jueves, 26 de julio de 2012

ISRAEL NO ES EL ENEMIGO

El 16 de julio de 2012 Carlos Alberto Montaner publicó, en su blog, un artículo titulado QUE SIGNIFICA ISRAEL PARA OCCIDENTE, cuya lectura debería ser atendida por algunas instituciones españolas que parecen estar en las nubes en cuanto a su información sobre el Medio Oriente.

Resulta cuando menos curioso que en España algunos grupos de políticos, organizaciones sindicales, religiosos de distintas tendencias, y hasta homosexuales conocidos, de vez en cuando lanzan al aire sus diatribas contra ese país, censurando sus acciones militares contra sus enemigos que lo cercan, amenazan y atacan constantemente, dentro de un movimiento por suerte minoritario que alimenta la xenofobia y el racismo. Sin embargo, nunca esos críticos virulentos se detienen a echar al aire sus mismas diatribas contra esos países islámicos donde se cuelgan homosexuales de los árboles y se mata a pedradas a una mujer en plena plaza pública, cosas que no ocurrirían jamás en Israel.

Hay españoles que padecen de muy mala memoria y no recuerdan que no fueron (no serían nunca) ciudadanos de Israel quienes pusieron las bombas en los trenes y han cometido múltiples atentados contra españoles, causando muerte, destrucción y dolor en miles de familias de este país. Resulta incomprensible que de aquí salgan críticas contra el pueblo hebreo y mucho silencio contra quienes sí nos amenazan con el terror con el que pretenden implantar su mal llamada civilización, su “cultura”, su modo de vida, cosa que tampoco intentan los israelíes, quienes incluso suelen votar por España en las ediciones de Eurovisión, por simple simpatía a un país que no puede decirse que es muy solidario con su lucha.

Olvidan que Israel es la única democracia de la zona, siempre caliente, del Oriente Medio, rodeado de enemigos, algunos de los cuales, como Irán, declaran abiertamente sus intenciones de borrarlo del mapa, y de echar al mar sus habitantes para ahogarlos, declaración totalmente inaceptable por aquellos que se precian de demócratas y amantes de la libertd. Pero que, además, Israel jamás ha declarado que desea borrar de la Tierra a ningún país, por enemigo suyo que éste sea.

Si conocieran mejor la historia tendrían que sentir al menos más respeto por el pueblo donde no se persigue a ningún homosexual ni se asesina a mujeres a pedradas ni se las humilla, golpea, desprecia, como sí sucede en muchos de esos países islámicos con los que nuestros gobiernos y nuestra monarquía mantienen relaciones digamos amistosas y complacientes. Incluso en Israel la mujer es tan respetada que puede llegar a ser Jefa del Estado, como sucedió con Golda Meier. Pero eso no lo saben o no quieren saberlo quienes con sus actos se descubren como nuevos antisemitas que apoyan precisamente a quienes por vergüenza y dignidad deberían condenar.

Sería muy saludable que España (que esa parte minoritaria pero en algunos casos poderosa de su sociedad) abriera más los ojos y renunciara a esa lacra del antisemitismo que tanto dolor causó a la humanidad de manos del holocausto que algunos se atreven a negar. Tanto que se combate a Hitler y tan poco que se elogia a un pueblo que ha sabido resurgir de sus cenizas y ha llevado a su país a un lugar cimero dentro de la libertad, la democracia y el más absoluto respeto por los derechos humanos. Un país que con algo más de seis millones de habitantes y en una tierra nada fácil para el cultivo, se ha convertido en un pequeño ejemplo de prosperidad y desarrollo, a pesar del acoso constante de los enemigos que lo rodean.

¿Que Israel ha cometido errores y excesos militares en la zona? Sí. Y eso es muy censurable. Pero díganme un solo país en esa geografía que no los haya cometido. Y quizás mucho peores.

Augusto Lázaro

Para acceder a EL CUICLO pinche en http://elcuiclo.blogspot.com.es




jueves, 19 de julio de 2012

ESPAÑA... ¿PAIS SOBERANO?


La noticia es casi imposible de creer: la Unión Europea, desde su sede central en Bruselas, ha dictado una "orden" al estado español para que sea excarcelada e indemnizada una etarra asesina, compañera de De Juana Chaos y Troitiño, culpables los tres de decenas de muertos en distintos atentados.

 Semejante falta de respeto a un estado que pasa por ser libre, independiente y soberano, es sólo concebible porque ya España ha dejado de ser poseedora de semejantes atributos y está sometida al poder comunitario de esta Unión Europea inoperante, obsoleta y retrógrada, que se niega a aceptar su rotundo fracaso como organización aglutinadora de 27 países, en su mayoría sometidos a los dictámenes de unos pocos ricos que son los que mandan realmente.

Un gobierno con suficiente dignidad y autoestima, lo que haría de inmediato es salir de una vez de esta Unión Europea y de la zona euro que sólo nos ha traído consecuencias funestas para nuestro desarrollo. A la señora Merkel y al señor Hollande les conviene mucho el euro: si un alemán, un solo ejemplo, visita España y quiere comprar un litro de leche, pagaría por él sólo unos 60 céntimos de euro, y un obrero alemán gana mucho más que un obrero español. Si un español visita Alemania y desea comprar un litro de leche, debe pagar por él 2 euros o más. La misma moneda nos coloca en posición inferior, y como este ejemplo pudiéramos señalar las múltiples relaciones comerciales en las que nuestro país siempre sale perjudicado por la dichosa y nefasta moneda única. Pero esto no quieren admitirlo ni reconocerlo los políticos que ni siquiera saben cómo gobernarnos.

El euro y la Unión Europea siempre han sido valorados como negativos por los hombres sensatos que aman a sus patrias, no por quienes sólo se ocupan de llenar sus bolsillos a costa de los innumerables sacrificios que piden al pueblo (y me refiero a los gobiernos de los últimos 10 años). Eso, en el aspecto económico. Lo que no nos podíamos imaginar es que en el aspecto político esta Unión Europea se pusiera de parte de los criminales de la ETA, sabe Dios por qué, y nos dijera lo que tenemos que hacer no sólo en el aspecto económico, sino en todos los aspectos, tratándonos como simples subalternos que deben (tienen) que obedecer el mandato para recibir una limosna que no sabemos cómo ni cuándo podremos pagarla con sus intereses.

Ahora me dirán los paniaguados de la UE que esto es falso y que la Unión Europea ha ayudado al desarrollo de España. ¿Qué desarrollo? ¿Es que se creen que somos idiotas? Con el euro descendió notablemente el nivel de vida de los españoles que vieron de la noche a la mañana aumentados sus costos de alimentos, productos industriales, transporte, prensa, correo, impuestos, etc., hasta dejarnos en esta situación que hoy afrontamos sin ningún respeto en el extranjero por nuestra paupérrima gestión internacional. Eso, unido a que este es un país con 18 gobiernos donde cada comunidad hace y deshace a su antojo, y donde sobran millones de empleados públicos improductivos pero consumidores, va llevando lentamente a España a un círculo vicioso que hará que descendamos en un corto plazo al precipicio que nos llama desde hace algunos años. Y no parece que haya alguien capaz de evitarlo.

Augusto Lázaro


(para entrar en EL CUICLO pinche en http://elcuiclo.blogspot.com.es)

jueves, 12 de julio de 2012

LAS APARIENCIAS... ¿ENGAÑAN?


Lord Henry, personaje casi protagonista de El retrato de Dorian Gray, posiblemente la mejor obra de Oscar Wilde, dice entre otras verdades una que siempre me ha movido a la meditación:
"sólo los tontos no juzgan por las apariencias".
Su contrapartida refranesca, o sea: "las apariencias engañan" invita a pensar que no todo lo que brilla es oro, y quizás por eso surgió aquella máxima de que "la mujer del César no sólo tiene que ser decente, sino parecerlo", como si las demás mujeres, en todo caso, no estuvieran "obligadas" a aparentar la decencia que tienen (a)dentro y que por supuesto, no se anuncia en ningún cartelito frentista (de la frente, no de ningún frente).
Pero quizás por costumbre, la humanidad casi siempre suele juzgar por las apariencias, porque claro que no es lo mismo un mendigo (pobre ser obligado a semejante humillación) rodeado de trapos viejos y de mugre, tirado en plena acera, con un cartelito solicitando alguna ayuda, que una despampanante modelo llena del lujo que engrandece (y a veces envilece) a los seres humanos. Estoy seguro de que si le preguntaran a cualquier viandante, de improviso, con cuál de estos dos seres le gustaría irse a cenar a un gran hotel, respondería que con la modelo. ¿Usted no?
Y esa actitud generalizada ¿a qué se debe sino a las apariencias? Detrás de la modelo quizás se esconda una ignorante que apenas sabe pronunciar su idioma, pero eso ¿a quién le importa hoy? Y quién puede decir o negar que en el mendigo del cuento está un cerebro no sólo prodigioso sino lleno de bondad y de deseos de beneficiar a la humanidad. ¡Ah! Ahí está la razón de la sinrazón. En las apariencias, porque en este caso, como en la mayoría de los casos, puede que engañen, pero lo que no hacen es animar a ningún mortal a decidirse por el mendigo, aunque el hombre sea un segundo Einstein. Porque a nosotros los humanos no sólo nos importan las apariencias, sino que rechazamos la falta de buenas apariencias sin tener en cuenta los demás aspectos. Y siguiendo con el caso, no nos preguntamos por qué el mendigo vive como vive, pero es que tampoco nos importa averiguarlo.
Y sobre la modelo por supuesto que no nos interesa averiguar cómo es por dentro cuando lo que vemos por fuera es capaz de conmovernos... físicamente.

Augusto Lázaro

(para acceder a EL CUICLO pinche en: http://elcuiclo.blogspot.com.es)


jueves, 5 de julio de 2012

LA JUSTICIA, ESA MERETRIZ.


Sí, yo soy juez. Y ser juez en este país no es una tarea fácil. Tienes dos opciones: cumples la ley al pie de la letra, o interpretas la ley según tu punto de vista y la aplicas, olvidándote de las consecuencias. Y ahí está el detalle: las consecuencias. Porque todas las consecuencias te van a ser desfavorables. Si condenas al detenido puedes buscarte problemas con familiares y amigos del mismo, desde amenazas hasta acciones ejecutadas contra ti, y si lo dejas en libertad, que es lo que yo hago casi siempre para poner a buen resguardo mi pellejo, te buscas críticas, insultos, comentarios y artículos en los medios sobre lo mal que funciona la justicia, etc. O sea, que si eres juez estás jodido. Como quiera que te pongas tienes que llorar. Porque vamos a ver: ya estoy hasta las narices de leer en los periódicos “es inconcebible que el juez Mascual haya dejado en libertad a Cuquito el Pastelero, siendo ésa la decimonovena vez que el malandrín era detenido por la policía”... Siempre con lo mismo. Pues bien, yo me atuve a lo que dice la ley, por eso lo solté. Y si la ley dice tal cosa no soy yo quien va a cambiarla. ¿Por qué no la cambian los diputados del Congreso, que se pasan la vida hablando bobadas, bostezando, insultándose unos a otros, y siempre dejan las leyes, que todo el mundo se queja de lo mal que están hechas y que favorecen a los delincuentes, así como están, tal como las hicieron quienes las hicieron con la Constitución, y si algo aquí está podrido no soy yo como juez, es la ley, y si quieren que no suelte a nadie más, pues cámbienla y no jodan más con sus ataques injustificados. ¡Ah!, pero no sólo hay un problema con las leyes mal hechas, no. ¿Qué me dicen de las amenazas que recibo cuando tengo a un detenido en prisión más de tres días? ¿Eh? ¡Ah!, eso no les pasa a los ilustres diputados. Pues me pasa a mí, como juez, y llueven no sólo las críticas, sino las amenazas contra mí y contra mi familia, y ¿qué puedo hacer yo entonces, si no tengo custodia ni mi casa está vigilada las 24 horas del día? Pues al carajo la ley, bien o mal que esté, y al carajo todo, que yo no me voy a jugar el pellejo mandando a un tipo de ésos a la cárcel para que venga un socio, un mafioso, o uno de la organización a que pertenezca, y me cepille en una calle el mejor día. No señor. Otra cosa: ¿cuánto gano yo para arriesgarme así? Porque hay otros que no vienen con sus amenazas, no. Hay otros, familiares o amiguetes o compañeros de la banda o lo que sean, que vienen con un fajo de billetes y me dicen muy bajito: oiga, juez, vamos, no sea tan drástico con el muchacho, déle otra oportunidad (aunque ya le hayan dado veinticinco oportunidades y nada), y entonces, con mucho disimulo, casi como si fuera un ruego religioso, me enseña el fajo de billetes y sin que yo pueda evitarlo me lo pone en las manos y se va, con un saludo discreto y amistoso. ¿Y qué voy a hacer? ¿Voy a rechazar ese dinero, que tan bien me viene? ¿Quieren jueces honrados? Pues páguenles más, carajo, y no hablen tanto de honradez, que aquí el honrado se tiene que conformar con una tortilla y un zumo, y con ponerse ropa de liquidación, y con vivir en una casa de 60 metros y tal. Por eso, óigame bien: yo soy juez y en este país en que las leyes están de tirar y nadie las corrige, y en que los cabrones se forran haciendo lo que les da la gana, porque yo me busque unos euritos de vez en cuando, o porque atienda los reclamos de algún mafioso amenazante, el mundo no se va a acabar. Ni yo tampoco, por supuesto. Así están las cosas. Y así estoy yo con esas cosas. Y que se dediquen a otros problemas, que en definitivas, aquí ya no caben delincuentes en las cárceles que están a rebote, ¿para qué complicarle la vida a los guardianes, si no tienen dónde meter a ningún muchachón de esos que un día sí y otro no cometen delitos en la calle, amargándole la vida a los policías, que tampoco ganan lo que debieran, y esos sí se arriesgan la vida diariamente, y no reciben ni una medallita que acredite su valor ni le hacen ningún acto de agradecimiento público ni la puerca de Celestino Zubizarreta. ¡Ah! ¡Qué paisito, verdad? Pues eso, mi amigo. Véngase y échese una cañita conmigo, que esta noche invito yo...

Augusto Lázaro

(para acceder a EL CUICLO pinche en: http://elcuiclo.blogspot.com.es)