domingo, 5 de octubre de 2014

Y DALE CON ENCARNI

Cuando decidimos salir a respirar aire puro (cosa difícil en esta ciudad) nos damos gusto discutiendo a ver si nos ponemos de acuerdo en cuanto hacia dónde dirigir nuestros pasos, como toda pareja que se respete. Si yo fuera machista no habría que discutir nada, le diría vamos al parque a coger fresco y se acabó. Pero yo no soy machista (lo juro) y además estoy seguro de que si lo fuera ella me hubiera mandado a la mierda desde el primer encuentro, porque la Encarni parece medio tonta (o le gusta aparentar la tontería) pero tiene un carácter de amazona salvaje que cuando le da por lucirse con él hay que salir corriendo.
--¿Qué te parece si vamos a ver esa película que...
--No no no, de cine nada, que en el cine lo menos que hacemos es ver la película.
--Pero ¿qué dices? Si cuando salimos hasta la comentamos.
--Comentamos algunas escenas, porque lo que es de la película completa, ni nos enteramos de qué va.
--Cómo te gusta exagerar.
--Y a ti replicarme. Eres un replicón, eso es lo que eres. A todo lo que te digo siempre tienes que replicar.
--Parece que te aprendiste esa palabrita hace poco, porque en los últimos días me la sueltas cada 3 minutos.
--Pues no, la sabía desde que nací, no la usaba porque tenía otros calificativos para aplicártelos.
--Bueno bueno, pero en fin... ¿vamos o no vamos al cine?
--No vamos al cine. No tengo ganas hoy de ir a ningún cine.
--¿Entonces?
--Entonces ¿qué?
--Entonces, ¿a dónde carajo vamos?
--Te estás poniendo, además de gruñón, grosero. ¿Qué manera es ésa de hablarle a una dama?
Ante tales argumentos irrebatibles, lo mejor es aplicarle las siglas que aprendí de una amiga que también parece tonta pero no lo es: L Q T D Q, o sea, lo que tú digas, querida, que según don Mariano El Sobrio, usuario principal del bar AQUÍ TE ESPERO, son las últimas palabras que él siempre dice en su casa cuando discute con su mujer, que es un día sí y otro quizás. Aunque con la Encarni, que es mi mujer, pero que no vive conmigo en mi casa, sino en la suya propia que a veces compartimos (quizás por eso hemos durado más de 6 meses), esas siglas no funcionan, porque si está de venas, como hoy, puede replicarme con otras que no sé de dónde las sacó, pero que en estos casos resultan contundentes: A T P C, o sea: a tomar por culo... y ante tanta ternura  no hay nada que puedas decir... ni hacer...

Augusto Lázaro

@augustodelatorr

http://elcuiclo.blogspot.com.es

No hay comentarios: