lunes, 31 de octubre de 2016

LIMPIAR ESPAÑA

A este país le sobran muchas cosas (y también le faltan muchas), además de que una de sus características es el despilfarro que se tiene con lo que se tiene y que pertenece a todos los españoles. Hasta ahora, eso no se ha controlado como se debería, y si restamos lo que nos cuesta ese despilfarro, agregándole lo que se gasta en esas cosas que a mi entender le sobran, España estaría en un lugar mucho más alto entre los países más desarrollados y prósperos del mundo. Sólo quiero mencionar 3 instituciones que ocasionan demasiado gasto al Estado y que, al menos según mi opinión, no pintan nada ni resuelven nada en el panorama de funcionamiento del país. O sea, que son instituciones absolutamente PRESCINDIBLES, que si se suprimieran, nadie notaría su ausencia. Veamos:

CONSEJO DE ESTADO

Una mañana de sol bravo me dirigí a la Puerta del Sol, en trámites periodísticos, y le formulé la misma pregunta a 25 transeúntes, en su mayoría jóvenes:
--¿Sabe usted qué es el Consejo de Estado?
De los 25, sólo 3 tenían una idea aproximada, el resto lo ignoraba totalmente, pero además, ninguno sabía en qué lugar se encontraba el edificio ni a qué se dedicaba en sus funciones, correctamente. Cuestión, que este organismo ni canta ni come frutas, por lo que debería eliminarse. Y de forma urgente. Sólo alberga a exdirigentes políticos o de otras índoles, que se forran con altísimos salarios y no hacen nada de provecho para la ciudadanía, pues las labores que realiza muy bien podrían realizarlas otras dependencias del Estado...

SENADO

Cuando se discute y aprueba una ley o una disposición en el Congreso de los Diputados, la resolución se pasa al Senado, donde es re-discutida, y se aprueba o no, devolviéndose al Congreso. Pero aunque el Senado diga sí o no, lo que será finalmente válido es lo que decida el Congreso. Entonces, ¿qué pinta esa institución, cuyos miembros nadie los conoce ni sabe a qué dedican su tiempo de trabajo? Además, ¿qué importancia tiene el Senado, si las 3 principales figuras de poder del Estado son el Rey, el Presidente del Gobierno, y el Presidente del Congreso. O sea, que en el Senado, como nadie lo calcula, no existe ninguna figura “importante” en la Jefatura del país. Por lo tanto debe eliminarse, pues su función, si es que existe, puede realizarla el Congreso en su totalidad...

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Si existe un Tribunal Supremo, no veo razón de peso para que exista esta especie de “doble”, pues otra cosa no creo que sea imprescindible ni que tenga que hacerla otra institución con casi idénticas funciones. Por otra parte, al TC nadie le hace caso, no sólo Cataluña: muchas de sus resoluciones pasan por la vida como las nubes, que desaparecen sin haber dejado ningún rastro. En conclusión, que el TC debe ser eliminado y dejarle esa función similar al Tribunal Supremo. En un país que no puede decirse que es millonario, hay que ahorrar, comenzando por eliminar muchas organizaciones totalmente prescindibles que sólo sirven para tener un montón de personas ganando sueldazos mientras que hay familias enteras que no reciben ni un céntimo al mes para cubrir sus necesidades más perentorias...

Hay más, pero eso será tema para otra entrada...

Augusto Lázaro




http://elcuiclo.blogspot.com.es

lunes, 17 de octubre de 2016

LAS PALABRAS Y LOS MUERTOS

Conocí a Amir Valle en los talleres literarios de Santiago de Cuba, allá por los años 70/80. Desde que leí sus primeros trabajos me di cuenta enseguida de que estaba leyendo a un futuro gran escritor. El tiempo me ha dado la razón, pues a día de hoy Amir es uno de los mejores escritores cubanos vivos, y sólo hay que leer sus últimos libros para estar de acuerdo con tal afirmación. Uno de esos libros es una especie de ensalada en la que cabría catalogar la obra como novela sin ficción (estilo Truman Capote), o novela realista ficcionada, historia novelada, crónica, semblanza de una época, y lo que el lector quiera entender, pues lo importante en este libro es la sincronización lograda entre el contenido y el continente, que en ningún momento pierde el interés. La novela se titula Las palabras y los muertos, editada por la Editorial Almuzara, España, en 2015...

Para mí el mérito mayor de la obra es la humanización de los personajes (que son reales en la vida y que incluso se mencionan con sus verdaderos nombres), descritos todos con sus virtudes y sus defectos, lo que hace creíble lo que se expone en la narración, aunque no sé en realidad si todo es una invención literaria basada en hechos reales o una recreación de esa realidad ante la que a veces podemos preguntarnos si está defendiendo o atacando la llamada “revolución cubana” con sus principales figuras y episodios vistos desde la distancia, sin tomar partido, mediante la perspectiva de un hombre que es “la sombra” del dictador, junto al que permanece casi las 24 horas del día, y con el que intercambia puntos de vista, opiniones y hasta secretos que sólo “el Jefe” (Castro) le confiesa, pues lo considera su hombre de más confianza, incluso más que su propio hermano, al que le señala sus “debilidades” y errores y en el que no confía tanto...

Casi toda la novela se desarrolla en despachos de los líderes (donde se toman las decisiones de lo que se va a hacer, sin contar mínimamente con lo que opinan los cubanos de a pie, la inmensa mayoría que malvive entre escaseces, opresiones, censuras y humillaciones a granel) y en lo que cuenta Facundo (la sombra) a su esposa en su casa, que no es más que una recreación del pasado y el presente de una sociedad condenada a vivir bajo el yugo comunista, en la que no se ve ningún amago de rebeldía, únicamente resuelto con la idea fija que tiene la  población mayoritaria de largarse del país en busca de otra vida con libertad y sobre todo abastecimientos y dinero, que es lo que parece priorizar la sociedad enferma que acepta callada el destino que le ha tocado vivir. Amir no da ni un solo ejemplo de algún sector de esa población que no esté dispuesto a aceptar sin remedio la situación que vive, lo que nos pone a pensar, a intentar descifrar qué mensaje nos quiso dar, si es que la literatura debe dar algún mensaje aparte del disfrute de leer lo que tan bien escrito está, como es el caso que me ocupa...

Quizás el autor podría haber explotado más la interesante figura del Che, que daría sin dudas muchas situaciones claves de este medio siglo histórico que ha vivido Cuba. Pero eso es privativo del escritor y yo soy sólo uno de sus muchísimos lectores. No obstante, Amir Valle ha logrado una síntesis de la historia de estos 50 años (con pasajes de antes del triunfo revolucionario) que da al lector no cubano una visión efectiva de lo que el castrismo ha significado para esa irónicamente llamada “isla de la libertad” (los comunistas son expertos en autodefinirse precisamente como lo contrario a lo que son en realidad), con maestría formal, dejándonos una de las grandes novelas “de la revolución” escritas desde que comenzó la era del error y el terror en la Cuba de los Castro...

Augusto Lázaro




http://elcuiclo.blogspot.com.es

martes, 11 de octubre de 2016

4 OBRAS IRREPETIBLES

Agatha Christie es la única escritora de novelas policíacas que ha dejado en la historia de la literatura 4 obras irrepetibles por su originalidad y tramas únicas que si algún otro autor decidiera imitar quedaría sólo como un clon o una vulgar copia de los asuntos tan ejemplarmente tratados por la gran novelista británica. Esas 4 obras (3 novelas y un cuento) son:


El asesinato de Roger Ackroyd

10 negritos
Crimen en el Expreso Oriente
Testigo de cargo

¿Por qué las llamo irrepetibles? Veamos:

El asesinato de Roger Ackroyd es una novela que envuelve al lector en un cúmulo de posibilidades, dentro del cual adivinar quién es el asesino resulta imposible: ninguna imaginación lectora es capaz de descubrir, antes de que la autora descorra el telón que lo oculta, el personaje culpable de esa muerte que tan bien se describe en sus páginas, y que yo por supuesto no voy a desvelar para no matar la curiosidad de quienes no hayan leído esa obra maestra. Sólo diré que el asesino es el único que jamás podría imaginarse cualquier lector común (o iniciado), ya que resulta inimaginable que sea precisamente ese personaje quien haya cometido el crimen. Por eso es irrepetible...

10 negritos es la única novela policíaca donde TODOS mueren. Uno a uno, siguiendo la norma trazada por un poema infantil colocado en marco en cada habitación de los 10 invitados a la Isla del Negro, a quienes una voz megafónica acusa de horrendos crímenes que serán castigados sin que ninguno de ellos pueda evitarlo. Existe una versión cinematográfica de EEUU que es realmente un bodrio de mal gusto, donde irrespetuosamente al final quedan 2 de los 10 muertos según la obra, que mejor no ocuparse de ella. Sin embargo, hay una versión rusa de los 60 ó 70 que sí es respetuosa con el original y en donde efectivamente todos mueren, tal como en la novela, además muy bien hecha con todo rigor, que recomiendo a mis lectores que intenten localizarla. Por lo demás, otra obra que resulta irrepetible. ¿Estaríamos dispuestos a aceptar otra novela con 10 candidatos en una isla, condenados todos a morir? Creo que no. Por eso esta obra también es irrepetible...

Crimen en el Expreso Oriente vuelve a asombrarnos al tratar de un asesinato en el que TODOS son culpables (exceptuando, por supuesto a Poirot y a 2 empleados de la Empresa Ferroviaria). O sea, todos los viajeros asesinaron a la víctima, y eso sólo se descubre tras decenas de entrevistas y elucubraciones del famoso detective con ayuda del Gerente y el Doctor, hasta el final en el que se ofrecen 2 soluciones, una de las cuales deja libres de culpa a quienes han ejecutado a un miserable que sólo merecía la muerte. La versión cinematográfica dirigida por Sidney Lumet logró reunir a una verdadera constelación de estrellas, entre las cuales figuran Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Sean Connery, John Gielgud, Anthony Perkins, Vanessa Redgrave, Richard Widmark, etc. Una novela en que todos son culpables no puede volver a escribirse. Por eso ésta es igualmente irrepetible...

Testigo de cargo es un relato corto, que aparte de las virtudes acostumbradas en la Christie, nos ofrece una oportunidad única en la historia de la literatura policial: la clave del misterio se resuelve nada menos que en... LA ULTIMA PALABRA DEL TEXTO. En la versión para cine que protagoniza, como siempre de forma brillante, Marlene Dietrich, es la última palabra que pronuncia la actriz la que da la solución al crimen. Una obra que tampoco podría repetirse, pues cualquiera al leerla se sentiría frustrado, porque “ya eso lo escribió Ágata Christie”. Por tanto, también resulta irrepetible...

Sin dudas, pasaréis muchos ratos agradables junto al asombro y la sorpresa que se llevarán quienes no hayan disfrutado de estas 4 novelas únicas en la historia de la literatura policíaca y de misterio, en la que la autora británica es por encima de cualquier otro creador, una guía en la magistratura literaria que no admite imitadores...

Augusto Lázaro

www.facebook.com/augusto.delatorrecasas