domingo, 10 de noviembre de 2013

LA MUERTE SIGUE MATANDO

1

Usted que está leyendo esta entrada y viendo esta imagen con el texto que parece broma pero no lo es, posiblemente crea que yo le estoy tomando el pelo (si es que usted tiene pelo). Pero no, la foto es tan auténtica como el periódico que la publicó, y lo único que le faltó al reportero que dio la noticia del choque fue agregarle al pie algo así como Y ES LA PRIMERA VEZ QUE MUERE, lo que daría mucha más emoción a la reseña y satisfaría mucho más el morbo de la gente que, en general (y que me perdone Santa Tecla) “goza” con las desgracias del prójimo, aunque éste jamás le haya hecho ni siquiera una mala acción al no contestarle los buenos días cuando al pasar por su lado...

--Buenos días, prójimo. ¡Qué mañana tan linda, eh!

Y el prójimo no se da por enterado... O sea, contertulios, que la muerte se ha convertido en un suceso curioso e hilarante, aunque parezca cosa del teatro del absurdo de Samuel Beckett...

2

Dicen por ahí que quienes se ríen de la muerte viven más (y mejor) que quienes están que no duermen pensando que en cualquier momento toc toc toc, ahí está la muy que ya viene con su encargo y se acabó lo que se daba. Adiós, mundo cruel, y a salir de viaje hacia un lugar que nadie puede describir, porque ya se sabe que la muerte ha guardado el secreto tan esmeradamente que nadie ha logrado regresar siquiera para contarnos a los que todavía quedamos vivos cómo es aquello y si allá hay mucho viento o grandes atascos (si es que nos vamos con nuestro coche porque lo queremos tanto que no soportaríamos separarnos de él). Eso tiene la muerte, que nadie ha podido contarla.
Por eso hay tantos que tan preocupados viven pensando cómo será la cosa cuando dejen de vivir porque el reloj nos dé la hora del final de trayecto. Y qué final, caramba, único, porque es lo único que no puede repetirse. Sólo se muere una vez. ¿O no?

3

Pues eso, que para qué preocuparse si aunque nos preocupemos, aunque pasemos noches enteras sin dormir pensando tonterías como solemos hacer los mortales, nada,  que no vamos a escaparnos de abandonar la superficie que tanto nos gusta y donde tantas cosas buenas (y malas) nos han ocurrido en nuestras vidas en las cuales no hemos hecho nada que realmente valga la pena trasladar al papel para inmortalizarnos. En  fin, queridos míos, que como ni ustedes ni yo nos vamos a escapar de la pelona, lo mejor es vivir lo que nos queda, que quizás no sea tanto como quisiéramos, y a reír, que son dos telediarios con noticias escalofriantes... porque eso es otra cosa, que no se ve nada alentador por ningún lugar, y menos ahora que con la huelga de barrenderos esto está como el Rastro cuando termina su horario y los vendedores lo dejan como no lo encontraron... Y a otra cosa, que tengo que salir a dar mi paseíto matutino y disfrutar del paisaje urbano, tan limpio, agradable, oloroso y tranquilo. Sobre todo eso...

Augusto Lázaro



@augustodelatorr

No hay comentarios: