domingo, 5 de abril de 2015

LOS TRAIDORES NO PADECEN INSOMNIO

(Reproduzco un antiguo post porque algunos amigos me lo han pedido y porque creo que mantiene su plena vigencia ante un peligro que nos amenaza y que muy pocos alcanzan a apreciar)
Hace 40 años vi una película japonesa titulada Los malos duermen bien que me puso a pensar. Y concluí en que generalmente el título hace justicia a la injusticia de que los malos casi siempre son quienes disfrutan del sueño de los justos (ironías de esta vida que nos ha tocado) haciendo realidad el conocido refrán de que "los buenos se van y los malos se quedan". Claro que esto es sólo una aproximación a nuestra realidad social, porque en España hay muchos malos, quizás demasiados para la nobleza de este pueblo que los padece con increíble impotencia. Sin embargo, la plaga peor son los traidores, también disfrutando de bienes y raíces y sobre todo de esa palabrita que tanto nos duele cuando la percibimos tan frecuentemente: impunidad.

El camino de la traición

Cuando me enteré (no recuerdo por qué medio de información) de que un alcalde en Aragón había suprimido las fechas conmemorativas de la religión católica (que es la mayoritaria en España) y como contrapartida había instalado en su zona la celebración de las fechas del Islam (de veras que no sé si fue imaginación mía, porque me cuesta trabajo creer todo esto) me puse a pensar en el país en que vivo y terminé decidiendo que al menos tiene una originalidad europea, porque no conozco otros donde este tipo de traidores pueda permanecer impune sin que todo el pueblo se lance contra ellos para que sean juzgados y condenados por algún tribunal con vergüenza, que los hay sin dudas, mientras que a otros infelices por robar un pedazo de pan (recordar Los miserables, esa estupenda novela de Víctor Hugo) son metidos entre rejas por un tiempo que a veces resulta desproporcionado.

El camino de la entrega

En este bello país hay dirigentes políticos y de otras especies empeñados en entregarle una parte de España (quizás toda España) al fundamentalismo islámico. De que eso es así no lo dudan ni siquiera los tontos, tan notorio se está haciendo el intento. Y ante esta situación me asombro de que nadie salga al paso a estos vendepatrias que cuando menos deberían estar entre rejas, ya que aquí no existe la pena de muerte, y ni siquiera, para ser más buenos que Juan Tontín, la cadena perpetua, y por el contrario, las leyes casi siempre apoyan, defienden y protegen a delincuentes y criminales que muchas veces se van de rositas ante sus fechorías probadas. Lamentable.

El último camino

Y además me pregunto: ¿tendremos que presenciar el triste espectáculo de ver a algunas de nuestras mujeres apedreadas en una plaza pública? ¿O lapidadas en vida? ¿O golpeadas salvajemente por sus maridos con la autorización de esa nueva religión que se impondrá? ¿O tapadas hasta los ojos con ese infame burka que humilla y desprecia a la mujer? ¿O a los homosexuales colgados de los árboles por ser homosexuales? ¿O a los "infieles" perseguidos y encarcelados hasta que mueran de vejez y privaciones en las cárceles? ¿O al pueblo sometido a acciones y creencias que no desea hacer y sustentar bajo pena de muerte? Pues me niego a creer que esto pueda suceder. Y clamo contra esa Alianza de civilizaciones que no es otra cosa que una traición a los valores morales, espirituales, sociales, culturales y religiosos de nuestra sociedad occidental que nada tiene que ver con esas sociedades donde impera el salvajismo y con las cuales no podemos en manera alguna coincidir ni apoyar.

¿Pagarán sus culpas quienes quieren llevarnos al desastre? Ya con la que está cayendo de la economía teníamos bastante. Ahora también esta amenaza que no parece preocupar a nadie, porque parece que nadie cree que esto pueda ocurrir. Pero todo es posible... y como todo es posible, porque cosas más difíciles de creer han sucedido, esto podría ocurrir... si permanecemos impasibles, porque como dijo José Martí: "los malos (que no padecen insomnio) imperan donde los buenos son indiferentes".

Augusto Lázaro
@augustodelatorr
http://elcuiclo.blogspot.com.es


No hay comentarios: