miércoles, 25 de agosto de 2010

DE CAL Y DE ARENA

UNA DE ARENA

De cualquier persona puede aprenderse algo, porque en el fondo no hay nadie totalmente negativo. Mi vecino José me ha enseñado algo muy importante y necesario para vivir a plenitud y sentirse bien con uno mismo: José es un gran amante de la música, y pasa más de la cuarta parte de cada día disfrutando de lo que para él es el mayor placer imaginado. Gran conocedor de ese arte, posee un tesoro calculado a ojos vista (además de por su confesión) en más de cinco mil discos compactos, que contienen música de todos los géneros, de todos los tiempos y de todos los países. Un día le pregunté si no lo agobiaban tantos disímiles sonidos, si no se aburría alguna vez de sentarse en su casa a deleitarse con lo que él considera "un vicio" saludable (José no fuma ni bebe), y si no sentía deseos de hacer otra cosa (aparte de las imprescindibles que hace por necesidad, como salir a la calle a comprar alimentos o el periódico, o a dar su paseíto corto cada mañana antes de "recogerse" en su espacio de notas). Su respuesta, tan simple como aleccionadora, me puso a pensar:

--Mira, lo importante en esta vida es que tú te sientas bien con lo que haces, o sea, que te sientas bien haciendo lo que quieres hacer, lo que te gusta hacer, lo que te hace feliz...

Pensé cuántos hay por ahí que si conocieran a José pensarían "qué tipo más raro, se pasa el día oyendo música, metido en su casa, sin hacer apenas otra cosa". Qué erráticos sus juicios, porque José ha encontrado la forma, a sus avanzados años, de sentirse feliz, haciendo lo que más le gusta hacer en la vida. Y que por suerte puede hacerlo. Hay otros que se pasan el día sentados en un banco sin hacer otra cosa que dejar pasar el tiempo, o metidos en un bar tragando alcohol y conversando sobre fútbol o política, o metiendo sus manos en bolsillos ajenos intentando arrebatarle a personas decentes el dinero que llevan encima. Me pregunto si serán felices con eso. Puede que me dijeran que sí, sobre todo los carteristas, porque hasta delinquir puede proporcionar placer, sobre todo en una sociedad donde las leyes legisladas, sancionadas y aplicadas por sus poderes legislativo, ejecutivo y judicial, miran a los delincuentes con tanta benevolencia que parece cariño. Y los tratan como a niños pequeños a los que hay que "educar" (intento tonto), apoyar, y hasta querer.

Yo, que también tengo un vicio, llamémosle "espiritual o intelectual", que es pasarme muchas horas diarias leyendo, comprendo a José. Creo que tiene mucha razón, y que al igual que él, puedo sentirme feliz porque tengo la dicha de poder hacer lo que me gusta, y tanto tiempo como quiero y tengo para hacerlo, sin que nada ni nadie me lo impida. Y estar en esta situación es, verdaderamente, un privilegio.

=================================================================

UNA DE SOL

En estos días he pasado muchas horas agradables con un amigo que no veía (ni sabía nada de él) desde hacía más de veinte años. Ese amigo, cubano por más señas, me localizó gracias a este blog, lo que me hace pensar que en realidad Internet es algo que además de ponernos en contacto con todo lo que se hace en este mundo tan mal hecho, nos sirve para reencontrar esas amistades que se pierden, sin quererlo, cuando colectividades enteras tienen que dispersarse por todo el planeta por motivos políticos, que en pleno siglo XXI parece que persistirán todo el tiempo que persista todavía la raza humana... que me temo no será demasiado.

Pues durante estos días le serví de cicerone, mostrándole los lugares que sabía que le gustarían, no los que siempre se muestran a los visitantes como representativos o, como se dice ahora, "emblemáticos" de cada sitio. A mi amigo le gustó Madrid, sobre todo la parte antigua, a donde casi siempre nos dirigíamos a tomarnos un café y a conversar de infinidad de cosas que nos interesaban. Pero lo que más le gustó fue el trato de los madrileños.

--Es una sensación que sientes cuando hablas con alguien, como si fueras otro madrileño más, y ves en ese alguien una disposición a servirte y ayudarte, y eso, al menos en las ciudades de otros países que he visitado, es difícil de notar.

Suerte que mi amigo conoció lo mejor de este país. Otra opinión vertería si hubiese tratado con los políticos o con las instituciones burocráticas. Entonces, cuando nos despedimos en el aeropuerto, no me hubiera dicho lo que me dijo:

--Estoy encantado, me han tratado tan bien que no quisiera irme, nunca me he sentido rechazado en ningún sitio. Dichoso tú que vives en un lugar tan acogedor y rodeado de gente tan amable, agradable y simpática.

Y es verdad, porque lo mejor de España, siempre lo he pensado, es su pueblo, del que desde el mismo día en que llegué me sentí parte. Las excepciones no vale la pena contarlas...

===================================================================

UNA DE CAL

En la ciudad de Nueva York viven actualmente más de medio millón de musulmanes y hay edificadas y en funcionamiento 82 mezquitas. Parece que al señor Barack Obama le parecen pocas y ha decidido apoyar la construcción de una nueva, una más, enorme, precisamente en el lugar donde asesinos cuyo máximo símbolo es una mezquita, cortaron las vidas de más de tres mil inocentes cuyas familias destrozaron sin ningún tipo de consideración. Construir esta manifestación religiosa en ese lugar es simplemente una traición a la memoria de los asesinados en aquel acto brutal e incivilizado. Una burla al pueblo norteamericano. Me pregunto cuántas iglesias cristianas existen en las ciudades de los países islámicos. ¿Lo sabrá el señor Obama?

El señor Obama debería pensar más y analizar objetivamente sus opiniones y sobre todo no apoyar esta descabellada, absurda y demoníaca idea de
hacer un nuevo centro de rezo donde no se sabe qué ventaja puede obtener Estados Unidos y sí cuántas amenazas, ya que cuando se hacen concesiones a los criminales, éstos se envalentonan y arremeten más y más contra nosotros, sabiendo que con sus accciones podrán obtener nuevos y mayores beneficios. Por supuesto que la mayoría de los fieles que van a rezar a esas edificaciones no son miembros de Al Qaeda... pero sí es cierto que todos los miembros de Al Qaeda van a rezar a las mezquitas...

Augusto Lázaro

No hay comentarios: