jueves, 12 de agosto de 2010

CO-PAGO... ¿Y DESPUES QUE?

Me encuentro a mi amigo Juan Maguey en la estación de Méndez Alvaro sin café ni cigarrillo a la vista, lo que me extraña en él, porque esos dos vicios siempre lo acompañan, dondequiera que esté.

--Pero Juan, ¿es que al fin lo dejaste?

Juan es muy inteligente y no hay necesidad de ser con él muy exhaustivo.

--No, hombre, es que estoy pensando en mi tio, que me tiene sirico con la cantaleta de ese asunto del copago.
--¿El copago?... Ah, es que tu tio es pensionista.
--Pues claro, y desde que a esa señora ministra se le ha metido entre las cejas que los pensionistas tienen que pagar un porciento de las consultas médicas, el pobre hombre se pasa el santo día con un papel y un boli, sacando cuentas, a ver cuánto le bajará la pensión. Está de atar.

Nos dirigimos a la cafetería a cumplir nuestras obligaciones con los vicios. Me acuerdo de que uno de mis profesores universitarios siempre nos estaba diciendo que "es muy fácil renunciar a una virtud, lo difícil es renunciar a un vicio", y un alumno gordo y fofo, buen estudiante y mejor compañero, le contestaba, con respeto, porque en aquel tiempo existía el respeto hacia los profesores: "ah, profesor... pero ¡si no fuera por los vicios!"

--¡Oye! Mi tío está de atar, pero tú estás en la luna de Valencia.

Juan me hace reaccionar y pedimos los cafés acostumbrados.

--Estaba pensando en los vicios -le digo.
--Buen pensamiento. Deberías vivir con mi tìo, seguro que harían buenas migas.
--En fin, que ese asunto que tanto preocupa a tu tío todavía no etá decidido. Tu tío está, como decía mi ex, "sufriendo por adelantado".
--Sí, pero cuando el río suena... no, y eso no es lo peor. Mi tío piensa que también van a hacer una ley para que los pensionistas tengan que pagar otro porciento de las medicinas que ahora les dan gratuitamente.
--Por Dios, es verdad que el hombre está de atar. Si eso sólo se ha comentado no sé por qué personaje del Congreso, pero en los pasillos.
--Sí, pero aquí todo es posible. Con la que está cayendo, imagínate. Si a uno de estos locos del Consejo de Ministros se le ocurre plantear algo así, que hay que pagar las medicinas...

Entonces pienso, por primera vez, en esa posibilidad, aunque no creo que la sangre llegue al río, pero como dice Juan, aquí todo es posible. Y él me eriza los pelos con su cuenta personal, porque Juan también, aunque sin papeles ni bolis, sabe sacar sus cuentas.

--Oye esto: no sé si sabes que mi tío es infartado, y para seguir viviendo, entre otras medidas del cardiólogo, tiene que tomarse diariamente nueve comprimidos de 5 medicinas distintas: adiro, coropres, ezetrol, lisinopril y omeprazol... y ya tú sabes que a los mayores de 65 años todo eso se lo suministran gratis... O sea, que si mi tío tiene que pagar esas medicinas, se muere de otro infarto. Y como me repite cada cinco minutos cuando estoy en su casa, que con las pensiones congeladas y en peligro de rabajas, con eso del copago, y además, pagar las medicinas... es como para suicidarse.
--No hay que exagerar -le digo no muy convencido de que está exagerando.

Como siempre que me encuentro con Juan, cuando nos separamos y yo llego a casa, me pongo a pensar en lo que hablamos, y la imagen de su tío con el boli y el papel me llega diáfanamente. No le basta al gobierno con congelar las pensiones y acaso rebajarlas después, sino que pretende que paguemos por las consultas médicas, y de contra, puede ser posible, otras cosas más disparatadas lo han sido, que se le ocurra al mandamás que también los pensionistas tengan que pagar parte de esos medicamentos que actualmente son totalmente gratis...

Vamos, que hay que sentir empatía por ese tío suyo y por tantos otros tíos, abuelos, ancianos, que hay por ahí, comiéndose el coco y con las cuentas diariamente aturdiéndolos a ver cómo salen de esta última ocurrencia ministerial. Y pienso entonces en los pensionistas no contributivos que sólo reciben una ridícula suma que no llega a los 350 euritos, y que no salen en las listas cuando hablan de la pensión mínima en España. Nada, que dentro de poco el aumento de suicidios y de esquizofrénicos va a ser astronómico... si sigue el establo sin cambiar de petiso...

Augusto Lázaro

augustorre1938@yahoo.com

No hay comentarios: