jueves, 27 de octubre de 2011

¿PARA QUE LAS GUERRAS?

¿Qué sucedería si el señor Barack Hussein Obama, Premio Nobel de la Paz, decidiera retirar todas las tropas de Estados Unidos destacadas en Afganistán, Iraq, Libia, Siria, Líbano, y en todos los demás países donde Estados Unidos mantiene ejércitos regulares, siempre en tareas bélicas, y siempre con goteros de cadáveres que son enviados a su patria envueltos en la bandera norteamericana y con mensajes de condolencia a sus seres más queridos? Pues voy a correr el riesgo de parecer un extremista antibélico, y que muchos se burlen de mi punto de vista, pero ahí les va lo que yo creo que sucedería, sin ninguna duda:

--el 90% de los ciudadanos de Estados Unidos celebraría esa decisión.
--los "americanos" serían mucho menos odiados en todo el mundo.
--Estados Unidos se reafirmaría como una súper potencia a la que ninguna fuerza (y ahora ninguna sorpresa) pudiera atacar impunemente.
--dentro de la crisis que atraviesa, volvería otra vez a alcanzar los más altos niveles de vida que siempre tuvieron, por encima, bien distante, de cualquier otro país, sin temor a una nueva recesión jamás.
--el señor Barack Obama recuperaría parte de la estima que poco a poco ha ido perdiendo entre la población de ese país.
--se ahorrarían miles de valiosas vidas caídas en empeños casi siempre inútiles, avalados por supuestas convicciones y necesidades inexistentes de actuar como si fueran los "salvadores" de la humanidad que tienen el deber idealizado tontamente de acudir a cualquier sitio del planeta donde los políticos crean que el país debe actuar por esta u otra razón, defendiendo la libertad, la democracia, los derechos humanos, etc., que se defenderían muchísimo mejor resguardando las fronteras y aplicando otra política, manteniendo la más poderosa economía de La Tierra, y con eso obviando la solución militar tantas veces aplicada sin seguridad de victoria, como es el caso de Afganistán, como solo ejemplo, actualmente.

Pero eso no sucederá: la mentalidad de los políticos de Estados Unidos está acostumbrada, asimilada y adaptada a enviar y mantener tropas que originan gastos materiales y humanos y críticas en todo el mundo, y es casi imposible imaginarse, sólo imaginarse, un nuevo dirigente que piense primero en su patria y en los ciudadanos que gobierna y que no quieren guerras, sino paz, trabajo, progreso y bienestar, y desactive esa obsesión militar que tanto daño ha hecho, mucho más que el beneficio que pudiera compararse en esas aventuras descocadas en donde se han involucrado, sin siquiera la seguridad de un triunfo que no obtuvieron en Viet Nam al igual que no obtendrán en Afganistán donde miles de soldados no son capaces de evitar atentados, bombas, golpes arteros al gobierno elegido y tan débil que con sólo soplarlo se dobla. Y no hablemos de Iraq, donde diariamente (¡diariamente!) mueren personas, entre ellas norteamericanos, por las mismas (atentados, bombas, golpes arteros, etc.), sin que esa enorme cantidad de tropas pueda evitar esas fábricas de cadáveres que caen supuestamente por defender una libertad que no existió antes ni existe ahora ni existirá cuando tengan que salir esas tropas de ambos países, por la propia característica de esas sociedades.

Creo que Estados Unidos debe ser un baluarte de la libertad en todo el mundo y ayudar, además de económicamente, militarmente, a un país amigo y aliado si éste se encuentra ante una amenaza real de invasión por otro, al que no pueda vencer con sus propios medios. Eso es lealtad con los amigos, con los aliados. Pero de ahí a dedicarse a invadir territorios donde tras una ocupación formal o consensuada pasa el tiempo y no se ven progresos, más bien al contrario, como los casos de Iraq y Afganistán, pienso que no es más que una estupidez que no tiene ningún sentido ni beneficiará a la gran nación americana ni ahora ni nunca. Y que no puede justificarse con el consabido sonsonete de “si sacamos las tropas qué será de ese país”, argumento que no se sostiene ante la situación y el resultado de mantenerlas, como hasta ahora.

Sería muy positivo que el señor Obama y su equipo de gobierno analizaran cuidadosamente esta situación y tomaran una medida que, si no en su totalidad, retornara a la mayoría de sus tropas a la patria, tan enlutada con tantas muertes inútiles que a nada bueno pueden conducir, y eso se está viendo en una población cansada y aburrida del abandono en que se ve sumida en aras del llamado "destino manifiesto", fracasado ante la opinión mundial que cada vez se hace más crítica con esas intervenciones por decisión solitaria, muchas veces sin consultar a las naciones que pretenden "liberar" y no terminan liberando, porque en esta época, sin lugar a dudas, los "malos" nos están ganando la batalla en todos esos territorios...

Augusto Lázaro

Nota: ya había terminado de escribir esta entrada cuando Obama anunció el total desplazamiento de las tropas en Iraq. Quizás estemos viendo el principio de mi solicitud, que es la solicitud de millones de norteamericanos.

No hay comentarios: