama de ideas y conceptos que ojalá no echen al traste las “buenas” intenciones de sus integrantes para echar a andar este país con un gran cambio que no se cree que sucederá ni El Tato, que en el fondo sabe que “de los políticos no esperes nada, porque to’s son peores”, como decía mi tío Pancho Casas conversando con su sobrino favorito en Pinar del Río en los años 50. Soy partidario del bipartidismo, sobre todo por una razón de mucho peso: los países bipartidistas son los más ricos, prósperos, poderosos, y donde la democracia triunfa sin mayores circunstancias adversas: mi propia experiencia me dice que donde muchos piensan distinto en una sola agrupación (y a veces no se ponen de acuerdo), no puede progresar la buena intención, y en lo que acaba volviéndose esa agrupación es en un eterno discutir puntos de vista que a la larga perjudican el desarrollo de la empresa (o del país) que pretenden echar adelante. Bueno, cada cual con su librito, a ver cómo salimos de ésta, que ojalá no sea como salió Cataluña con el tripartito, una experiencia a tener en cuenta que por lamentable ignorancia o autosuficiencia nadie tiene en cuenta...

Augusto Lázaro

@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 15 de junio de 2015

¿DE QUE TE QUEJAS?

+

Alegre esa cara, hombre, que no es para tanto: no tener trabajo tiene sus ventajas: usted cobra una prestación, mínima, pero es mejor que nada, y tiene todo el tiempo de su vida para dedicarlo a lo que usted desee, y dentro de eso, a buscarse algunas chapucillas que le proporcionen alguna entradita que nunca está de más, para que pueda ir al bar a darse un cañazo de vez en cuando y a comentar el partido de fútbol que se está pasando en el televisor que por estar consumiendo, aunque sólo sea una laaarga y comentada cerveza, no tiene que pagar nada ni abonarse a Canal + ni nada de nada: hombre, si usted es un tipo dichoso: cobra una prestación sin trabajar, va al bar a darse un gustazo algunas veces, ve los partidos de fútbol gratis, conversa con sus amigos, se despierta y se levanta a la hora que le viene en ganas, no madruga nunca, no tiene compromisos ni que aguantar al imbécil de su jefe dándole órdenes que ni usted ni ninguno de sus compañeros entiende, y en fin... ¿de qué se queja?

++

Este es uno de los pocos países del orbe (no me gusta esa palabra) en que se puede vivir sin trabajar o haciendo que se trabaja, y lo mejor: cobrando. Es verdad que la diferencia entre los seres humanos que lo pueblan es espantosa: desde el que sólo cobra una mísera pensión no contributiva de €366 hasta quienes tienen cuentas de más de 7 cifras en los bancos y se dan el lujo de vivir en varias casas (¿dije casas?, pues dije mal: palacios en realidad), y todavía hay quienes hablan de la igualdad de esta democracia donde hay gente que vive en la calle mientras otros tienen casas hasta en Hollywood que nunca usan. ¿Arreglar el mundo? No, gracias, no es mi oficio ni tengo ánimos ni fe ni fuerzas siquiera para intentarlo de lejos, pues hace mucho rato que me convencí de que este puñetero mundo es así como es y seguirá siendo así, vamos, que no tiene arreglo. Sí, lamentable, da pena, dolor, rabia, impotencia, pero usted y yo que somos un par de zoquetes sin ningún poder, ¿qué carajos vamos a hacer para enmendarle la plana al que lo hizo así? (aunque yo no creo que nadie lo haya hecho así ni asá, pero allá los creyentes que confían en que Dios no los abandonará... y no se dan cuenta de que ya los abandonó hace mucho rato)...

+++

Así que déjese de protestas, quejas, lamentos, ayes, maldiciones (de burros que no llegan al cielo según el refrán), y póngase para la cosa, que de ese modo le irá mucho mejor. Mírese en el ejemplo de esos que se pasan horas en las colas del INEM (sólo por formalidad, ya que no van a encontrar otra cosa ni quieren encontrarla tampoco) y verá que en realidad nadie está llorando a mares ni cuando pasa un autobús repleto se lanza ante sus peligrosas ruedas para decirle al mundo cruel adiós. Entonces, usted haga lo mismo: si está en la cola para que no digan que usted no busca trabajo, ríase y alégrese de estar en esa cola, que algún dinerito cobrará mientras no encuentre una peguita de 500 euritos (si acaso) que le sirvan, junto a lo otro de lo que ya hablamos antes, ¿se acuerda? para invitar a Lucinda a una pizza de barbacoa y echarse en el gaznate una copita o varias del mejor vino que vendan en el lugar que ella haya escogido (porque usted es un caballero y deja que las damas sean las que escojan, cosa que siempre hacen aunque los acompañantes no sean caballeros) o si hace mucho calor un par de cañitas bien frías con el cristal sudoroso para refrescarse y conversar sobre la suerte que tienen de no tener que pinchar para ganarse la vida honradamente como hacen los... los honrados, honestos y decentes que tanto abundan por estos lares...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr

www,facebook.com/augusto.delatorrecasas


http://elcuiclo.blogspot.com.es

domingo, 7 de junio de 2015

EL BERENJENAL

+

La experiencia del tripartito catalán no le ha servido a ningún político aspirante a gobernar (en cualquier nivel) y tras las elecciones autonómicas y municipales recientes se nota el alboroto por formar gobiernos de varios partidos, cada cual por supuesto tirando a su tendido, cuyos resultados a la larga se verá que no son los mejores para el desarrollo de este país. Ahora no acaban de entenderse, cuando estén en el poder tampoco se entenderán y esto contribuirá a convertir España en un verdadero berenjenal que no podrá progresar, pues cada partido, en lugar de pensar en el pueblo al que debe dedicarse enteramente, dedicará sus fuerzas a intentar superar las ideas y las acciones de quienes compartan con él cada gobierno, además de mantener su lucha de siempre contra los adversarios (enemigos) de la oposición... y viceversa...

++

Los países más ricos y prósperos son aquellos donde reina el bipartidismo (EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia, etc.), lo que no quieren ver los políticos atrasados españoles que ahora han tomado como moda la creación de nuevos partidos en todas partes y la formación de acuerdos, pactos y agrupaciones para gobernar, ignorando que mientras más partidos haya gobernando una misma región, más tiempo tendrán que dedicar los mismos a analizar, discutir, reunirse, cambiar impresiones y ponerse de acuerdo en cada ley que se le ocurra a alguno de ellos mientras el pueblo espera con paciencia de gato que resuelvan sus problemas de una vez y se dejen de tanto bla bla bla que a nadie beneficia. No es tan difícil de comprender, pero para algunos parece cosa de la teoría de la relatividad de Einstein o algo parecido...

+++

Demasiadas agrupaciones políticas nunca pueden reportar beneficios a la población que dirijan al unísono (¿al unísono?) por las razones expuestas. Contra la teoría demagógica que un día el Gran Timonel lanzó al espacio para darse golpes de pecho de su apertura hacia le diversidad de opinión (Mao dijo: “que florezcan cien flores, que cien escuelas rivalicen”) se impone el razonamiento irrebatible de que en el mundo hay fundamentalmente dos ideas, dos tendencias, dos puntos de vista en los cuales pueden caber perfectamente ramificaciones parecidas (nunca iguales) pero que en el fondo se integran hacia esas dos posiciones que existen desde la llamada Revolución Francesa y por la que se siguen y se seguirán rigiendo las acciones que en cada país se desarrollan de acuerdo con el grupo gobernante. Eso de la “tercera posición” nunca ha tenido éxito, por la simple razón de que hay que preguntarse si en verdad existe una tercera posición en política. Yo tengo muchas dudas al respecto, pero me inclino hacia lo que considero lo mejor para la humanidad: el ejemplo que dan los países citados (y otros) donde se mantiene desde siempre la diversidad de opinión en el bipartidismo que los ha llevado a la posición privilegiada de ser los más desarrollados, prósperos y ricos del planeta. Con sus más y sus menos, ya lo sé, pero con la primacía de los “más” ante los “menos”...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es

domingo, 31 de mayo de 2015

¡AHORA SI!

Julio Iglesias es el que sabe. Lo sabe casi todo. Y ha logrado sintetizar en unas pocas palabras (cantadas, pues hablo, por supuesto, del famoso cantante) lo que fue, es y será esta vida que nos ha tocado en el reparto de desgracias y alegrías. Julio dice, o mejor dicho, canta, la única verdad posible, aunque tantos tontos se crean lo contrario manipulados por tantos listillos que intentan (y logran) convencerlos (a los tontos) de que “ahora sí vamos a cambiar este país”, y etc. Pues en lo que estaba, lo de Iglesias (el bueno): LA VIDA SIGUE IGUAL... Y seguirá, gobierne Juan o Juana, porque como dijo el ilustre sociólogo y demás don Macareno de la Palma Real: “esto no hay quien lo arregle, Mundano”... y perdónenme el pesimismo que yo y Voltaire llamamos realismo, pero la “cosa” es así desde el tiempo de las catapultas, como le dijeron a mi amiga Leila Masdéu un día en una tienda, escogiendo un vestido que a una de esas mujeres que no tienen la facultad del silencio, le pareció que era una moda “del tiempo de la catapulta” para una señora como Leila que frisaba ya un poco más de las 6 décadas.

España va camino al tiempo de la catapulta, pero no creo que debamos echar la culpa a los partidos que van a destruirla si logran el poder total, como todo parece indicar, sino a aquellos ciudadanos que los han votado. Puede que haya muchos engañados, inocentes, ingenuos, pero no puede afirmarse que en España todo el mundo es idiota, porque no lo es en realidad. La pregunta es por qué votan a esos partidos que reciben dinero y ayuda de regímenes tan abominables como Irán o Venezuela (por carambola de Cuba). Es que en este país el odio a todo lo que huela a derecha hace que millones de ciudadanos vean esa agrupación (que de derecha tiene bastante poco, por cierto) como el Diablo que se va a comer a los niños y a enviar a los adultos a las cámaras de gas del nazismo. Ignorancia, claro, y por esa ignorancia España está al borde del precipicio: no sirve de nada la experiencia cubana ni la realidad venezolana. Pero pase lo que pase no espero ver a un Pedro Zerolo protestando en la calle por que sus hermanos de inclinación sexual sean ahorcados en los árboles iraníes ni a las defensoras de la femineidad salir en manifestación por que a sus hermanas las maten a pedradas en plazas públicas de muchos países islámicos. Eso no sucederá. Y me pregunto por qué. La respuesta es muy simple: porque todo es una farsa y no existe verdadera preocupación por defender a los homosexuales ni a las mujeres lapidadas en esos países. Eso es todo. Así de simple. Y de terrible.

Pero no hay que alterarse. No hay que preocuparse. No hay que tomar pastillas para conciliar el sueño. Aquí no va a suceder nada de eso. Ni de lo otro. Ni de lo de más allá. Gane quien gane en las elecciones el Reino Unido seguirá en la Unión Europea, Grecia seguirá en al euro, los inmigrantes seguirán arribando a nuestras costas en pateras improvisadas como los cubanos que se lanzan (todavía) al mar encima de un neumático inflado con una docena de personas (incluyendo niños) a bordo, Urdangarín no irá a la cárcel, la policía seguirá deteniendo delincuentes y los jueces seguirán dejándolos libres al día siguiente, los corruptos no se acabarán, los aforados seguirán siendo miles (único país de la UE), el paro no bajará del 20%, los salarios no aumentarán, el poder adquisitivo bajará más todavía, la paga extra de enero de los pensionistas será un recuerdo triste, las leyes no serán iguales para todos (y nadie las respetará), la III República no se implantará jamás en la península, Al Andalus será española per seculam seculorum, y... ya pueden imaginarse todo lo demás, que desde que el mundo se conoce como mundo LA VIDA SIGUE IGUAL...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 25 de mayo de 2015

¡ASI SOMOS Y SEREMOS LOS TERRICOLAS!

ELECCIONES OTRA VEZ... AHORA SI!!!

Y después del 24 de mayo ¿qué? ¿Alguien cree de verdad que cambiarán las cosas si gana Juana o su hermano? Es curioso el sentido de la perseverancia en la ingenuidad de los votantes (a estas alturas y con tantas experiencias suman millones, es admirable su ingenuidad). Yo a veces caigo en éxtasis cuando veo uno de sus mítines, observando las caras de los militantes o simpatizantes del partido convocante: parecen personas que han alcanzado el Nirvana. Pues ya saben: ¡a votar! (a los mismos, con otros nombres y otras promesas) que después comenzarán los desengaños, las quejas, las protestas, y hasta los insultos. Lo que es difícil es que veamos el arrepentimiento público de quienes dieron sus votos a Juan o a Ladislao, y después se convencieron ellos mismos, a solas, de que una vez más habían sido engañados. ¡Ah, Catana! ¡Cuán fácil es engañar a los pueblos!

TERTULIAS REITERATIVAS Y TODOS PERFECTOS

Cuando hay elecciones a la vista es difícil escaparse de su mediatismo exagerado. Claro que con este asunto los periodistas se toman un respiro, al menos mental, pues no tienen que pensar en nada nuevo ni inventar ni romperse el meollo elucubrando la información que al día siguiente el director del diario o del programa va a exigirles. No. La noticia está ahí, a las puertas, como esperándolos para darles lo que ellos (y el público que la consumirá) desean y esperan: líderes, mítines, encuestas, cálculos, pactos, quién, qué partido, cómo lo harán, cuándo se conocerán los resultados finales, por qué éste sí y aquél no, etc. Sí señor: ser periodista en tiempos de elecciones (casi todo el tiempo) no es tarea difícil para las neuronas: sólo estar atento a cables, mensajes, informaciones por fax, eso. Y a repetir, que total, ¿qué otra cosa va a decir un político que no haya dicho ya y que todo el mundo no haya oído? Nada. Pues eso, majines, el 24, en septiembre, a fin de año, el año próximo, o sea, siempre, como diría el sociólogo Macareno de le Palma Real: “¡ay, cuánto extraño este tiempo sin elecciones... cualquiera se aburre!”

ESTA (MALA) MEMORIA DE LOS ELECTORES

Lo que resulta más curioso es ver y oír a los aspirantes a vivir como Carmelina a costa del pueblo que los vota: si aplicamos la aritmética a las promesas de cada concursante (porque no otra cosa que un concurso es la política en elecciones) sumamos más de mil proposiciones y promesas que enardecen las masas irredentas que van a ser redimidas definitivamente por los nuevos césares cuando tomen el poder que corrompe no sólo a quienes no lo tienen ni pueden alcanzarlo, como justifican los listillos, sino a quienes lo alcanzan, lo disfrutan y a vivir, que son dos elecciones solamente, aunque los hay que han vivido durante mucho más de dos. Pero ya se sabe que la memoria del pueblo está de atar y tirar en un contenedor: a los pocos meses ya todos se olvidaron de las promesas, los planes, las propuestas de los nuevos elegidos formuladas antes de ser elegidos, y ahora el pueblo a los bares a hablar de fútbol o a acordarse de que la señora Tal dijo que iba a hacer tal cosa y mira cuánto tiempo ha pasado y de aquello nada y de lo otro... pues nada, majín, yo le voy al Madrid, ¿y tú? Pues yo al Barsa, ya sabes que yo soy culé... y hasta unas nuevas elecciones y unas nuevas promesas que tampoco se cumplirán, aunque eso sí, los mítines estarán al tope y las urnas repletas de nuevas boletas para elegir a los nuevos que vienen cargados de buenas intenciones... que es el mejor modo de empedrar los caminos del infierno, según dijo Crisóstomo Buendía una mañana en que se le murió la única vaca que tenían para darle leche a sus 8 hijos...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es

domingo, 10 de mayo de 2015

LA DEBACLE

1

Como la espuma se elevó, rompiendo todas las alturas y quizás glosando las huestes que quisieron alcanzar el cielo con su torre de Babel, confundiendo sus lenguas para no poder entenderse según cuentan las llamadas sagradas escrituras... Y ahora, comienzan a abandonar la tan peligrosa obra de alcanzar el cielo con esa torre en forma de escalera de caracol. Es que por mucha labia que se tenga, el empeño a veces resulta más grande que los empeñados. Y eso ha sucedido a quienes quisieron hoy y aquí construir una nueva torre de Babel para alcanzar no el cielo sino la Moncloa, que para algunos es mejor que el mismísimo, ya que da fuerza, poder, dulce vida, figurao y sobre todo, dinero, mucho dinero, que es, en definitivas, lo que importa. Pregúntenselo a algún político a ver: seguro que va a decir que el dinero no le importa. Hombre, si fueran sinceros no serían políticos...

2

La hipocresía es patrimonio exclusivo de los seres humanos, pero de ellos la de los políticos sobresale por su enorme desfachatez. Los políticos se dedican, entre otras cosas, a mentir, engañar, prometer cosas que ellos mismos saben que no van a cumplir. Es natural. Si no fuera así no serían políticos. Y no me hablen de las excepciones, que en todos los sectores de la vida las hay, a veces muchas, a veces pocas. Pero lo que vale no es la excepción, sino la regla. Sin embargo, lo que me llama la atención no es la hipocresía de los políticos, sino la aceptación que tienen en las masas que saben muy bien cómo manipularlas y llevarlas a las urnas a depositar sus votos una y otra vez, sabiendo (porque no pueden ser tan tontos) que no van a recibir nada de lo que tanto han oído, leído y visto prometer. Es interesante y digno de un estudio serio de un sociólogo de reconocida trayectoria un estudio pormenorizado y profundo sobre el por qué el pueblo acude en masa a votar por sus líderes que los han engañado tantas veces y que los volverán a engañar una vez más. Yo no me atrevo, por dos razones: 1) porque no soy sociólogo ni tengo capacidad para hacer ese estudio, y 2) porque he llegado a la triste y real conclusión de que sería perder el tiempo, porque como cantó Julio Iglesias, la vida sigue (y seguirá) igual. Y que me llamen pesimista. Que tendrán razón...

3

La figura del líder, contra lo que puede pensarse, es lo más fácil de crear, sobre todo en los pueblos adormecidos por el opio de la política, que unido al de la religión, forma un dúo que atrae a las masas hasta el punto del ridículo (esas multitudes que alcanzan el paroxismo ante el líder, como esos jóvenes que caen en éxtasis ante el grupo musical de su predilección que les provoca histeria con gritos, exclamaciones, llantos, y hasta desmayos por desmesurada emoción colectiva) y eso se observa en cada reunión o asamblea convocada por cualquier grupo político: lleno completo de personas que parecen borrachas de adicción a sus líderes que les están diciendo lo que ellas desean que les digan, y lo peor, que la mayoría sabe que es mentira eso que les trasmiten con énfasis. Porque las masas son así de fáciles: primero las convencen, después van a votarlos, y al final, lo mismo: nada de nada, pero siempre culpando a la situación o a los opositores, al mal tiempo, a los errores de algunos que han sido separados del grupo, etc. Siempre aparece alguna excusa para no cumplir lo que se promete. Y siempre está el pueblo ahí, aplaudiendo... siempre aplaudiendo...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr

www,facebook.com/augusto.delatorrecasas


http://elcuiclo.blogspot.com.es

miércoles, 29 de abril de 2015

EL SIGLO DE LA VIOLENCIA

1

El siglo XXI parece aspirar al (des)honroso título de EL SIGLO DE LA VIOLENCIA. Al fundar el periódico LA RAZON su expresidente y/o exdirector don Luis María Ansón declaró que éste sería EL SIGLO DE LA RAZON. Se equivocó. Nunca antes se había visto tanta violencia tan seguida, y ahora, con los medios de información tan desarrollados, casi se ve “en vivo y en directo” cómo degüellan a mansalva a seres humanos, cómo matan a pedradas a mujeres enterradas en una plaza pública con sus cabezas fuera para recibir las piedras, cómo cortan lenguas, brazos o piernas a personas por el solo hecho de haber cometido algún delito menor, cómo aplican la ablación criminal a niñas casi recién nacidas impidiéndoles el disfrute del sexo en su madurez,
cómo lapidan vivas a mujeres que sufren una muerte siquiera más horrible, cómo cuelgan de los árboles a los homosexuales, cómo torturan a los toros ante la exclamación de gozo de un público que parece drogado para celebrar tamaña bestialidad, cómo los hombres arman guerras en todas partes y atacan, destruyen, asesinan, arruinan, siembran el terror, el hambre y la muerte, y toda esta horrenda panorámica parece que no excluye ningún punto cardinal de La Tierra, y lo peor, parece que no hay fuerza humana ni divina capaz de detenerla... ¿El siglo de la razón? No me haga reír, don Luis María...

2

El panorama es desalentador: de muy poco, por no decir de nada, sirven tantos organismos y organizaciones creados con el fin de mantener la paz en todo el orbe, paz que apenas se consigue por retazos poco duraderos, porque en cualquier parte del globo puede en cualquier momento encenderse la llama y explotar. ¿Cuánto hace ya que las niñas secuestradas por Boko Haram en Africa corren el destino maldito que no se imaginaron? ¿Y quién se ocupa de enmendar este entuerto? (por poner un solo ejemplo del horror que padecemos los que nos sentimos vulnerables a cualquier barbaridad sin que hagamos hecho nada para merecer este destino de terror, injusticia e impunidad de los verdugos) ¡Nadie! El mundo sigue andando y los ojos de millones de inocentes se cierran para siempre esperando tontamente que alguien acuda en su ayuda e impida que se cometa otro crimen más repugnante y horrible.

3

No me inspira ninguna confianza esta humanidad: la estupidez, la mentira, el engaño, la política del YO y los demás que se jodan, el desentendimiento de lo que sucede ante ojos que no quieren verlo ni hacer nada por evitarlo... ¿hasta cuándo? En este planeta matar se ha vuelto una acción casi normal sin mayores consecuencias. Quien tiene padrinos elude el castigo, la desvergüenza ante la impunidad ya no se oculta, se proclama como si tenerla fuera un mérito, un honor, una garantía de que hay una bula que permite el robo, adornado de la desfachatez de los acusados que declaran TODOS que son inocentes, que no sabían, que no quisieron, que no podían imaginarse, que no eran ni estaban, que no... mientras el pueblo no convertido todavía en comparsa que aplaude a estos delincuentes (cada día más) se siente consternado como un náufrago que carena en la playa de una isla por donde jamás pasará un barco salvador a recogerlo y regresarlo sano y salvo a su casa que fuera un día el “hogar, dulce hogar” que poco a poco estamos convirtiendo en un recuerdo...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es