viernes, 19 de octubre de 2012

UN POLITICO HONRADO

La noticia ocupó las primeras planas de todos los periódicos en grandes titulares: APARECE UN POLITICO HONRADO. Algunos diarios sacaron una pequeña edición especial vespertina. Las emisoras radiales y los canales de televisión interrumpieron su programación habitual para no quedarse atrás, y dieron la gran nueva: ENCONTRADO UN POLITICO HONRADO... UN POLITICO HONRADO ES HALLADO TRAS UNA LARGA BUSQUEDA... FUE SORPRENDIDO CON SU ESPOSA DE COMPRAS EN UN SUPER-MERCADO... y muchos más titulares, que seguidamente daban sus versiones sobre el enorme hallazgo que paralizó por un momento toda la actividad nacional.

En la calle, las opiniones variaban hasta el punto de formar un revoltillo oral:

--¿Un político honrado? Sí, hombre, cómo no, y un futbolista pobre, y un dentista gratis, sí señor...

--Ya no saben qué inventar.

--Si encontraron un político honrado, pronto encontrarán quien se lo crea.

--¿No será un alienígena infiltrado entre nosotros?

--Usted verá que ahorita van a decir que hay un político que no dice mentiras... y nosotros lo vamos a creer, ja ja ja...

La población se movilizó de inmediato y en los más céntricos puntos de las principales ciudades se organizaron manifestaciones apoyando al político honrado, con gritos enardecidos, pancartas, telas desplegadas, hasta grupos musicales amenizaban las aglomeraciones en las ciudades donde muy poca gente permaneció en sus casas. Sin embargo, lo curioso es que el político honrado no hizo su aparición en ningún punto, como se esperaba, porque nadie había dicho dónde habían encontrado a esa maravilla de persona que hacía muchos años había desaparecido de la sociedad.

Entonces el gobierno creó una comisión (una más) de búsqueda y aclaración (con semejante título ya se sabía el resultado) que se encargaría de dar con ese ser extraño que a los miembros del ejecutivo les pareció alguno de esos farsantes competitivos que embobecen a las personas que de buena fe los creen y alimentan su esperanza inútilmente. Porque si alguien conocía la verdad... era el gobierno. Y ése sí sabía que tanto alboroto no tenía ninguna base sólida. Experiencia le sobraba.

La única pregunta que al final del día siguió pronunciándose en todos los rincones del país fue: "¿quién es ese político honrado y dónde está que no da la cara?" Hubo quienes dijeron que quizás tenía miedo, otros que el hombre (porque al parecer era un hombre) se había ido del país porque aquí desentonaba, y no faltaron quienes se retiraron a sus casas pensando que seguían siendo mequetrefes, pues al final se descubriría que la noticia no era otra cosa que un globo lanzado para entretener a los electores, ya que se acercaba una nueva convocatoria a las urnas, y de ese modo quizás muchos se animarían a depositar sus votos por alguno de los postulados, quién sabe si pensando que entre ellos se encontraba el político honrado...

(CONTINUARA UN DIA DE ESTOS... O QUIZAS NO)

Augusto Lázaro
@augustodelatorr