lunes, 21 de diciembre de 2015

FUIMOS Y SEREMOS ASI

1

Los ilusos piensan que con el cambio de gobierno va a cambiar España. Los ingenuos piensan que comprando décimos de la lotería en estancos, estanquillos, tiendas, o hasta en plena calle, que tengan un letrero que diga Doña Manolita, ya se van a hacer ricos, porque sus décimos seguro que si son de la Doña salen premiados. Los inocentes se dejan timar con infinidad de trucos de gente que sí es lista, como esos que piden en los metros y en los trenes o algunas veces te asaltan en estaciones o en lugares repletos de gente, propicios para sus triquiñuelas, como esa señora encorvada que pedía en la calle, hasta que un día un reportero en busca de timadores la siguió y vio que se subía a un coche, y al rato salía del vehículo, pero convertida en una señorita despampanante a la que había que mirar sin resistir la tentación. Hay un vídeo aparecido en Facebook que yo pasé a mi cuenta para que se dejaran de engatusar con tantos farsantes que todavía encuentran a personas que creen, porque lo más fácil es creer, sobre todo creer en esos que se hacen pasar por necesitados y disparan el mismo sonsonete, que casi siempre comienza con “soy un padre de familia que...” y lo mismo de todos los días. Lo que me asombra de la humanidad es lo fácil que se deja engañar. Tanto, que muchas veces he meditado si meterme también yo en esa especie de sindicato de timadores y similares a ver si me busco unas decenas de euritos, como me confesó un día uno de ellos cuando me hice pasar por aspirante a buscavida fácil en la estación de Méndez Alvaro... Pero no me decido, no sé si por no tener la cara que hace falta o porque me imagino que ese “trabajito” me va a robar un tiempo precioso, y para mí, después de la salud, el tiempo es el tesoro que más cuido y respeto. Que si no...

2

Pues como les decía: todo va a seguir igual: la corrupción, la impunidad de los poderosos, los maltratos a las mujeres, las sinvergüencerías, la delincuencia, las mentiras de los políticos, las promesas incumplidas, el manenguismo, los sueldos astronómicos con sus añadidos en ídem, los enchufes, los liberados sindicales, el liberalismo, el libertinaje, las detenciones de múltiples que no se sabe cuánto tiempo estarán privados de libertad, los robos y asaltos, los timadores y la gente que se deja timar, la manipulación de las informaciones en los medios, y... “la vida sigue igual” que ya no cantará Julio Iglesias, porque todo el mundo se ha aprendido la cancioncita de marras tan aleccionadora, y ¡ah!... Obama no va a desmantelaar la base de Guantánamo, ja ja ja, ni a cumplir ninguna de sus promesas tampoco, así que, españoles, consuélense: no son los únicos engatusados por los políticos...

3

Una cosa que me llama la atención desde hace tiempo porque creo que quien o quienes hicieron esta ley o implantaron esta medida tienen que haber sido maleantes, pues no se comprende cómo es posible que cuando es detenido alguno de esos tipos que tampoco se comprende por qué están en la calle (unos por el cuento de la minoría de edad, otros por otras causas que los jueces que los sueltan deberían explicar públicamente) se les tape la cara (dice Peñafiel que se dice pixelar, qué palabrita), para que nadie lo reconozca si le pasa por el lado y no sepa que se ha topado con un delincuente que es capaz de quitarle la bolsa o de darle un fuerte golpe o hasta de meterle un cuchillo afilado en el esternón. ¿Es que España está a favor de la protección de los maleantes? Yo diría que SI, sin tapujos, porque lo que se ve en los medios así lo demuestra. A ver si el nuevo gobierno, en lugar de proteger a esos hijos de puta, coloca sus fotos en cada esquina para que la ciudadanía sepa quiénes son sus posibles verdugos, impunes, como ya es costumbre, en este paraíso de la delincuencia en que se está convirtiendo nuestro país...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas