viernes, 19 de marzo de 2010

EL QUINTO VICEPRESIDENTE

Todo parece indicar que el juez Baltasar Garzón saldrá airoso de todos los reclamos que tiene ante la justicia española. Hasta un grupo de artistas ha salido en su defensa. Pero en su contra no sale nadie. La izquierda -amiga del juez- como siempre, aplicando su iniciativa, su agi-pro, su movilización en defensa de una causa suya, mientras que la derecha permanece inmóvil, sólo echando al aire las palabras que se lleva el viento sin penetrar en oídos receptores que a eso, a las palabras, no les hacen ningún caso.

Resulta que Garzón puede recusar a cuantos le salga de su mandolina (él puede, porque él es él y más nadie que él), y sus recusaciones son aceptadas incluso por los mismos recusados que parece que le tienen terror (¿habrá mordido a alguno?). Sin embargo, las recusaciones del Partido Popular (¡ay, esta derecha!), son denegadas por los encargados de ser neutrales, imparciales y justos (¡qué tres palabras para nuestra justicia tan coja!).

Cuando Garzón se encargó de la tramitación del llamado "caso Gúrtel", nadie dijo nada. Ningún dirigente del PP lo recusó, aunque hasta El Tato sabe que Garzón es socialista, de izquierdas, militante progre que incluso estuvo postulado por el PSOE en unas elecciones que parecen olvidadas por todos, y apareció en la tele vociferando contra la derecha y el PP. Yo sólo me pregunto: ¿los dirigentes del Partido Popular son idiotas? ¿O son "pantalones bajados" como le dicen fuera al señor Moratinos? Por favor, que alguno me responda y me saque de la duda.

Augusto Lázaro

No hay comentarios: