lunes, 24 de abril de 2017

¡ESTAMOS RODEADOS!

+

Existe una especie de humanos que hace siglos ha ido creciendo en número. O será que hace siglos no se conocían. No lo sé. El caso es que esa especie que ahora yo veo que crece indeteniblemente es muy interesante: está formada por personas que creen saber de todo, que lo saben todo, y lo peor (además de no aceptar jamás que se han equivocado) es que se creen con el deber de “enseñarnos” cómo tenemos que vivir, lo que tenemos que hacer, y si nos pasa algo, recomendarnos cómo solucionar el asunto, incluso en temas de salud y medicinas, como si fueran verdaderos científicos a los que hay que oír y cuyos consejos hay que seguir. Si no... “no eres más que un ignorante”, piensan. Algunos lo dicen. A una de esas personas yo la llamo mamá, porque siempre me está “orientando” lo que TENGO que hacer y cómo debo vivir para superar mis limitaciones y vivir mejor... Mi mamá dejó de hacerlo cuando yo tenía alrededor de unos 9 años...

++

Hablaba Hermann Tertsch en su cuenta de Twitter que buscaba a algún mortal que le diera el truco para poder hablar por teléfono con un ser humano y no con máquinas (se refería a una cuenta que al parecer tiene contratada con Telefónica Movistar). ¡Ja! No sabe (o lo parece) que el truco lo tienen esas operadoras de telefonlia móvil, que una vez que estás contratado no te dejan salir de ellas ni con la guardia civil. O sea, que estás a sus órdenes: te has convertido en un esclavo de esa empresa y si intentas darte de baja, lo primero que debes hacer es comprarte unos buenos ansiolíticos, pues conozco el caso de un amigo que se volvió loco (está ingresado en un psiquiátrico, permanente) intentando darse de baja en esa misma empresa, hace ya algunos años. No lo logró,
y al final, tras visitas a médicos y especialistas, y compras de pastillas caras y demás, no pudo con sus nervios y fue a parar al hospital de donde lo remitieron al psiquiátrico señalado. Y todo esto sucede en España sin que ninguna institución haga algo por impedirlo. Somos esclavos de las operadoras de telefonía móvil: no podemos darnos de baja. Si ud no lo cree y tiene un contrato, inténtelo y ya me dirá...

+++

“Estamos rodeados”, era una frase que se repetía en la Cuba del período especial (que nunca ha sido superado del todo a pesar del petróleo venezolano) en tono de guasa, entre amigos, cuando hablaban de algo que no funcionaba bien (que era casi todo) y encontraban trabas para realizar su trabajo o salir bien en sus estudios. Algo que no acababan de comprender, a pesar de vivir en aquella realidad virtual que únicamente podían aceptar quienes tenían que vivir bajo aquel absurdo que ni siquiera en el teatro de Beckett podían encontrar. Esto viene a cuento porque la burocracia no es privativa de Cuba: existe creo que en todo el mundo, aunque la cubana sea un caso aparte. Pero en España yo he vivido situaciones tan absurdas que a veces yo mismo, delante de algunos amigos o hasta solo en mi espacio, sonriéndome al recordar aquellos tiempos, repito las mismas palabras: “estamos rodeados”, porque la realidad de la burocracia española es tan parecida a la cubana que a veces mis recuerdos confunden la regionalidad de las situaciones que provocan esas palabras tan graciosas y a la vez tan terribles...

Augusto Lázaro


http://elcuiclo.blogspot.com.es


miércoles, 12 de abril de 2017

RUINAS Y NOSTALGIA

La vida es una constante repetición de acciones que en casi todos los seres humanos resulta inevitable. Cada vez que abro los ojos al despertaarme por las mañanas pienso en que ese día voy a hacer lo mismo que hice el día anterior y lo mismo que haré el día siguiente, con una exactitud que llega a preocupar, si pensamos que somos unos seres raros, unos robots que funcionan de acuerdo a una programación electrónica establecida por su creador, que nos hemos convertido en seres más bien vegetales, mecánicos, cibernéticos, que respondemos a un programa que nos indica lo que tenemos que hacer cada día de nuestras vidas. Falso. Si investigáramos a fondo descubriríamos que casi todas las personas que conocemos o tratamos también hacen lo mismo todos los días, repitiendo hora por hora acciones, pasos, salidas, lugares, conversaciones, contactos con amigos o conocidos que vemos a diario sin detenernos a pensar si ellos también estarían pensando en nosotros como comparación a sus vidas que se parecen tanto a las nuestras que podríamos decir que han sido “programadas” por el mismo creador que nos ha programado a todos, o a casi todos, de la misma forma y con los mismos o parecidos resultados de rutina y mecánica en nuestra manera de vivir... Por eso es que...
Julio Cortázar dijo en su obra maestra, RAYUELA, algo así como que "todo lo que se escribe hoy y que vale la pena leer está orientado hacia la nostalgia"... y esta mañana lo he comprobado una vez más: me he levantado, como siempre, muy temprano, me he asomado a la ventana de mi habitación que da al fondo de la basílica de San Francisco El Grande, y he mirado unos minuitos los árboles (lo que queda de ellos) después de un largo invierno con mucho frío y mucha lluvia, y sólo veo ramas secas con algunas palomas revoloteando y ningún trazo humano que me diga que yo no vivo en el desierto de Gobi. Y me sucede lo que me sucede siempre, cada mañana, al asomarme a la ventana y ver sólo palomas y árboles sin hojas y "nada por todas partes", como dijo Gerónimo, el protagonista de la obra Magia Roja, estrenada por el Cabildo Teatral Santiago hace ya mucho tiempo. Y no puedo evitar los recuerdos de una de mis épocas felices...
...pero ahora, con los pies en mi habitación de hoy, en pleno 2017, mis recuerdos se vuelven a otro de mis amores imposibles (porque hay cosas imposibles, sin dudas) del que resultó ser un desengaño más cuyo único culpable he sido yo por no poder superar ese enorme defecto de idealizar a personas, lugares y situaciones, que me ha acompañado desde que aprendí a dar mis primeros pasos en ese misterioso avatar del amor que siempre nos tiende una trampa en la que solemos caer sin poder evitarlo, bien porque no nos damos cuenta a tiempo o porque somos humanos y no perros que serían incapaces de darse un golpe con la misma piedra más de una vez...
Es que la vida se repite, inevitablemente. Por eso se repiten estas divagaciones nostálgicas que quizáz nos ayuden a paliar un poco la monotonía de una vida que no planificamos como la veíamos en nuestros sueños de adolescentes románticos o mentecatos, como nos llamaban algunos que tenían el cerebro más desarrollado entonces y los pies más firmes en la tierra que pisábamos con los zapatos nuevos regalados por los reyes magos, mensajeros de la paz, como esa pieza de Isao Tomita que yo suelo escuchar cuando quiero alejarme (no olvidarme) de esos recuerdos tan pesados que a veces me agobian...

Augusto Lázaro

http://elcuiclo.blogspot.com.es



lunes, 3 de abril de 2017

OJALA QUE NO

+

¿Cortar el rabo a un perro es un delito... y cortar rabos y orejas a los toros una actividad cultural?

++

El islamismo se ha convertido en el enemigo principal y más peligroso de toda la humanidad, incluyendo a los propios islamistas que con estas barbaridades que las potencias militares no logran detener, sólo cosechan  odio, mucho odio entre los habitantes de los países donde viven como inmigrantes y no se adaptan a la vida de esos países, aunque sean pacíficos y no apoyen (ni rechacen) los crímenes cometidos por musulmanes, que son el 95% de los grandes crímenes que se cometen actualmente en todo el mundo...

+++

Un parlamento en donde esté registrado como partido un grupo de matones ignorantes y groseros no inspira respeto

++++

En Europa hay un país donde robar es un gran negocio, libre del peligro de ser enjuiciado: sólo hay que tener presente una regla: robar y salir ileso depende de quién es el que roba y de qué cantidad roba: cuidado con olvidar esta regla: si vas a robar, roba mucho mucho mucho. No se te ocurra la estupidez de robar unos miles de euros, de asaltar una pequeña agencia bancaria, de hacer algún negocio sucio de menor cuantía. ¡No! Hay que robar millones... después, con ayuda de buenos abogados (o de fiscales que hacen el trabajo de tales), puedes reírte del mundo y a vivir la dulce vida, que serás respetado y considerado y nadie te volverá la cara cuando pase junto a ti... en caso de que tú pases a pie, cosa harto difícil con el dinero que habrás birlado del erario público sin ningún castigo a la vista... ¿Sabes a qué país me refiero? Desde luego que sí: hasta El Tato lo conoce...

+++++

Siguen perdiendo el tiempo arremetiendo contra Donald Trump (que no puede decirse que sea simpático, aunque el trabajo de un político y más del jefe de un gobierno que es el primero del mundo, no es caerle bien a la gente, pero eso es otra historia) mientras los islamistas siguen cometiendo atrocidades. ¿No sería mejor para los pueblos en general que se ocuparan de evitar que estos actos terroristas se cometan impunemente, y preocuparse de lo que sucede en nuestros pueblos europeos y no en Estados Unidos, que en ese país no se andan con tantas contemplaciones y manos de rosas con estos elementos que en la UE hasta a veces quedan en libertad porque el juez de turno no encontró pruebas de posibles atentados, que en casi todos los casos las había, al menos había sospechas basadas en informaciones que disponen las autoridades y que no son aplicadas a tiempo? Después, flores, velas, concentraciones silenciosas, minutos de silencio, pancartas con protestas... pero los muertos, muertos quedan, mientras sus seres queridos sólo pueden derramar sus lágrimas porque sus muertes “no pudieron evitarse”...

Augusto Lázaro



http://elcuiclo.blogspot.com.es