lunes, 27 de febrero de 2017

ESTAFADOS

1

Ultimamente la sobrecarga de anuncios publicitarios lo único que provoca, al menos en los consumidores de pantallas que no sean idiotas, es rechazo. No respetan las medidas vigentes sobre el tiempo que pueden destinar a los anuncios en la TV. Cortan películas y series en el momento en que les da la gana, y si es una película, cuando sólo faltan 5 minutos los interrumpen al menos 2 veces para lanzarnos un bloque de anuncios. Otras veces, recién comenzada la película, la parten en cualquier momento para ponernos un bloque de anuncios. En los móviles pasa otro tanto. Y lo peor: el zapping que antes podíamos hacer ya no sirve, pues las teles se ponen de acuerdo para trasmitir los mismos anuncios en la mayoría de los canales. Es un asco. Y el televidente se siente impotente, pues a nadie le interesa solucionar este problema. Al paso que vamos, dentro de una década, o quizás antes, lo que veremos en la TV será anuncios y un poquito de películas o series. Pues allá el que quiera dispararse semejantes bodrios...

2

Sí, amigo, usted es un estafado. Cuando ud compra digamos un ordenador (computadora) paga el precio por una pantalla que puede tener 15 pulgadas, o sea, que tiene derecho a disfrutar de esas 15 pulgadas cuando use el equipo por el que ha pagado digamos €600.00... Pues no señor: de esas 15 pulgadas casi siempre podrá usar la mitad, porque la otra mitad estará (también casi siempre) ocupada por anuncios publicitarios que ud no desea ni le interesan y que estorban en las páginas web que ud haya elegido para ver. Incluso hay anuncios impertinentes que a pesar de marcar la X que supone la eliminación de esa publicidad, vuelve a aparecer a los pocos segundos y tiene que puntear varias veces con el ratón esa X para al fin librarse del anuncio indeseado e indeseable. Realmente debería exigir que cuando compre el equipo le rebajen el 50% del precio, ya que ud no va a pagar por ver anuncios, sino por poder usar a plenitud un equipo que para el tiempo que llevamos resulta demasiado caro. Eso, en cualquier país decente, se llama estafa. Aquí le ponen otro nombre, pero es el mismo perro...


3

Cuando un centro comercial vende sus productos, artículos o equipos con un 50% de rebaja, GANA en esa venta, pues ninguna empresa vende sus productos perdiendo dinero. Si con un 50% menos gana, imagínate cuánto ganarán cuando ese producto se venda a su precio normal. Podría seguir mencionando las mil y una maneras de estafarnos que tienen los mercados y hasta las instituciones, pero eso merecería otro artículo y ya no tengo deseos de seguir machacándome con realidades que han sido aceptadas pacíficamente por la población como algo natural e imposible de cambiar. Así que como dice la canción cubana: “hasta mañana, vida mía”, y resígnate a que siempre vas a ser nada más que un estafado. Pero consuélate pensando que no eres tú solo, que todos somos unos estafados por las triquiñuelas del llamado “marketing”. Bueno, alguien dijo que la democracia es el menos malo de los sistemas sociales y políticos que existen. Después de todo, en Corea del Norte viven mucho peor, ¿verdad?


Augusto Lázaro

No hay comentarios: