domingo, 9 de febrero de 2014

EL CAMBALACHE ETERNO

1

Todo parece indicar que la maldad está ganando cada vez más posiciones y que los malos están desplazando a los buenos como modelo a seguir en los medios de difusión masiva.  Sólo dos ejemplos: la ONU ha admitido a Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de ese organismo universal, y la CELAC ha nombrado presidente al dictador Raúl Castro, y se reunió en La Habana, a donde asistieron muchos gobernantes latinoamericanos a rendirle pleitesía al hombre fuerte que al parecer los aterroriza con su poder de largo alcance. Que sin dudas lo tiene. Y lo ejerce.

2

La Unión Europea traza sin contemplaciones la ruta a seguir por sus miembros, y este continente en su casi totalidad está gobernado por una persona: la canciller alemana, Angela Merkel, la segunda dama de hierro de Europa (la primera fue Margaret Thatcher) que controla, dirige y manda en todos los países, porque Alemania es la primera potencia económica de la UE y la cuarta en todo el mundo (EEUU – China – Japón – Alemania – Francia – UK, etc.) y si se desentiende del resto del continente, adiós Unión Europea, el desbarajuste total de sus 28 miembros, sin otra solución posible. Y para colmo, también la UE se congracia con regímenes totalitarios que no respetan los derechos humanos ni permiten libertades a sus pueblos, y con el apoyo que reciben de la UE proclaman que así como están están de maravillas.

3

O sea, que no estaba lejos aquel que proclamó que “poderoso caballero don dinero”. También Martí tenía clara conciencia del valor (inevitable, por desgracia) del dinero cuando dijo: “país que compra manda, país que vende obedece”. Pero no parece que la humanidad se haya vuelto peor de lo que siempre fue. Si atendemos a la letra del tango CAMBALACHE, de Santos Discépolo, veremos que -lamentable pero cierto- esta humanidad que muchos creen que actualmente es la peor de toda nuestra historia, siempre ha sido más o menos igual. Dediquemos unos minutos a leer la letra de ese tango (quizás muchos recuerden la música), que a veces en la literatura (y el tango lo es a menudo) está reflejada la real y eterna característica de los seres humanos...


Cambalache
autor: J Santos Discépolo
Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis y en el dos mil, también.
Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos, barones y dublés.
Pero que el siglo veinte es un despliegue
de maldá insolente, ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue y en el mismo lodo
todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro, generoso, estafador...
Todo es igual! Nada es mejor!
Lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón,
los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, Rey de Bastos,
caradura o polizón.

Qué falta de respeto, qué atropello a la razón!
Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón...
Mezclao con Stravinsky va Don Bosco y La Mignon,
Don Chicho y Napoleón, Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remache
ves llorar la Biblia junto a un calefín.

Siglo veinte, cambalache problemático y febril...
El que no llora no mama y el que no afana es un gil.
Dale, nomás...! Dale, que va...!
Que allá en el Horno nos vamo a encontrar...!
No pienses más; sentate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao...
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley...

pd: he respetado la ortografía y el lenguaje populachero del autor para que se conozca en su expresión auténtica lo que nos quería decir cuando compuso esta pieza.

Augusto Lázaro

@augustodelatorr






No hay comentarios: