martes, 13 de diciembre de 2016

¿PENSAMIENTO UNICO?

Últimamente se está notando en España un acercamiento general al pensamiento único. Me explico: en ningún medio informativo (prensa, radio, televisión, Internet) se tolera (o permite) que alguien se exprese en contra de las corridas de toros. O sea, que “hay que estar a favor de las corridas, si no, callarse” parece ser la consigna tácita y/o unánime de los participantes en la confección de esos programas o medios. Casos abundan, no sólo el de los toros. Por ejemplo, con Rita Barbera pasó lo mismo: todo el mundo tenía que “machacar” a la mujer que padeció un acoso espectacular, por una cantidad irrisoria: €1000, mientras que de dos personas sospechosas y de cuidado, como Manuel Chaves y José Antonio Griñán, nadie decía nada, y en ellos se trataba nada menos que de €741 MILLONES... Con el fútbol es igual: a quien no le guste ese deporte, se le cierran las puertas de opinión en todos los puntos cardinales de la península. Nada, que hay que ser amante del deporte de las patadas a los balones, y fan de Messi y de Cristiano, aunque estén acusados de varios delitos por los que es casi seguro que no responderán con ninguna pena. Y así podría citar muchos casos más. En España, ya no se llama “rarito” al que piensa distinto, hay veces que hasta se llega a calificar a esas personas de “fachas” y de sospechosos de algo que nadie ha podido descifrar a plenitud. Eso en España con España. ¿Y en España con el mundo? Veamos:

Con Donald Trump sucede algo similar: todos los medios lo machacan constantemente, lo pintan como un monstruo, ignorando que no hay personas totalmente buenas o totalmente malas, y al presidente que eligieron los norteamericanos (no los españoles, como hubiera sido del gusto de tantos), no le encuentran ni una sola gota de bondad. No se puede comentar nada a favor del nuevo presidente en ningún medio (puede haber rarísimas excepciones con algún personaje que por su prestigio y poder se “atreva” a hablar bien de Trump, pero le cae encima una lluvia de críticas que lo deja frito. Hablar de lo que va a hacer quien todavía ni siquiera ha tomado posesión de su cargo no es más que una tontería que sólo muestra la inmadurez política de nuestros flamantes informadores...

Otro asunto tabú es el de la flamante Unión Europea con su estrella brillante, el euro. También hay que estar a favor de la UE, cuidado con opinar distinto, pues enseguida los proueístas te tachan de antieuropeo, como si la UE hubiera sido la salvación del viejo continente. Y del euro qué decir si no es proclamar la maravilla que resulta, tal que a partir de su implantación el poder adquisitivo de los ciudadanos de la Unión bajó considerablemente. Un solo ejemplo, teniendo en cuenta que un euro equivale a 167 pesetas (en España): un periódico valía 125 pesetas, ahora, entre semanas, vale 1.50€, casi el doble al cambio. Saquen la cuenta y ya me dirán... y de la salida del Reino Unido mejor ni mencionarla, porque quien no esté en contra de esa decisión (también tomada por los ingleses y no por otros ciudadanos de otros países), no es más que un... en fin, que ya saben de lo que se clasifican los brexistas...

El islamismo y los musulmanes igualmente se las traen, aunque en este aspecto todavía pueden leerse, muy de vez en cuando, opiniones contrarias a la “invasión” de refugiados, entre los cuales llegan, de todos sabido, terroristas islámicos a desgraciarnos la vida, y la tolerancia exagerada de este país llega a extremos tan absurdos y ridículos como permitir el velo y otras costumbres y símbolos de esos países donde no se nos permite a nosotros la más mínima demostración de los nuestras. En cualquier lugar puede leerse un cartel que dice REFUGEES WELCOME, y sin embargo, jamás verás uno que diga REFUGEES GO HOME, y ¿me van a decir que no hay miles de miles de españoles que lo piensan, que no están de acuerdo con semejante “invasión”?

Y etc. etc. etc.

En fin, que el pensamiento único es privativo de dictaduras repugnantes como la norcoreana, la cubana, u otras que conocemos, con las cuales, para vergüenza de algunos, mantenemos vínculos casi cariñosos, sin que ni una sola voz proteste ni proclame que más que el dinero valen la dignidad, el decoro, la vergüenza, echando por la borda aquel pensamiento de José Martí que tanta falta nos hace recordar: “cuando hay muchos hombres sin decoro, hay quienes llevan en sí el decoro de muchos hombres”... Sólo que aquí esos hombres permanecen callados y resignados a que el dinero es lo único que cuenta. Todo lo demás, parece cosa de segunda mano...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

lunes, 14 de noviembre de 2016

LOS ADIVINADORES

MALO, MALÍSIMO!!!

Parece que todos los medios de información (¿de qué información?) se han puesto de acuerdo para arremeter contra Donald Trump. En realidad, están arremetiendo contra los millones de norteamericanos que votaron por él, y eso no es muy digno que digamos de un país que se considera democrático y libre: ponerse de acuerdo con aquellos que no aceptan que han perdido es antidemocrático, y más aún salir a la calle a protestar porque la candidata que ellos deseaban perdió las elecciones. ¡Qué bonito! Y mucho más en un país como España que acumula decenas de líos de los que debería preocuparse (y ocuparse) en lugar de estar fijándose en el país más libre y democrático del mundo actualmente, que nos da una lección que nos negamos a aprender: sin dictaduras, sin golpes de estado, sin gobiernos militares, sin pucherazos, sin pretensiones de descomponer el país, donde nadie es capaz de silbar el himno o prender fuego a la bandera que ondea en todas partes, pues no hay dos ni tres ni más banderas que la única que representa a los Estados Unidos. Pero veamos al señor Donald Trump:

Es cierto que cae pesado. No voy a repetir todo lo que se dice de él, a veces real y muchas veces inventado o exagerado. No soy admirador de este hombre, pero si activamos nuestra memoria (que suele apagarse cuando “conviene” o silenciarse para que no se publiquen ciertas cosas) tendremos que aceptar que la señora Clinton es mucho peor y lo peor sería que sería una mala presidenta para EEUU, heredera de posiblemente el peor presidente que ha pasado por La Casa Blanca, cuyas promesas todavía las están esperando sus votantes, comenzando por el desmantelamiento de la base de Guantánamo, en su adorada Cuba Socialista, que a 8 años vista de haberlo prometido, Nananina la billetera. Y no cito las demás porque haría muy largo este post. Gracias a Obama y a su partido, los Castro pudieron sobrevivir a una catástrofe final que todo el mundo ya veía venir, y mientras el Gran Presidente estaba de visita en La Habana, conversando sonriente y feliz con el dictador, en las calles de la capital, en sus propias narices, golpeaban a las Damas de Blanco, detenían a opositores indiscriminadamente, metían en la cárcel a cientos de disidentes, y etc. De todo esto no se enteró Obama, claro. ¡Si se hubiera enterado...! Y estoy seguro de que la señora Clinton seguiría apoyando al régimen cubano sin ningún pudor...

Arremeter contra un gobernante que todavía no ha comenzado a gobernar implica siempre un riesgo y muy poca madurez: ¿cómo saben quienes publican esos artículos
dando una imagen de Trump como si se tratara del autor del Apocalipsis y del horror que nos espera a todos tan pronto inicie su “reinado” sobre todo el planeta? Los políticos, cuando están en campaña, dicen muchas cosas que si llegan al poder no hacen, y Trump no va a ser una excepción. No se puede estigmatizar un presidente porque caiga mal y porque no tenga experiencia política: para lo primero están los gustos personales y para lo segundo están sus colaboradores, comenzando por su vice, que cuenta SI con una gran experiencia y está más que capacitado para guiar al nuevo elegido por millones de votantes de todos los colores del arcoíris, si éste se deja, claro, por el camino que pueda ayudar y beneficiar a todo el mundo y eliminar a quienes verdaderamente amenazan la paz: los terroristas islámicos, que en Europa causan pánico mientras las reacciones de los jefes políticos del viejo continente son tan suaves que parecen consejos en lugar de respuestas contundentes como se merecen esos asesinos...

Dejemos que el tan criticado Trump gobierne y después hablaremos todo lo que nos dé la gana sobre cómo lo haga. Y mientras, apretemos la tuerca aquí en nuestra gran patria europea, antes de que sea demasiado tarde, y millones de inmigrantes camuflados se apoderen del viejo continente y nos hagan inclinarnos ante la majestuosidad de quienes eliminarán a los “infieles” en nombre del grande Alá...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

lunes, 7 de noviembre de 2016

¡SOLIDARIDAD?

ESTA BELLA HUMANIDAD

En carta enviada por José Martí al general Máximo Gómez, instándolo a ponerse al frente del ejército mambí en la guerra de liberación cubana del colonialismo español, en 1895, le decía, entre otras cosas: “sólo puedo ofrecerle el placer del sacrificio y la probada ingratitud de los hombres”. En tan lejana época ya Martí estaba consciente de lo que podía esperarse de aquellos a quienes tanto se servía... Winston Churchill, el hombre (entre otros pocos) al que la mitad de Europa agradece vivir en libertad, perdió las elecciones posteriores al fin de la II guerra mundial... En la obra del gran escritor austriaco Hermann Broch LA MUERTE DE VIRGILIO se describe cómo recibieron al poeta, sacrificado por su pueblo, a su regreso a la tierra natal, con gritos e insultos apabullantes... Luis Buñuel hizo una disección del “agradecimiento” en su genial película VIRIDIANA, con Silvia Pinal como protagonista, quien tras invitar a los “muertos de hambre” a un convite en su casa casi es asesinada por la turba enardecida que intentó abusar al máximo de ella y de su generosidad... Y podría enumerar cientos, miles de ejemplos, de lo que pueden esperar quienes se sacrifican por sus semejantes, aunque no lo hagan esperando nada, sólo, al menos, eso que ya casi no existe: agradecimiento por lo que han hecho con dedicación y amor... Soy pesimista, lo confieso porque soy sincero, y este siglo XXI no nos promete ser mejor que el XX. Me dirán algunos que no ha habido (todavía) ninguna guerra mundial, pero en 1916 tampoco había habido ninguna. Habría que esperar, pues las guerras regionales pululan y duran, sin que la generosidad y el servicio a la humanidad haya dado ningún fruto. El clásico ejemplo es Iraq: actualmente se ha convertido en una fábrica de cadáveres, y por muy mal que se viviera con Saddam Hussein, el dictador impío que sumió a su pueblo en un infierno, ahora los iraquíes han conocido un infierno todavía mayor y más espeluznante, donde cada día mueren decenas de personas en atentados y crímenes indiscriminados e incontenibles. Repito: un solo ejemplo, de los muchísimos que podría citar. En fin, que admiro y respeto a quienes viven para hacer el bien, pero el mundo que me rodea me ha obligado a catalogarlos como ingenuos, si piensan que con ello esos que sirven con tanto cariño van a agradecerles lo que hacen por ellos. Hay que ayudar, sí, a quienes necesitan ayuda. Pero ¡cuidado! No se engañen a sí mismos: nadie agradecerá lo que hagan por ellos. Sólo lo disfrutarán. Y si con eso son felices las nuevas “Teresas”, pues mis felicitaciones por la encomiable labor que realizan sin esperar otra cosa que, como decía Martí: “el placer del sacrificio y la probada ingratitud de los hombres”...

LOS BUENOS BUENÍSIMOS

Todos los conocemos: son aquellas personas que dicen de sí mismas que son mejores que Crisanto Buenagente, que piensan más en los demás que en ellas mismas, que sirven sin pedir nada a cambio y que son seres excepcionales que disfrutan haciendo el bien (sin mirar a quién, como dice el refrán). Donde mejor se ven estos seres excepcionales es en la política: se sacrifican por el pueblo (palabra que de tanto uso ya nadie le hace caso), no descansan, viven para los demás, y todos sus pensamientos, sus ideas, sus acciones, sólo tienen un fin: servir al pueblo que algunas veces los eligen y otras los mandan a la oposición, como en las últimas elecciones, aunque siempre los hay que no admiten que pueden perder, a pesar de que los ganadores no son ejemplo de nada mejor, pero los votos son los votos y las elecciones son las elecciones. La vida nos da lecciones a diario, sólo que la mayoría (inmensa o no) no las asimila y casi todos vuelven a caer (porque son personas y no perros que no caerían una segunda vez) y vuelven a elegir para después arrepentirse, aunque no tengan el valor de confesarlo. Pero todo seguirá igual, las mujeres ganarán menos que los hombres por el mismo trabajo y serán maltratadas, golpeadas y asesinadas por sus parejas, sin que al parecer haya una fuerza capaz de impedirlo. ¡Qué hermosa es nuestra vida, verdad que sí? Y ¡qué hermoso porvenir nos espera ahí mismo, al doblar de la esquina! Sólo hay que oír a los políticos que nos ofrecen un paraíso terrenal que sólo existe en su imaginación, porque los paraísos, terrenales o celestes, nunca han existido, ni en la Biblia ni en la realidad, y lo peor: jamás existirán...

Augusto Lázaro




http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 31 de octubre de 2016

LIMPIAR ESPAÑA

A este país le sobran muchas cosas (y también le faltan muchas), además de que una de sus características es el despilfarro que se tiene con lo que se tiene y que pertenece a todos los españoles. Hasta ahora, eso no se ha controlado como se debería, y si restamos lo que nos cuesta ese despilfarro, agregándole lo que se gasta en esas cosas que a mi entender le sobran, España estaría en un lugar mucho más alto entre los países más desarrollados y prósperos del mundo. Sólo quiero mencionar 3 instituciones que ocasionan demasiado gasto al Estado y que, al menos según mi opinión, no pintan nada ni resuelven nada en el panorama de funcionamiento del país. O sea, que son instituciones absolutamente PRESCINDIBLES, que si se suprimieran, nadie notaría su ausencia. Veamos:

CONSEJO DE ESTADO

Una mañana de sol bravo me dirigí a la Puerta del Sol, en trámites periodísticos, y le formulé la misma pregunta a 25 transeúntes, en su mayoría jóvenes:
--¿Sabe usted qué es el Consejo de Estado?
De los 25, sólo 3 tenían una idea aproximada, el resto lo ignoraba totalmente, pero además, ninguno sabía en qué lugar se encontraba el edificio ni a qué se dedicaba en sus funciones, correctamente. Cuestión, que este organismo ni canta ni come frutas, por lo que debería eliminarse. Y de forma urgente. Sólo alberga a exdirigentes políticos o de otras índoles, que se forran con altísimos salarios y no hacen nada de provecho para la ciudadanía, pues las labores que realiza muy bien podrían realizarlas otras dependencias del Estado...

SENADO

Cuando se discute y aprueba una ley o una disposición en el Congreso de los Diputados, la resolución se pasa al Senado, donde es re-discutida, y se aprueba o no, devolviéndose al Congreso. Pero aunque el Senado diga sí o no, lo que será finalmente válido es lo que decida el Congreso. Entonces, ¿qué pinta esa institución, cuyos miembros nadie los conoce ni sabe a qué dedican su tiempo de trabajo? Además, ¿qué importancia tiene el Senado, si las 3 principales figuras de poder del Estado son el Rey, el Presidente del Gobierno, y el Presidente del Congreso. O sea, que en el Senado, como nadie lo calcula, no existe ninguna figura “importante” en la Jefatura del país. Por lo tanto debe eliminarse, pues su función, si es que existe, puede realizarla el Congreso en su totalidad...

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Si existe un Tribunal Supremo, no veo razón de peso para que exista esta especie de “doble”, pues otra cosa no creo que sea imprescindible ni que tenga que hacerla otra institución con casi idénticas funciones. Por otra parte, al TC nadie le hace caso, no sólo Cataluña: muchas de sus resoluciones pasan por la vida como las nubes, que desaparecen sin haber dejado ningún rastro. En conclusión, que el TC debe ser eliminado y dejarle esa función similar al Tribunal Supremo. En un país que no puede decirse que es millonario, hay que ahorrar, comenzando por eliminar muchas organizaciones totalmente prescindibles que sólo sirven para tener un montón de personas ganando sueldazos mientras que hay familias enteras que no reciben ni un céntimo al mes para cubrir sus necesidades más perentorias...

Hay más, pero eso será tema para otra entrada...

Augusto Lázaro




http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 17 de octubre de 2016

LAS PALABRAS Y LOS MUERTOS

Conocí a Amir Valle en los talleres literarios de Santiago de Cuba, allá por los años 70/80. Desde que leí sus primeros trabajos me di cuenta enseguida de que estaba leyendo a un futuro gran escritor. El tiempo me ha dado la razón, pues a día de hoy Amir es uno de los mejores escritores cubanos vivos, y sólo hay que leer sus últimos libros para estar de acuerdo con tal afirmación. Uno de esos libros es una especie de ensalada en la que cabría catalogar la obra como novela sin ficción (estilo Truman Capote), o novela realista ficcionada, historia novelada, crónica, semblanza de una época, y lo que el lector quiera entender, pues lo importante en este libro es la sincronización lograda entre el contenido y el continente, que en ningún momento pierde el interés. La novela se titula Las palabras y los muertos, editada por la Editorial Almuzara, España, en 2015...

Para mí el mérito mayor de la obra es la humanización de los personajes (que son reales en la vida y que incluso se mencionan con sus verdaderos nombres), descritos todos con sus virtudes y sus defectos, lo que hace creíble lo que se expone en la narración, aunque no sé en realidad si todo es una invención literaria basada en hechos reales o una recreación de esa realidad ante la que a veces podemos preguntarnos si está defendiendo o atacando la llamada “revolución cubana” con sus principales figuras y episodios vistos desde la distancia, sin tomar partido, mediante la perspectiva de un hombre que es “la sombra” del dictador, junto al que permanece casi las 24 horas del día, y con el que intercambia puntos de vista, opiniones y hasta secretos que sólo “el Jefe” (Castro) le confiesa, pues lo considera su hombre de más confianza, incluso más que su propio hermano, al que le señala sus “debilidades” y errores y en el que no confía tanto...

Casi toda la novela se desarrolla en despachos de los líderes (donde se toman las decisiones de lo que se va a hacer, sin contar mínimamente con lo que opinan los cubanos de a pie, la inmensa mayoría que malvive entre escaseces, opresiones, censuras y humillaciones a granel) y en lo que cuenta Facundo (la sombra) a su esposa en su casa, que no es más que una recreación del pasado y el presente de una sociedad condenada a vivir bajo el yugo comunista, en la que no se ve ningún amago de rebeldía, únicamente resuelto con la idea fija que tiene la  población mayoritaria de largarse del país en busca de otra vida con libertad y sobre todo abastecimientos y dinero, que es lo que parece priorizar la sociedad enferma que acepta callada el destino que le ha tocado vivir. Amir no da ni un solo ejemplo de algún sector de esa población que no esté dispuesto a aceptar sin remedio la situación que vive, lo que nos pone a pensar, a intentar descifrar qué mensaje nos quiso dar, si es que la literatura debe dar algún mensaje aparte del disfrute de leer lo que tan bien escrito está, como es el caso que me ocupa...

Quizás el autor podría haber explotado más la interesante figura del Che, que daría sin dudas muchas situaciones claves de este medio siglo histórico que ha vivido Cuba. Pero eso es privativo del escritor y yo soy sólo uno de sus muchísimos lectores. No obstante, Amir Valle ha logrado una síntesis de la historia de estos 50 años (con pasajes de antes del triunfo revolucionario) que da al lector no cubano una visión efectiva de lo que el castrismo ha significado para esa irónicamente llamada “isla de la libertad” (los comunistas son expertos en autodefinirse precisamente como lo contrario a lo que son en realidad), con maestría formal, dejándonos una de las grandes novelas “de la revolución” escritas desde que comenzó la era del error y el terror en la Cuba de los Castro...

Augusto Lázaro




http://elcuiclo.blogspot.com.es

martes, 11 de octubre de 2016

4 OBRAS IRREPETIBLES

Agatha Christie es la única escritora de novelas policíacas que ha dejado en la historia de la literatura 4 obras irrepetibles por su originalidad y tramas únicas que si algún otro autor decidiera imitar quedaría sólo como un clon o una vulgar copia de los asuntos tan ejemplarmente tratados por la gran novelista británica. Esas 4 obras (3 novelas y un cuento) son:


El asesinato de Roger Ackroyd

10 negritos
Crimen en el Expreso Oriente
Testigo de cargo

¿Por qué las llamo irrepetibles? Veamos:

El asesinato de Roger Ackroyd es una novela que envuelve al lector en un cúmulo de posibilidades, dentro del cual adivinar quién es el asesino resulta imposible: ninguna imaginación lectora es capaz de descubrir, antes de que la autora descorra el telón que lo oculta, el personaje culpable de esa muerte que tan bien se describe en sus páginas, y que yo por supuesto no voy a desvelar para no matar la curiosidad de quienes no hayan leído esa obra maestra. Sólo diré que el asesino es el único que jamás podría imaginarse cualquier lector común (o iniciado), ya que resulta inimaginable que sea precisamente ese personaje quien haya cometido el crimen. Por eso es irrepetible...

10 negritos es la única novela policíaca donde TODOS mueren. Uno a uno, siguiendo la norma trazada por un poema infantil colocado en marco en cada habitación de los 10 invitados a la Isla del Negro, a quienes una voz megafónica acusa de horrendos crímenes que serán castigados sin que ninguno de ellos pueda evitarlo. Existe una versión cinematográfica de EEUU que es realmente un bodrio de mal gusto, donde irrespetuosamente al final quedan 2 de los 10 muertos según la obra, que mejor no ocuparse de ella. Sin embargo, hay una versión rusa de los 60 ó 70 que sí es respetuosa con el original y en donde efectivamente todos mueren, tal como en la novela, además muy bien hecha con todo rigor, que recomiendo a mis lectores que intenten localizarla. Por lo demás, otra obra que resulta irrepetible. ¿Estaríamos dispuestos a aceptar otra novela con 10 candidatos en una isla, condenados todos a morir? Creo que no. Por eso esta obra también es irrepetible...

Crimen en el Expreso Oriente vuelve a asombrarnos al tratar de un asesinato en el que TODOS son culpables (exceptuando, por supuesto a Poirot y a 2 empleados de la Empresa Ferroviaria). O sea, todos los viajeros asesinaron a la víctima, y eso sólo se descubre tras decenas de entrevistas y elucubraciones del famoso detective con ayuda del Gerente y el Doctor, hasta el final en el que se ofrecen 2 soluciones, una de las cuales deja libres de culpa a quienes han ejecutado a un miserable que sólo merecía la muerte. La versión cinematográfica dirigida por Sidney Lumet logró reunir a una verdadera constelación de estrellas, entre las cuales figuran Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Sean Connery, John Gielgud, Anthony Perkins, Vanessa Redgrave, Richard Widmark, etc. Una novela en que todos son culpables no puede volver a escribirse. Por eso ésta es igualmente irrepetible...

Testigo de cargo es un relato corto, que aparte de las virtudes acostumbradas en la Christie, nos ofrece una oportunidad única en la historia de la literatura policial: la clave del misterio se resuelve nada menos que en... LA ULTIMA PALABRA DEL TEXTO. En la versión para cine que protagoniza, como siempre de forma brillante, Marlene Dietrich, es la última palabra que pronuncia la actriz la que da la solución al crimen. Una obra que tampoco podría repetirse, pues cualquiera al leerla se sentiría frustrado, porque “ya eso lo escribió Ágata Christie”. Por tanto, también resulta irrepetible...

Sin dudas, pasaréis muchos ratos agradables junto al asombro y la sorpresa que se llevarán quienes no hayan disfrutado de estas 4 novelas únicas en la historia de la literatura policíaca y de misterio, en la que la autora británica es por encima de cualquier otro creador, una guía en la magistratura literaria que no admite imitadores...

Augusto Lázaro

www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

jueves, 8 de septiembre de 2016

CASI UN ADIOS

Septiembre sigue con temperaturas que rozan y a veces pasan los 40 grados, y lo peor es el vaticinio de que octubre será también un mes caliente. Pero las redes sociales no darán ningún respiro para refrescarnos, pues persisten en sus manoseadas chapuzas donde lo trivial es rey y lo híperconocido se repite una y otra vez, sin tener en cuenta las veces que ya se ha dicho o informado lo que hasta los bobos de nacimiento conocen. Dejé Twitter porque se había convertido en un almacén de tonterías, insultos, palabrotas sin sentido, y reiteraciones que no me dejaban nada positivo y me hacían perder el tiempo. Además, en mi móvil, cuando enviaba un tweet, a veces (no siempre) me decían que por un error no especificado no se publicaba mi tweet, pero que no me preocupara, que lo habían guardado en borrador para publicarlo después. Y ese después nunca llegaba. O sea, como a tantos, me tomaban por tonto, pues si lo habían guardado en borrador, bien podían publicarlo en el momento en que yo lo había escrito. Y por otros detallitos que no creo necesario enumerar. Por eso dije ¡adiós, Twitter!, y hasta hoy. Con Facebook, salvando sus pequeñas (muy pequeñas) diferencias, me está sucediendo lo mismo, o sea, que me estoy aburriendo de lo mismo de todos los días, si acaso algo más decente que Twitter, pero también molesto cuando hace algo que tú no quieres hacer o viceversa. He intentado reenviar algunos comentarios y artículos aparecidos en órganos de prensa, donde está la F permanente para invitar al lector a publicarlo en Facebook, y Nananina la billetera. ¡Desaparecen! Y no los encuentro por mucho tiempo y cuidado que dedique a buscarlos. Por esa razón he minimizado mi participación en esa única red social que me queda, y que quizás también deje pronto, pues he llegado a la misma conclusión que aquella canción cubana de los 60 que terminaba diciendo: “viví sin conocerte... / ¡puedo vivir sin ti!”. Creo que con un correo electrónico y 2 blogs que nadie lee ya tengo suficiente tiempo de ocupación que tampoco me rinde ningún beneficio, y sólo lo sigo haciendo, muy de tarde en tarde, por costumbre y para no perder la habilidad de mis manos/dedos en seguir escribiendo sin mirar el teclado, como desde que tenía 5 años cuando mi padre me enseñó tal destreza. A los escasísimos amigos que me han honrado con su lectura y muy pocos con sus opiniones y comentarios siempre les estaré agradecido como un perro (esto me huele a título de libro cubano), y continuaré contestando siempre cuantas cosas me hagan llegar, en caso de que deje también de usar el Facebook, a través de mi e-mail, móvil, o cualquiera otra vía que deseen, cosa que pongo en mucha duda, hacerlo. Hasta que me decida entonces, les deseo un fin de verano con sólo 30 grados, para que puedan disfrutarlo al máximo. No coman demasiado, que mi padre decía: “de poco comer a nadie vi morir, / de mucho comer, a cien mil”. Y mi padre era medio sabio, no por ser mi padre, sino por lo viejo que se ponía cada nuevo año. Dicen que la vejez da sabiduría. Y puede que sea verdad...

Augusto Lázaro



http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 29 de agosto de 2016

MALO Y PEOR

la odiosa publicidad...

Imposible escaparse de ella en ordenadores y móviles. Pero lo peor es la falta de respeto que los publicistas tienen con el usuario: sin contar con él (con lo que está viendo) ni pedirle permiso, insertan parte de una página o la página completa, con anuncios que no interesan a nadie ni el usuario ha pedido, impidiéndole continuar con su trabajo y desconcentrándolo del mismo. Y hay algunas notificaciones, sobre todo las que se refieren a las odiosas cookies, que no puedes quitarlas si no pinchas ACEPTO u OK o DE ACUERDO, etc. O sea, te las tienes que disparar contra tu voluntad. Al menos yo he logrado definirme en esas cuestiones, y cada día uso menos Internet en el ordenador y en el móvil, hasta que me decida a darme de baja en uno de ellos o en ambos, ya que no me dan nada que no pueda obtener por otras vías como las bibliotecas públicas o los medios de información, donde también hay anuncios, pero no metidos dentro del texto que tú quieres leer en ese momento, o sea, que puedes NO LEERLOS si no te interesan. Los comerciantes y los autores de esas intromisiones no se dan cuenta de que con esa saturación publicitaria pierden usuarios, a no ser que los usuarios que van quedando sean (con perdón para esa fauna) más burros que ese animalito tan útil a los seres humanos agradecidos de sus servicios... Y no quiero hablar de los anuncios en la TV, porque eso ya pasa de castaño oscuro. No vale el zapping, pues los canales se ponen de acuerdo para emitirlos al mismo tiempo. O sea, su lema es ¡joder al televidente! Si no quieres anuncios, ahí te va este bloque, gilipollas, sólo dura 15 minutos. ¿La ley sobre el asunto? Pero hombre, en este país, ¿quién respeta las leyes? ¿O no te has dado cuenta todavía?

la amenaza islamista...

No recuerdo si oí o leí que algún comentarista de cierto renombre había declarado que según su estadística (no aclaró si suya propia o sacada de los cables que circulan en Internet), de los últimos 30 grandes atentados ocurridos en todo el planeta, 29 habían sido ejecutados por musulmanes. De ser esto cierto, y yo creo que lo es, al menos si no 29 sí una cifra muy cercana, son atentados terroristas de cuño yihadista. Sólo un idiota o un inicuo sería capaz de negarlo. El comunismo y el nazismo fueron las dos grandes amenazas del siglo pasado, pero actualmente, ni Julio Anguita tiene esperanzas de su resurgimiento (el comunismo) ni Le Pen (el fascismo). Ambos sistemas han pasado al triste recuerdo de una época que, aunque todavía algunos tontos sueñan con su vuelta, jamás volverá a convertirse en amenaza para el mundo. Si Kim Jong-un piensa que ladrando como un perro rabioso con sus misiles nucleares, olvidando o quizás desconociendo lo que sucedió en agosto de 1945 (que podría pasarle a su país también, y ojalá que no), va a amedrentar a alguien, sólo demuestra con eso que no es más que un sesohueco sin miras lejanas y tampoco conoce el refrán que dice que “perro que ladra, no muerde”. No. La amenaza de este siglo que comienza es el yihadismo, con la diferencia de que es un enemigo casi invisible que cuenta con imbéciles dispuestos a morir por seguir los dictados de una doctrina que también pasará a la historia como un mal liquidado dentro de un tiempo, cuando la recordemos como ahora recordamos lo que representó el comunismo y el nazismo para la humanidad que –también- logró vencerlos. Porque la libertad es lo único que no podrá ser destruida por ninguna doctrina, por muy poderosa que nos parezca HOY...
 
en fin, el verbo más utilizado...

Claro, la espera. A veces corta y a veces larga, Esperar es lo único que puede hacer la mayoría de la humanidad, porque la mayoría de la humanidad no tiene el poder disponible como los jerarcas que nos gobiernan, aunque no nos gusten muchos de ellos, y que seguirán gobernándonos, y ¡cuidado!, pues quizás los que vengan serán mucho peores que los que padecemos actualmente...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

lunes, 8 de agosto de 2016

MAS PARTIDOS: MAS ROLLOS

Cada día me convenzo más de que la creación de la Unión Europea fue un error que en definitivas ha causado más perjuicios que beneficios a los 28 países miembros (27 ahora que el Reino Unido se ha largado de este berenjenal). Lo peor de esta UE es que cada país ha perdido su soberanía, y eso siempre será una cuestión de honor para quienes todavía tontamente sientan ese sentimiento que está en decadencia. O sea, que ahora nosotros no nos gobernamos: nos gobiernan desde Bruselas, donde radica la Jefatura General de la UE, que es la que decide cómo tenemos que vivir, nos guste o no. Un ejemplo reciente: los llamados “recortes” (tan discutibles como inútiles, pues no resolvieron nada y sometieron a la población española a su peor crisis económica y social desde la muerte de Franco). Y en fin, ¿para qué seguir, si de todos modos el daño está hecho y por lo que parece seguiremos padeciéndolo, porque en ningún país de esos 27 se perciben amagos de rebelión, más bien al contrario, sus pueblos se han acostumbrado a obedecer las órdenes de Bruselas sin chistar. ¡Hay que joderse!, como diría el ayudante de Nicholas Cage en aquella película que... ¿se acuerdan?

Algo parecido sucede con el llamado multipartidismo en España: tanta lucha y tanto esfuerzo por eliminar el bipartidismo, hasta que lo lograron: ahora tenemos, en lugar de dos, cuatro partidos aspirantes al puesto de mando del país ibérico. ¿Y qué hemos logrado con eso? Pues ya ven el otro berenjenal que se ha formado, que pasan los meses, surgen y aumentan los líos y las divisiones, y hasta crece el odio, que es lo peor, entre esos cuatro nuevos partidos, y no hemos podido formar un gobierno, y no se sabe hasta cuándo. Se acabó el bipartidismo. Pues si eso es lo que querían, ahí lo tienen: ahora a aguantar como mulos los rollos y los entuertos que se formarán en cada ocasión en que haya elecciones con más de los dos partidos tradicionales: todos desaforados por alcanzar el poder, cosa que no hubiera sucedido si hubiéramos continuado con el ritmo normal del bipartidismo que nunca ocasionó tantos problemas, que hasta el propio rey ha tenido que cambiar su agenda y no asistir a los juegos olímpicos por culpa de este nuevo, renovador, progresista, moderno MULTIPARTIDISMO. Pues como dirían en Cuba: “palante el carro”, o mejor “a bailar y a gozar con la sinfónica nacional”...

Y mientras, ¿quién es el más perjudicado? Hombre, pregunta tonta a esta hora: ¿quién va a ser sino el pueblo? Porque los políticos discuten y disparan discursos llenos de mentiras y de tonterías que cada vez menos personas se los creen, pero sus sueldos no se alteran, más bien al contrario, porque hay algunos cuyas caras son de mármol, que hasta han tenido la desfachatez consentida de aumentarse el sueldo. Pero eso es tan normal como la corrupción, que no se acaba de eliminar, pues cada día surgen nuevos casos en todos los partidos, grandes y pequeños. Pero nosotros, los que no tenemos coche en que movernos, corremos el riesgo de perder nuestras pensiones o al menos verlas rebajadas, y bajar nuestro nivel de vida, porque unos mequetrefes que podrían estar recogiendo manzanas en lugar de reuniéndose para decir no, o para decir sí, pero... mantienen sus vidas pletóricas de prebendas, privilegios y muchos hasta lujos, y que se hunda el barco. Como diría aquel congresista en uno de sus grandes momentos: ¡manda huevos! Y a esperar, a ver hasta cuándo tenemos un país sin gobierno... aunque pensándolo bien, ¿de qué nos servirá cualquier gobierno que se forme? ¡Hum! Pues para mí de lo mismo de lo que nos sirve la susodicha Unión Europea. O sea, ¡de nada! Con todo mi respeto para las excepciones, que son cada día menos...

Augusto Lázaro




http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 18 de julio de 2016

CUIDADO CON LOS FAVORES

Una señora realmente encantadora me “acusa” de ser un mal amigo y un mal vecino, porque no quiero ir a su casa diariamente a explicarle algo de informática que ella no maneja bien. Sin entrar en el tiempo que tendría que dedicar a esa altruista labor, la cuestión es muy simple: cuando voy a su casa y me paso un par de horas con ella intentando que aprenda las cosas elementales para manejar un ordenador con Internet, la paso divinamente... pero al volver al día siguiente... ¡se le ha olvidado todo lo que le enseñé el día anterior! Y tengo que recomenzar siempre de cero, y eso, de verdad, no me apetece repetirlo constantemente al notar que es inútil, pues parece que su memoria no está preparada para retener mis ”enseñanzas”... Esto parece una fruslería, pero no lo es. Hacerle favores a la gente es muy loable, pero puede traer consecuencias muy dolorosas. Le haces 29 favores a alguien que conoces con quien sostienes digamos no una amistad profunda, pero sí buenas relaciones, y un día, porque no estás de humor para eso, o porque no te apetece, o por cualquier otra cosa, no le haces el favor #30... y esa persona la emprende contigo tratándote entonces como la aludida: mal amigo, mal vecino, insolidario, etc. El ser humano funciona así...  

Recuerdo una anécdota que oí de niño, no sé si de mi padre o de algún otro familiar, sobre un mendigo que diariamente acudía a una casa de personas de las llamadas “pudientes” a pedir un plato de comida. La señora de la casa siempre salía con el plato y se lo entregaba al mendigo, que lo agradecía con palabras entrecortadas que apenas se le entendían. Un día, la señora amaneció con descomposición estomacal que le provocaba dolores insoportables, y durante todo el día los padeció estoicamente, pues debía atender a sus hijos, a su esposo y a las cosas de la casa, ya que era una de esas mujeres que sólo se dedican a las labores domésticas mientras el marido mantiene el hogar. Al tocar a la puerta el mendigo, como lo hacía todos los días, la señora le gritó desde adentro que se fuera, que no estaba para nadie, que no la molestara ahora, pues ese día no podía darle nada. El mendigo entonces, la emprendió contra ella, calificándola de ingrata, malvada, hija de puta, y cuantos improperios se le ocurrieron sacados del lenguaje vulgar de la calle. Una anécdota aleccionadora, por supuesto: la señora alimentó al mendigo durante largo tiempo, y por un día en que no pudo mantenerlo, ya ven cómo reaccionó el pobre hombre...

De estas anécdotas se desprende que hay que tener mucho cuidado y asumir lo que escribió Gustavo Eguren en su novela GASPAR PEREZ DE MUELA QUIETA, medio panfletaria, porque planteaba, como tantos, que en Cuba nadie comía antes de la “Revolución”. Pero eso no es lo fundamental. Lo fundamental es que la novela está llena de cosas como ésta: “no hagas favor que no te pidan, pasarás por santo o por entrometido, carreras ambas largas y de mucha penitencia”...

No me resisto a publicar aquel soneto tan lleno de sabiduría, cuyo autor desconozco porque no he movido un dedo para averiguarlo: lo que vale es el poema y ahí va:

“Escucha, Fabio, tu mejor amigo / es aquel a quien nunca protegiste. / Si a un amigo favores mil hiciste / y uno dejas de hacerle, es tu enemigo. / Brinda al extraño protección y abrigo / y no te pese, que, si bueno fuiste, / quién sabe si otro pobre a quien no diste / su pan alguna vez parta contigo. / El extraño te pide, y agradece / lo que tu mano en su dolor le ofrece / porque nada con ello le has pagado. / En cambio, del amigo que más quieras, / tonto serás si gratitud esperas: / ¿Le hiciste un bien? ¡Estabas obligado!”...

Augusto Lázaro


www.facebook.com/augusto.delatorrecasas




domingo, 10 de julio de 2016

LA CANICULA: ESO ES

1

Madrid: “todos los autobuses tienen aire acondicionado”. Cierto, lo tienen todos. Pero... ¿los ponen todos? A esa pregunta la respuesta sería otra: No. Depende del conductor del autobús: si es muy friolero, si está de mal humor y quiere fastidiar a los viajeros, si pasó una mala noche y está cabreado, si tiene problemas con su pareja, etc.
Porque en los primeros días de julio he tenido la “suerte” de usar las líneas 3 y 148 de la EMT de Madrid, y en algunas ocasiones ni gota de aire, precisamente en los días más calurosos de este mes. Y óigame, ¿sabe usted lo que es un golpe de calor? Pues parece que algunos (por suerte, la inmensa minoría) conductores de autobuses lo ignoran. A mí me dio uno en el verano de 2003 y no quisiera repetirlo. Por supuesto, no pienso contarles lo que pasé. Pero eso es preocupante: ¿por qué tenemos que ir en un autobús que tiene su aire acondicionado para ponerlo, no como aderezo del equipo, y ver a varias señoras (y a algunos señores) abanicándose y con gotas de sudor en la frente, en un transporte público que pagamos todos con los altísimos impuestos del señor Montoro? ¿Quién responde a esa pregunta?

2

Los que tienen Internet en sus móviles o en sus ordenadores me imagino que estarán hasta las narices del abuso insoportable de los avisos de las cookies, cuya desfachatez no tiene parangón en la corta historia de este invento. Aparecen en todas partes, sin previo aviso, ocupan parte de las páginas que estemos viendo o leyendo, insisten en que aceptemos que son la octava maravilla del mundo porque recopilan datos que no queremos que recopilen (todo lo hacen, claro, sin nuestro permiso) y hasta en algunos casos como por ejemplo en un móvil donde se marca la web de El Confidencial o la página de Kadaza España Noticias, sale su letrero ocupando los dos tercios de la pantalla, y no puede eliminarse de ningún modo, a no ser que aceptemos lo que nos dicen de las ventajas atroces de las dichosas cookies. Me pregunto por qué tenemos que soportar esa arbitrariedad. ¿Por qué no podemos eliminar esas cookies que no nos interesan para nada? ¿Por qué ninguna institución toma medidas contra ellas y permite que nos machaquen contra nuestra voluntad? Y la única respuesta que encuentro es que en España el usuario está totalmente desprotegido ante la invasión de grandes empresas omnipotentes contra las cuales nadie quiere tomar medida alguna, porque, como dice el refrán, “la soga siempre se rompe por la parte más débil”. Y la parte más débil somos, siempre, los ciudadanos de a pie que no tenemos un padrino poderoso que nos apoye y ayude...

3

Nunca he entendido por qué la atención dental no está amparada por la Seguridad Social, como el resto de las especialidades de la salud, porque un cardiólogo es gratis, un otorrino es gratis, un dermatólogo es gratis, un urólogo es gratis, cualquier especialista de la salud es gratuito (aparte de que existe también la medicina privada, pero quien no pueda o no desee acudir a ella, ahí tiene a su disposición todo lo relativo a la salud, completamente gratis)... ¡Ah!, menos los dentistas: a ésos hay que pagarles, si quieres empastarte una muela o hacerte una prótesis. ¿Por qué? ¿Son los dentistas más lindos que los demás especialistas? ¿Son mejores personas? ¿Tienen más derechos para cobrar que los demás facultativos? ¿Por qué ese privilegio? He enviado cartas al Ministerio y a varias instituciones, y hasta a algunas revistas, y ¡nada! Silencio en la noche, como el famoso tango. Me gustaría que alguien con vergüenza que ocupe un cargo de importancia en alguna de esas instituciones me diera alguna explicación creíble y convincente de por qué los dentistas son, como una vez publiqué en La Envolvencia, “los privilegiados de la salud pública”...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

sábado, 18 de junio de 2016

EL AÑO DE LA RESTA

La cuestión es quién va a resultar vencedor: LA ENVOLVENCIA o yo, que soy su autor. Pues eso. L A quiere seguir publicando sus entradas para que las lean los 4 gatos que pierden su tiempo porque parece que no tienen otra cosa mejor que hacer y yo
quiero darle el “teboté” definitivo y así me quito de la cabeza (que como decía mi padre, no se hizo sólo para usar sombrero), otro asunto más que me roba algo de tiempo, y que como estoy en “el año de la resta”, me ayudará a despejarme todavía más de lo que hasta ahora me he despejado, incluyendo (sobre todo lo demás) la eliminación de nombres, teléfonos, e-mails, direcciones, cumpleaños, etc., que poco a poco he ido borrando (literalmente) de todos mis registros, cada cual por su correspondiente causa...

===

Luis, el director, cuando entró en mi espacio se asombró de no ver como siempre veía una foto de una de las mujeres que más he querido en los últimos años (y que ahora vive en su país natal por cosas de la vida que pasan cuando suceden y son inevitables... o quizás no, pero en fin)...

--La quité porque no me felicitó el día de mi cumpleaños, y yo, a las personas que felicito por el día de su cumpleaños, lo mínimo que les exijo es que tengan conmigo esa reciprocidad. Y como ésta no la tuvo, chirrín chirrán...

--Pero... coño, no es para tanto.

--Pues yo creo que sí lo es. Si yo te felicito siempre por tu cumpleaños y a ti se te olvida hacerlo por el mío, eso quiere decir que yo a ti te importo una mierda, porque un cariño no se olvida nunca, querido Luis...

===

Otras dos de esas que yo tontamente consideraba “amigas” (sin entender por qué está algo así como “prohibido” en una democracia sostener relaciones de amistad afectivas entre dos grupos de personas que conviven pero que son distintas por el lugar que ocupan en la sociedad hipócrita en la que vivimos) tampoco parece que se acordaron de mi cumple, y de aquello nada. Una de ellas estaba de vacaciones, la otra de baja por accidente. Ambas situaciones no les impedían sentarse 15 segundos frente a sus móviles y enviarme 2 sms de felicitación. Con mucha más razón porque antes yo, además de pasarles a ambas el correspondiente sms, había colocado en las taquillas de sus respectivos trabajos 2 bellas postales (que por cierto no son nada baratas) para felicitarlas por tan señalado día.Y todo eso de corazón, de verdad, sin un ápice de ostentación ni un adarme de necesidad de “quedar bien”, pues a mí nada me obligaba a quedar bien con ninguna de las 3 susodichas (ni con otros que no menciono porque no viene al caso aumentar esta lista de personas “borradas”) ahora inexistentes en ninguno de mis registros informáticos...

Y para colmo, una de las aludidas me mostró una tarde su móvil donde dice que tenía 3 mil fotos de amistades. Le pregunté si tenía alguna mía, me dijo que no, y entonces yo le dije:

--Pues en tu vida yo soy el número 3,001... ¡Qué buen lugar ocupo, carajo!

===

Y ASI SUCESIVAMENTE...

Por eso, entre las posibles “eliminaciones” estoy analizando si cae también La Envolvencia, que en definitivas no me produce otro placer que escribir las entradas, sabiendo que nadie va a leerlas...

No es que me haya vuelto misántropo ni misógino, pero de seguir por este camino empedrado que conduce ya se sabe a donde, a pesar de sus buenas intenciones, no dudo que muy pronto seré uno de ésos que pregonan su “odio” a la pobre humanidad que no tiene la culpa de que 3 ó 4 ó 12 personas mal valoradas por mí, me hayan puesto a meditar si vale la pena y si la amistad existe de verdad o no es más que otro de los muchos convencionalismos que pueblan esta sociedad tan maltratada y que vive su peor momento (políticamente) desde hace algún tiempo...

En fin, que el optimismo dicen que es bueno... quizás, cuando es otro quien lo practica con uno, pero ya lo dijo el personaje inolvidable de la obra de Voltaire: “pesimista es un optimista bien informado”. ¿Seré yo un optimista bien informado?, me pregunto...

Augusto Lázaro






(y el correo y el móvil y... demasiadas cosas, ¿verdad?)

lunes, 23 de mayo de 2016

AHI VIENE EL LOBO

“Donde el dolor desgarre, / donde la miseria oprima, / donde el peligro amenace, / donde la maldad impere... / allí estará Tamakún: / el vengador errante...”

Así comenzaba diariamente el capítulo de una serie que radiaban en la década del 50, y que yo oía en el pequeño radio de mi casa de niño, que era el único equipo eléctrico que había en aquel entonces, y que mi padre, haciendo sacrificios, había comprado para oír “la pelota” (el béisbol), programas de música, y novelas que oía mi madre, y de vez en cuando nos arrastraba a esas tramas que siempre se interrumpían en el momento culminante para continuarlas al día siguiente. La serie a que me refiero en el comienzo era la de Tamakún, episodios más bien de aventuras, con todas las atracciones que para niños y adultos resultaban de interés e incluso apasionantes. Claro que siempre triunfaba el bien sobre el mal. Tamakún luchaba contra los malos y siempre los vencía con su valor, astucia y heroísmo...

En estos tiempos donde el dolor desgarra, el peligro amenaza y la maldad impera (no hablo de la miseria, aunque puede que también tenga que dedicarle una entrada si seguimos como vamos) necesitamos a algún héroe de la categoría de Tamakún, a ver si puede desenredar la pita de este entuerto, que parece que no nos lleva a ninguna parte, a no ser al precipicio en que podemos caer en picado, por el egoísmo, la soberbia, y el enorme desamor que sienten quienes son dueños y señores de nuestras vidas, que jamás se acuerdan de que están donde están porque los hemos puesto ahí para que nos recuerden, cosa que parece imposible para personas que no conocen la vergüenza, la dignidad, la honradez, y que viven eternamente con la única misión de colocarse en un poder que les dará la gloria y el dinero (sobre todo este último) que los diferenciará cada día más del resto de sus contemporáneos que no tienen la suerte, o más bien, el descaro y la habilidad de quienes prometen y prometen lo que no van a cumplir, no porque no puedan sino porque no les interesa...

Alguien ducho en cuestiones de índole sospechosa dijo una vez que a Europa (la vieja, emputecida y estancada Europa) le hacía falta un Winston Churchill, entre otros grandes próceres que pensaran en los europeos y no en ellos mismos, y que pudieran sacar adelante este continente del desmembramiento y la ruina que parece amenazarlo desde hace algunos años. El continente que debiera avergonzarse de haber provocado dos guerras mundiales con más de 50 millones de muertos, sin contar el sufrimiento, el dolor, el luto, la destrucción, y los problemas mentales y físicos que crean las malditas guerras, cuyas estelas repercuten y permanecen per seculam seculorum sin que ni siquiera el tiempo, que todo lo cura según los optimistas a ultranza, pueda sacárnoslos de nuestros recuerdos que nos siguen martillando mucho tiempo después de izar las banderas blancas de la aparente paz...

Y aunque parezca exageración mía, la paz en Europa está nuevamente amenazada, y aunque parezca exageración mía (y ojalá lo sea), tal como van las cosas, con el auge de movimientos populistas y de extrema izquierda y derecha que ganan adeptos increíblemente en muchos de los países miembros, no darle importancia a ese “detalle” puede llevarnos a una gran confrontación que cada día, sobre todo en España, me parece más inevitable. Se ha exagerado la tolerancia y se ha malinterpretado el concepto de la democracia, y llegamos al punto en que cualquier cosa está aceptada como “normal”, y la cantidad de maleantes y delincuentes que gozan de impunidad es tal que de verdad que mete miedo pensar que los malos nos están ganando la batalla, con el apoyo cada vez mayor de una gran parte de la población que al parecer simpatiza con esa gentuza...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

lunes, 16 de mayo de 2016

EL GOLPE MAS DOLOROSO

Leyendo algunos escritos sueltos de Fernando Arrabal, me encontré con estos versos que no sé si serán suyos o de otro autor cuyo nombre no aparece. Recordármelos fue como un golpe que recibí muy adentro, pues la vida se compone de alegrías y tristezas, y a veces, por mucho esfuerzo que se haga, la segunda prima sobre la primera. Estos son los versos:

   Enterraron por la tarde


     la hija de Juan Simón
     y era Simón en el pueblo
     el único enterrador...

     El mismo a su propia hija
     al cementerio llevó.
     El mismo cavó la fosa
     pronunciado una oración...

     Y allá, al caer la tarde
     del cementerio salió.
     En una mano la pala,
     en el hombro el azadón...

     y la gente preguntaba:
     ¿de dónde vienes, Simón?
     --Soy enterrador y vengo
     de enterrar mi corazón...

Estos versos fueron trasladados a la música, pues recuerdo que de muy joven oía en la radio a algún cantante de actualidad en aquellos años que entonaba el golpe de mala suerte que traduce la canción versada o viceversa, patética en verdad y con la fuerza de no dejar indiferente a ninguna sensibilidad. Como era de esperar, afloraron mis recuerdos, el tipo de recuerdos que yo lucho por desterrarlos de mi vida y que no puedo lograrlo: cuando menos lo espero, aparecen y me dicen que todavía eso no es historia muerta, y que no deben ni pueden olvidarse. 

Mi padre murió en mis brazos, a las 6 de la mañana de un 6 de junio de 1966 (coincidencia del maldito numero 6). Al menos, lo vi vivo en sus últimos momentos. Pero a mi madre no la vi morir, ni siquiera pude verla insepulta, pues cuando murió, yo vivía en Santiago de Cuba, y por la pésima situación del transporte (fue en 1991) no pude llegar a tiempo a Pinar del Río, mi ciudad natal, donde vivía ella con mi hija mayor. La mejor mujer que he conocido en toda mi vida murió de cáncer de nasofaringe, con apenas algo más de 40 años. Nació después de mí y murió antes que yo. He visto sufrir y morir a muchos familiares y amigos, y sé que, como dijo mi tocayo Monterroso en su discurso de aceptación del Premio Príncipe de Asturias, “la vida es triste”, y sólo vivimos momentos felices, pero no podemos decir nunca que somos felices. Voluntad de la Naturaleza en su injusta decisión de lo que debe suceder a cada ser humano.

Pero el dolor más grande y poderoso que puede sufrir un ser humano es ver morir a un hijo. He tenido la suerte de no verlo, y me horrorizo sólo de imaginármelo. En estos versos aparentemente vulgares, rebuscados y de poca monta, hay una verdad que no puede soslayarse: la muerte de una hija, en este caso, es un golpe demoledor del que nadie se recupera jamás. No puedo pedirle a Dios que yo no tenga que pasar por ese trance, pero confío en que la Naturaleza, la Vida, la Casualidad, o lo que sea que exista si es que existe algo, me libre de semejante tragedia, y tenga la dicha de morir antes que mis hijos, pues un golpe como ése sería para mí casi imposible de superar...

Augusto Lázaro


www.facebook.com/augusto.delatorrecasas



lunes, 9 de mayo de 2016

RAZONES DEL SILENCIO

Al principio de crear LA ENVOLVENCIA recibía algunos comentarios (no muchos) sobre las entradas que solía publicar los lunes, sin faltar uno solo de esos primeros días de cada semana. Poco a poco, los comentarios fueron desapareciendo, hasta no tener ninguno. Recuerdo que en aquel entonces yo también solía leer algunos blogs de personas amigas o conocidas vía Internet, así como otras publicaciones a las que dedicaba con mucha atención varias horas de mi tiempo semanal. Mis lecturas de esas publicaciones también fueron decreciendo, hasta llegar a hoy, que realmente dedico muy poco tiempo a leerlas, dándole preferencia a los periódicos y a algunas revistas o suplementos de esos periódicos, pues prefiero leer en papel y no poner mis ojos un par de horas en la pantallita que nada bueno reporta a la vista, según consenso médico/especialista. Pero en fin, que el caso es que he llegado a la conclusión de que en el mundo hay demasiadas cosas que requieren nuestra atención, entre ellas la lectura, y que como de todos modos vamos a morirnos, y algunos “más temprano que tarde”, tenemos que priorizar nuestro tiempo dedicado a la lectura, y por lo tanto, Internet queda relegado a segundo plano, en lo que respecta a mi caso personal, que nunca he sido de esos que se pasan el día pegados a sus computadoras (ordenadores) y a sus móviles (que también tengo y al que dedico menos de una hora al día) como si la vida para ellos se redujera a esa dedicación con visos patológicos en la mayoría de los casos...

Demasiados blogs, sin dudas algunos interesantes, pero el día sólo tiene 24 horas, a las que descuento las 6 que dedico a dormir, y otras 6 a menesteres domésticos y de otra índole más práctica, y el resto a la lectura, con algo de música y de películas o series por TV, a las que dedico bastante poco tiempo. Y ni siquiera pienso ya en la cantidad de libros que me voy a morir sin leer, pues sería, además de inútil, estúpido padecer por algo que no tiene remedio posible. La leche derramada. En lo que hay que esforzarse es en que no se derrame, y lográndolo nos ahorraríamos muchos sinsabores y frustraciones evitables. Y volviendo al temita del blog y de sus derivados, escribir es además de todo lo que de esa acción intelectual se ha dicho y no voy a repetir, una costumbre que es muy difícil de quitar. Quizás por eso, a partir de ahora, de vez en cuando, me dedique a teclear alguna tontería que tal vez sea leída por unos cuantos que no encontrarán nada más productivo que hacer, y por ello merecerán mi admiración y mi asombro...

En resumen, que La Envolvencia no desaparecerá de mis quehaceres como el Twitter (por razones ya explicadas), ni tampoco el Facebook, al que sólo dedico el tiempo imprescindible para ver (también asombrado) cómo todavía hay algunas personas que se ocupan de leer lo que yo escribo, a pesar de que conozco a muchas que SI tienen cosas importantes que hacer en sus vidas, por lo que mi agradecimiento a ellas es óptimo. Y en cuanto al blog El Cuiclo, igualmente de vez en cuando aparecerán textos literarios para continuar con el espacio sin que de pronto se evapore por arte de Blogger y no se puedan encontrar las novelas y las piezas teatrales que he publicado en ese blog...

Por lo tanto y expuesto, queridos amigos, mis respetos a todos en general, incluyendo por supuesto a aquellos que dedican muchas horas diarias a este invento que ha revolucionado (o involucionado) nuestras vidas hasta el punto de que hay millones de seres humanos que preferirían no alimentarse antes que renunciar a sus celulares o a su dedicación a Internet, que puede ser muy bueno, y también muy malo, dependiendo del uso que se le dé y de lo que se busque y encuentre en sus millones de páginas web. La vida es eso, como diría el poeta Manuel Díaz Martínez, pero también es otra cosa fundamental: vivir. Vivir primero, y después todo lo demás... Un abrazo enorme de

Augusto Lázaro


www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

martes, 19 de abril de 2016

PAIS EN FUNCIONES

¡VIVA EL MULTIPARTIDISMO!

Quienes sostenían una lucha abierta contra el bipartidismo deben estar de plácemes: al fin lo lograron. Ya no hay sólo 2 grandes partidos que se disputan la hegemonía de la gobernabilidad. Ahora hay 4. Y da gusto ver el berenjenal que han formado con tal abundancia de aspirantes a la mamandurria: pasan días, semanas, meses, y no hay manera de que se pongan de acuerdo para formar gobierno. Me imagino cómo será cuando haya 8 partidos con posibilidades de acceder al poder y la gloria que da el mismo. Nos pasaremos años sin gobierno, dilapidando el precioso tiempo de los españoles en reuniones, mítines, intentos de pactos, insultos, propagandas, dimes y diretes, hasta que el cansancio y el agotamiento general logre que sólo vuelvan a quedar los 2 partidos tradicionales a los que se tendrán que unir tantas ramificaciones multitudinarias, y de ese modo, cuando haya nuevas elecciones, será cuestión de días formar el nuevo gobierno que haya que formar, como siempre ha sucedido, y como siempre tendrá que seguir sucediendo, porque hay una realidad que sólo los idiotas pueden negar: con todas sus complicaciones, el bipartidismo es muchísimo mejor que la proliferación de decenas de pequeños grupos con el nombre de nuevos partidos, que ni siquiera son capaces de ponerse de acuerdo para ver quién o cuál será el que mande. Si es que el nuevo gobierno pueda por fin mandar en algo...

¡ARDEREIS COMO EN EL 36!

Una pobre ignorante de la historia y de todo lo demás lanzó ese grito en una capilla donde rezaban algunos creyentes que se asombraron del asalto, no al cielo, sino a la tierra que cobijaba unas creencias que yo mismo no comparto, pero que la mínima educación me hace respetar en cualquier circunstancia. La pobre ignorante no sabía que con esas bárbaras palabras estaba proclamando que si el partido al que ella pertenece toma el poder podría provocar una nueva guerra civil de consecuencias imprevisibles, porque esta vez hay UE y hay OTAN que habrá que ver cómo intervendrían, y quizás, en el peor caso, cuando volvieran a perder la guerra como en el 39 (no creo que sean sus dirigentes tan estúpidos que piensen implantar en España el totalitarismo stalinista así sin más), no se sabe a qué grado llegarían las represalias de los nuevos vencedores que esta vez no serían tan... digamos permisivos para muchos de los que lucharon quizás pensando que lo hacían por una buena causa, pero sin ninguna razón que justificara esa nueva contienda... Aunque sólo fue Corcuera el que lo dijo (“si el PSOE pacta con Podemos yo me borro del Partido Socialista ¿Obrero? ¿Español?”) hay miles de militantes y muchos dirigentes que le dirían adiós al PSOE hasta el punto de que éste comenzaría su último camino, hacia la desaparición inevitable...

LAS MUJERES SON MEJORES

Me gustaría ver una fuerte competencia entre dos mujeres que se las traen, y que quizás alguna de ellas lo haría mucho mejor que los hombres que hasta ahora nos han gobernado. Cristina Cifuentes y Susana Díaz protagonizarían una campaña electoral jamás imaginada en España. ¿No sería un espectáculo digno de un pueblo que está cansado ya de ver en el gobierno a hombres que sólo piensan en ellos mismos y les importa una mierda lo que piense el pueblo? Pues adelante, a ver a quién se le ocurre apoyar esa idea. Pero no, ¡qué va a ser eso! Eso de la igualdad no se lo cree ningún dirigente de ningún partido. ¿Mujeres gobernando? ¿Dónde están los defensores de la cacareada igualdad en la que no creen y sólo la usan demagógicamente? A ver, demuestren que son veraces, que son honestos en sus planteamientos, que son capaces de renunciar y de cederle el paso a esas mujeres que tanto dicen apoyar, comprender y hasta amar. Cristina y Susana. ¿Por qué no? ¿Qué tienen en  contra si ambas están mucho más limpias que ustedes, hombres políticos desprestigiados y mentirosos?

Augusto Lázaro

www.facebook.com/augusto.delatorrecasas


lunes, 21 de marzo de 2016

ODA SUCIA AL ASPIRANTE TRANQUILO

La primera vez aceptó a Campo Vidal como moderador, sabiendo que el señor Vidal es un enemigo oculto que siempre haría todo lo que pudiera por que él perdiera el debate. Y así lo hizo. No obstante, la segunda vez, con Pedro Sánchez, también se dejó “meter” a Campo Vidal como moderador (que en lugar de moderar permitió lo indecible, hasta que lo llamaran indecente sin hacer nada por evitarlo, ni siquiera reprender al contrincante). Vaya, que un perro no se hubiera dado el golpe con la misma piedra más de una vez. Sin embargo, el señor tranquilo se lo dio. Y no dudo que, de haber otro debate, volvería a aceptar como moderador al señor Campo Vidal...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”

Perdió las elecciones europeas, perdió las elecciones autonómicas, perdió las elecciones municipales, perdió las elecciones generales del 20D, a pesar de obtener más votos que los demás, pero tras haber perdido todas sus mayorías absolutas en todo el país, y de los 186 escaños que tenía se quedó con sólo 123...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”

No se ocupó de parar en firme la avalancha de múltiples casos de corrupción, que dejaron a sus votantes enfadados y quizás  con deseos de no volver a votar a su partido, de ahí el enorme bajón que ha dado, corriendo el peligro de que, de haber unas nuevas elecciones, pase a ocupar el segundo o tal vez el tercer lugar en votación, lo que sería el preámbulo de un camino irreversible hacia la nada...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”...

Cometió un error gravísimo al darle, con su apoyo partidista, la oportunidad al señor Patxi López (del PSOE) de ser el Lehendakari del País Vasco en unas elecciones en que de no ser por el apoyo de su partido, el señor López no hubiera podido pasarse 4 años poniéndole trancas y frenos a cada iniciativa, y procurando estar siempre en contra de las ideas que salían de la agrupación que le servía de sostén en su cargo. Pero otra vez volvió a golpearse con la misma piedra, al permitir que (caso único en la historia de la democracia española) el mismo señor López (reconocido anti-PP) ocupara el cargo nada menos que de Presidente del Congreso de los Diputados, el tercer poder de la nación, cuando esa posición siempre estuvo en manos del partido más votado en las elecciones...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”...

Con la excusa (quizás obligado por las circunstancias, por las órdenes de la maltrecha Unión Europea, y con el fin –esta vez con toda su razón- de evitar el rescate de España al igual que había sucedido con Grecia y Portugal con los resultados conocidos) de que para afrontar la crisis y lograr la menos efectiva repercusión en el pueblo español, tuvo que hacerlo, se lanzó a la desagradable y durísima tarea de recortar beneficios y posibilidades que debilitaron el respaldo del pueblo a su gestión, e hicieron que bajara de forma alarmante su caudal de escaños con mayoría absoluta, a los raquíticos 123 con que puede contar actualmente...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”...

Y a pesar de que, dentro de su propio partido, hay voces que claman por un cambio, él persiste, con una tozudez digna de mejores empeños, en seguir “muriendo”, sin dejarle el testigo a otro candidato que quizás lograría sortear la debacle que todos esperan, con .la increíble aprobación de sus co-líderes más destacados que continúan pensando (o haciendo que piensan) que nadie como él puede salvar el partido. Quizás yo me equivoque y los “barones” del PP sepan lo que hacen, y quizás este partido, el principal de España hoy, pueda volver a llevarnos a los años donde todavía gozábamos del estado de bienestar que hemos ido perdiendo con la espantosa cifra de más de 4 millones de desempleados que parece que no hay dios que pueda superar. Habrá que esperar a ver qué nos deparan las próximas semanas, pero pase lo que pase, la historia está hecha y algún día habrá que buscar la culpa a la que hoy casi todos le zafan el cuerpo...

Augusto Lázaro



pd: los versos entrecomillados pertenecen al poema MASA de César Vallejo

esta entrada se podrá leer en sólo texto mañana en Facebook



lunes, 14 de marzo de 2016

PROGRESISMO SIN PROGRESO

Según la RAE (de la lengua) la palabra progresista significa:

1)      partidario del progresismo
2)      se dice de la persona, partido o movimiento político con ideas o programas de tipo político y social avanzado

Y la palabra progresismo:

 s. m. ideología y doctrina partidarias del progreso social en todos los órdenes y especialmente en el político-social.

Atención a la definición primera: “partidario”, no ejecutor, del progresismo. Pero se puede ser partidario de algo y no deber, poder, o querer ejecutarlo. Me vienen a la mente varias palabras que algunos colectivos sociales se han tomado como privativas suyas, por ejemplo: “día del orgullo gay”, cuando pudiera también haber días del orgullo hostelero o del orgullo taxista, sólo que los gays han sido más listos o más inteligentes y se han apropiado de ese término, y ya sólo dicen “día del orgullo”: todo el mundo sabe que se trata del orgullo gay, no de otro de los muchos que pudieran existir, digamos, el orgullo agricultor, que si hay alguien con grandes valores para sentirse orgulloso es ese trabajador que produce no sólo los alimentos de los españoles, sino parte de los que se envían a países con sus poblaciones más necesitadas. Y sin embargo, nadie le rinde su merecido homenaje ni se hacen fiestas para celebrarlo.

Otra palabreja tan mal usada que a veces da risa: democrático. Sólo un ejemplo bastaría para demostrar lo alejado de su significación que esta(ba) en algunos países, sobre todo los del bloque borrego de la difunta URSS: la República Democrática Alemana. Y vamos a ver, que ese país de democrático tenía lo que yo de astronauta. Los comunistas se han especializado en usar términos que casi siempre indican lo contrario de lo que son, y “democrático” es sólo uno. Cuba, “la isla de la libertad”, otro ejemplo “digno”, etc. Curiosamente, ese satélite de la URSS hasta la reunificación tiene el “honor” de ser el único país del mundo moderno que construyó un muro no para que no entraran extranjeros, sino para que NO SE FUERAN SUS HABITANTES a quienes los esbirros de Honnecker y sus antecesores no vacilaban en ametrallar cuando algunos intentaban huir de aquel “paraíso comunista” en busca de la libertad amordazada, maniatada y encarcelada.

Volviendo a la RAE y a su “progresismo”: muchos de nuestros políticos no se cansan de repetir la palabra mágica: “progresista”. Cuando la oigo repetir tanto me acuerdo del refrán “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”. Y quienes usan tanto esa palabra casi siempre, una vez en el poder, se olvidan del significado que la RAE le da, y a vivir la dolce vita cobijados por la mamandurria, como se ha demostrado ya en tantos países, cuyos slogans del progresismo ya sabemos lo que llevó realmente a esos pueblos como los de Europa del Este, todos gobernados indirectamente (directamente eran gobernados por la URSS) por gobiernos “progresistas”, y comparándolos con nuestros países occidentales NO PROGRESISTAS, ¿quiénes salen ganando por goleadas? No hay más que comparar (sin odios, como dicen que tienen las comparaciones) las dos Coreas: ¿hay alguien que crea que la del Norte es la progresista y la del Sur la atrasada, subdesarrollada, mal alimentada, etc.?

Deberían estudiar un poco más la Historia aquellos que tanto defienden y repiten que son “progresistas” (o desean serlo) y acabar de una vez de entender que los 20 países más ricos, desarrollados y prósperos del planeta (incluyendo la súper capitalista China de un solo partido) no están gobernados por partidos que se hacen llamar “progresistas”, sino simplemente por partidos democráticos de verdad y amantes (y ejecutores) del bien más preciado del ser humano según Don Quijote: la LIBERTAD. Así que basta ya de engañar a los ingenuos, que por desgracia a estas alturas todavía quedan millones en la península que se tragan la píldora del “progresismo” sin progreso que es lo que realmente pueden ofrecerles estos nuevos y viejos césares de la decadencia que no se adaptan a los cambios que ocurren en este planeta que quizás esté viviendo sus últimos tiempos como tal...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

martes, 23 de febrero de 2016

LINTERNA EN EL GIMNASIO

--Pero, señor Diógenes, ¿qué diablos hace usted aquí con esa linterna a media mañana?
--¡Ah! Pues como siempre, hijo, buscando, siempre buscando.
--¿Buscando? ¿Buscando qué? Porque no me va a decir que todavía sigue usted con esa matraquilla de buscar un hombre. ¿No ha superado ese desatino histórico suyo?
--Hijo, con la edad es difícil superar muchas cosas.
--¿Y entonces?
--Pues nada, que ahora estoy buscando un político que no sea corrupto.
--Perdone, pero es usted ingenuo, porque no conozco a ningún político que no sea corrupto.
--Alguno habrá... y a ése tengo que encontrarlo, aunque sea lo último que haga en mi ya larga vida.
--Y suponiendo que lo encontrara... ¿qué iba a hacer con él?
--Está más claro que un día sin nubes, hijo: ponerlo de presidente a ver si arregla este potaje.
--Pues oiga, con todo respeto, señor Diógenes, los políticos no pueden ser honrados como usted cree que puede encontrar algunos. Y si me permite, le explico por qué.
--Soy todo oídos, hijo. A ver, desembucha.
--Pues oiga. No pueden ser honrados, porque lo que persiguen los políticos es:
1) ganar bastante pasta y vivir como jerarcas en espacios que rebasan los mil metros cuadrados.
2) prometer todo lo prometible y calidad suprema (como los turrones de La Viuda) de vida si son elegidos para posar sus traseros en las instituciones correspondientes (Congreso, Senado,  Comunidades, Ayuntamientos, etc.).
3) no cumplir nada de lo que prometieron antes de ser elegidos.
4) salir en periódicos, revistas, suplementos, la radio, la televisión, etc., figurando en otro estilo de famoseo, quizás menos chusma que el rosa, pero igual de sandio, y ganarse la fama que los ayude a ganar la fortuna que tan pronto toman posesión de sus cargos empiezan a amasar.
5) insultarse unos a otros, echándose la culpa de todo mutuamente, haciendo el paripé de que son los más veraces, los más esforzados, los mejores de la historia, y que los adversarios son los peores, etc.
--Pero... ¿y el pueblo?
--Pero señor Diógenes... ¿usted cree que los políticos se acuerdan del pueblo?
--Pero hijo mío, qué descreído eres. Claro que se acuerdan, no todos son así como me los has pintado.
--Ya veo que está usted, como se dice, detrás del palo.
--Traduce, hijo, que ya sabes que un viejo se mantiene al margen de la modernidad.
--Mire, mejor no hablamos de eso, porque usted está buscando un imposible y yo lo que veo es que su nueva decepción va a ser mayor a la que sufrió cuando no encontró aquel hombre que andaba buscando con su famosa linterna. Por cierto, veo que alumbra, se ve que es de las buenas, de marca, vamos.
--Pues sí, la compré hace unos días, porque la que traía alumbraba menos que una cerilla.
--En fin, que siga usted buscando, va y encuentra algún político honrado, que como dice y cree ud, alguno habrá, o quizás hasta varios, pero con lo que está cayendo y con el espectáculo que nos están dando, dudo mucho que haya tantos como se supone que debería haber. ¿No lee usted los periódicos, no ve la televisión?
--No, hijo, ya no tengo disposición, la vista me falla, y estoy cansado. Los periódicos publican lo que los jefes quieren que se publique, y la televisión sólo muestra desgracias, tragedias, tonterías, y ya yo no estoy para ver y oír tantas barbaridades.
--Tiene mucha razón. Mire, lo invito a tomarnos un cafecito ahí en la esquina, ya verá cómo se siente con más ánimos y hasta quizás abandona esa idea peregrina que lo está atormentando. Ande, vamos, anímese... y olvídese de los políticos. Haga como ellos, que se olvidan de nosotros los pobres mortales... Venga, vamos por ese cafecito...

Augusto Lázaro

www.facebook.com/augusto.delatorrecasas