lunes, 7 de diciembre de 2015

¡COMO Y CUANDO SEREMOS ASI?

1

He descubierto (un poco tarde, pero como dicen los rusos: “mejor tarde que nunca”, si es que son los rusos quienes lo dicen, aunque eso qué carajo importa) que leer un periódico, oír una emisora radial no musical (de esas que sólo emiten voces), y ver la televisión, implica, además de dilapidar el precioso tiempo de que uno dispone, el riesgo de padecer la enfermedad del idiotonto, porque las 3 dedicaciones crean adicción, y como en ellas el 90% del tiempo trata de 3 asuntos que ya sin ellos no se concibe este país (el fútbol, la política, y los cotilleos de famosetes con sus andanzas y aventuras), pues realmente volverse un idiotonto, sobre todo a cierta edad, no es muy recomendable para nadie que se respete aunque sólo una pizca. O sea, que lo mejor es ponerse unos auriculares de esos que tapan totalmente las orejas y oír algo de música, que ésa al menos no va a estupidizar a nadie más de lo que ya está, y así se salva del virus del idiotontismo que amenaza con extenderse galopantemente por ciudades, pueblos y campos, y lo peor, sin que la gente que lo padezca se dé cuenta de que lo padece...

2

Dentro de las posibilidades, que pueden ser muchas, España tiene 4 destinos/futuros más probables, que son:

1)      convertirse en un país islámico
2)      convertirse en una dictadura comunista
3)      seguir tal como está, sin variantes notables
4)      eliminar las lacras que padece y convertirse en una de las grandes potencias universales
¿De qué y/o de quién (o de quiénes) dependerá que se incline por uno de estos 4 puntos posibles? Pues de usted, de mí, de nosotros, porque somos los seres humanos los que hacemos los países y no las casualidades ni la voluntad divina. Ante estas perspectivas, nos toca a cada cual poner nuestro granito de arena (o carretillas y camiones llenos de ella) para que suceda lo mejor, y lo mejor es, naturalmente, el punto # 4 de los citados más arriba. ¿Qué piensa usted de todo esto? ¿Qué exagero? ¿Qué nada de eso va a suceder? ¿Qué cualquier cosa puede suceder? ¡Ah, amigo! ¿Es que no sabe usted que en este mundo en que nos ha tocado vivir, y sobre todo en nuestro querido y bello país, TODO es posible?

3

Hace ya demasiado tiempo que hemos caído en la repetición casi constante de referencias a asuntos que más bien aburren (el de Cataluña es uno de ellos, uno solo, porque hay más), y lo peor de todo esto es que los culpables de que cosas negativas ocurran cada día siempre salen con el mismo sonsonete: “para que hechos como éste no vuelvan a repetirse”, pero que se repiten al día siguiente, y con esa paparrucha nos están tomando el pelo desde el tiempo de la catapulta. Otra de esas justificaciones es que “hemos hecho bastante, pero aún nos queda mucho por hacer”. Hace siglos que “aún nos queda mucho por hacer” y me pregunto hasta cuándo quedará mucho por hacer. Pues la respuesta es que hasta siempre, porque eso no es más que una excusa para tener entretenida y esperanzada a la gente (a la mayoría que cree todo lo que oye o lee o ve en las pantallas) que piensa coño, es verdad, queda mucho por hacer, pero se ha hecho bastante, y etc. Por eso ser político es una carrera que da mucho: dinero (sobre todo eso, que es lo que interesa a fin de cuentas, porque es el poder más fuerte que existe. Con eso se compra una puta y un ministro), poder, gloria, “figurao”, fama, aplausos, vivas, gritos, respeto, y un montón de cosas más que si no fueran las dádivas ofrecidas por el cargo político, no habría nadie aspirando a serlo. En fin, que ahora que se acercan OTRAS elecciones, ¡a votar, compatriotas, que ahora sí va a cambiar esto, y a España no la va a conocer ni la madre que la parió!, como dijo el ilustre Alfonso Guerra hace ya ¿quién se acuerda de cuántos años?

Augusto Lázaro


www.facebook.com/augusto.delatorrecasas


No hay comentarios: