lunes, 19 de octubre de 2015

LO QUE SEA SONARA

1

En una democracia (que realmente sea una democracia) jamás debe primar un pensamiento único, o sea, que todos piensen de igual manera sobre algún asunto, por delicado o espinoso que éste sea. En España, en los últimos tiempos, se está cayendo peligrosamente en esta referencia del totalitarismo. Puede que los deseos y las acciones de Artur Mas y los cientos de miles de catalanes que aspiran (y tienen su derecho) a ser independientes no sea del agrado de todos. Incluso puede que esas personas no estén obrando de acuerdo con la ley establecida, que por cierto, carece de tanta objetividad que hace mucho rato está pidiendo a gritos una renovación total que nadie parece dispuesto a plantearla en el Congreso de los Diputados donde se hacen las leyes que tan malas consecuencias traen actualmente. Puede. Pero dos ejemplos anteriores (Québec y Escocia) nos enseñaron que este asunto podría haberse resuelto civilizadamente, dejando que los catalanes decidieran pacíficamente permanecer o no en sus respectivos estados, y en ambos países ningún miembro del gobierno ni de la oposición ni periódicos, emisoras radiales, televisiones, etc., ejerció ningún tipo de presión al respecto, ni a favor ni en contra, como se está ejerciendo en España para vergüenza de los que la tienen (todavía, cada vez menos), donde no encontramos, fuera de la Comunidad Catalana ni un solo medio donde aparezca una sola opinión de alguien que se exprese a favor de la independencia de esa comunidad. Las razones que se alegan para no publicar nada a favor, aparte de que todo no es más que una vulgar censura, son tan absurdas que dan risa. Con esta actitud lo único que se demuestra, por parte del gobierno y de sus seguidores en este asunto, es que existe un miedo atroz a que el pueblo catalán vote a favor de separarse del reino (cosa que debería analizarse seriamente por el poder existente), y además, que mientras más tertulianos, articulistas, opinadores periodísticos, etc., arremetan contra Mas y sus simpatizantes, más los harán parecer como héroes o mártires ante los ojos no sólo del pueblo en cuestión, sino del extranjero que ve con asombro tanto afán enfermizo por demostrar que todo lo que hacen los independentistas es punto menos que un delito. Parece mentira, pero es verdad, que tengamos que padecer políticos con tan bajo nivel intelectual que no comprendan que todo lo que hacen es contraproducente. ¿Por qué no se callan y dejan que se realice el dichoso plebiscito legalmente, y aceptemos TODOS lo que la mayoría del pueblo catalán decida? En definitivas, si yo tengo un pariente en mi casa que no está conforme y quiere largarse, le desearía un feliz viaje, porque como dice el refrán: “a menos bulto, más claridad”. Y no es de inteligentes mantener a alguien que no quiere estar con nosotros y sólo nos creará problemas y dificultades. No aprenden con la historia. Un solo ejemplo: mientras más ametrallaba Honnecker a los alemanes del Este que querían marcharse, más alemanes del Este se arriesgaban a cruzar el muro en el que muchos murieron en el intento. Y OJO: no estoy comparando ambas situaciones, sino el modo de verlas, que no es lo mismo, ni se escribe igual. Creo que con tanta algarabía a un problema que a mi modo de ver está siendo híper exagerado, lo que se demuestra es el poco bagaje político de una sociedad, o mejor dicho, de unos dirigentes de esta sociedad, que responden como borregos al grito de orden del pastor que clama: HAY QUE ESTAR EN CONTRA DE ARTUR MAS Y NO SE PUEDE EMITIR UNA SOLA OPINIÓN A SU FAVOR, NI SIQUIERA APROXIMADA. Cada vez que cae en mis manos un periódico y dentro busco algo relacionado con el brete, siento un rechazo enorme hacia una prensa que dice ser libre... y lo es, siempre que en ella se hable con un solo punto de vista sobre el “problema” de la tan mencionada independencia de Cataluña. Lástima de periodistas donde no hay uno solo que tenga una opinión distinta al pensamiento único... aunque yo sé que los hay que sí la tienen, y que es mucho peor su actitud, ya que se callan, o expresan lo que distan mucho de pensar...

2

Pero ya lo dijo Juan Sardá: “lo que sea... sonará”, a pesar de un millón de pensamientos únicos imitadores de los que funcionan en países como Corea del Norte, por citar un solo y triste ejemplo...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr


www.facebook.com/augusto.delatorrecasas

No hay comentarios: