jueves, 11 de agosto de 2011

ESTE MUNDO EN QUE VIVIMOS


=

Que la mayor potencia económica y militar del mundo haya caído a tan bajo nivel parece una broma. Pero no lo es. La culpa no puede ser sólamente de un hombre ni de su actuación personal, pero cuando un presidente del gobierno, en lugar de ocuparse de los asuntos internos del país se dedica a mantener viejas guerras (por cierto perdidas) y emprender nuevas e inútiles, con el enorme costo que esto significa, el resultado no puede ser en ningún modo positivo. Menos aún cuando dos de esas guerras que mantiene el Presidente han convertido a esos países en fábricas de cadáveres, en los que cada día hay atentados y muertes, sangre y más sangre, a pesar de los miles de soldados perfectamente apertrechados que tiene el señor Obama en Afganistán e Iraq. Ya he hablado en entradas anteriores de la pésima gestión del presidente Obama, cuyo Premio Nobel de la Paz es una afrenta a la dignidad y el respeto que debería tenerse por semejante galardón, que en pocas ocasiones anteriores ha estado más injustificado. Pero ya se sabe que la Academia Sueca (junto a la Noruega) se caracteriza por cometer errores y barbaridades en su otorgamiento de los famosos galardones que a veces deshonran al hombre que dio el título a los mismos. Pero ahora, para parecerse todavía más a "nuestro" Zapatero, el señor Obama le echa la culpa de la situación imperante en Estados Unidos al gobierno anterior, que por cierto, no fue ni mucho menos brillante, pero no creo que sea un gesto de honestidad pretender culpar a otros de los errores propios, como hace el actual presidente. Como ha hecho siempre el señor Rodríguez Zapatero. Y como hacen quienes no son capaces de aceptar sus pifias, porque se creen súper hombres infalibles, cuando en realidad son personajes cuyos cargos les quedan demasiado grandes.

==

INDIGNADOS: 1, POLICIA: 1. Empate técnico y práctico, pues los indignados en España han logrado tomar otra vez la Puerta del Sol, y los policías han logrado que no acampen allí con tarecos, colchones, tiendas de campaña, y otros menesteres que llenaron el emblemático lugar de basura, fealdad y mal olor. Ahora estos nuevos "salvadores" de la humanidad pretenden boicotear la visita del Papa a Madrid, en contubernio con los sindicatos que aparentemente decían combatir en sus papeles anteriores pegados a cualquier superficie del entorno de Sol, provocando con ello una situación muy peligrosa cuyas consecuencias afectarán bastante la visión de España, algo degradada ya, que existe fuera de nuestras fronteras. Si desde el principio se hubiera puesto freno al desenfreno de estos jóvenes manipulados por la extrema izquierda, permitiéndoles, por supuesto, manifestarse libremente sin adueñarse de lugares que pertenecen al pueblo de cada ciudad y no sólamente a un reducido grupo de "indignados", esto no hubiera llegado a la actual situación. Pero las autoridades se mostraron demasiado tolerantes y ya se sabe que cuando a alguien se tolera demasiado se envalentona y toma ínfulas de agresividad que muestra sin freno ante un gobierno que es evidente que de gobernar sabe muy poco. Y después, si España sale indemne de esta agresividad, a esperar a las elecciones, cuando se celebren, a ver qué partido toman, pues a pesar de declarar que no se inclinan por ningún partido, es evidente que sí se inclinan por el socialismo, sobre todo por el socialismo tristemente recordado de la República que cometió tantos crímenes como el franquismo, aunque en España sólo se hable de los de la dictadura del caudillo, ocultándose los otros. Realmente, lo que se va a encontrar Rajoy si es elegido, es una olla de grillos en ruina, repleta de problemas y con todos los agentes sociales, culturales, económicos y políticos en contra (sindicatos, partidos, instituciones, prensa, etc.). Ante ese panorama, yo siendo él mejor me quedaría en la Oposición.

===

Después de ver, asombrado, los acontecimientos en los países árabes, en Noruega, en Israel, en España, en el Africa continental, en Londres, y en muchos otros puntos del planeta, revisando la situación de nuestro globo terráqueo casi en fase terminal, he llegado a la conclusión de que los únicos países que se mantienen en absoluta tranquilidad son Cuba y Corea del Norte: en ambos, el pueblo nunca protesta, no se queja de nada, no se lanza a la calle en contra del gobierno, en fin, que parecen dos verdaderos paraísos donde no hay nada que censurar, combatir, eliminar, etc. Vaya, hombre, dan ganas de irse a vivir en uno de esos lugares idílicos donde no sucede nada que altere la tranquilidad, la paz, y la sensación de vivir en absoluta armonía con la Naturaleza y con los seres humanos.

Augusto Lázaro

No hay comentarios: