domingo, 7 de junio de 2015

EL BERENJENAL

+

La experiencia del tripartito catalán no le ha servido a ningún político aspirante a gobernar (en cualquier nivel) y tras las elecciones autonómicas y municipales recientes se nota el alboroto por formar gobiernos de varios partidos, cada cual por supuesto tirando a su tendido, cuyos resultados a la larga se verá que no son los mejores para el desarrollo de este país. Ahora no acaban de entenderse, cuando estén en el poder tampoco se entenderán y esto contribuirá a convertir España en un verdadero berenjenal que no podrá progresar, pues cada partido, en lugar de pensar en el pueblo al que debe dedicarse enteramente, dedicará sus fuerzas a intentar superar las ideas y las acciones de quienes compartan con él cada gobierno, además de mantener su lucha de siempre contra los adversarios (enemigos) de la oposición... y viceversa...

++

Los países más ricos y prósperos son aquellos donde reina el bipartidismo (EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia, etc.), lo que no quieren ver los políticos atrasados españoles que ahora han tomado como moda la creación de nuevos partidos en todas partes y la formación de acuerdos, pactos y agrupaciones para gobernar, ignorando que mientras más partidos haya gobernando una misma región, más tiempo tendrán que dedicar los mismos a analizar, discutir, reunirse, cambiar impresiones y ponerse de acuerdo en cada ley que se le ocurra a alguno de ellos mientras el pueblo espera con paciencia de gato que resuelvan sus problemas de una vez y se dejen de tanto bla bla bla que a nadie beneficia. No es tan difícil de comprender, pero para algunos parece cosa de la teoría de la relatividad de Einstein o algo parecido...

+++

Demasiadas agrupaciones políticas nunca pueden reportar beneficios a la población que dirijan al unísono (¿al unísono?) por las razones expuestas. Contra la teoría demagógica que un día el Gran Timonel lanzó al espacio para darse golpes de pecho de su apertura hacia le diversidad de opinión (Mao dijo: “que florezcan cien flores, que cien escuelas rivalicen”) se impone el razonamiento irrebatible de que en el mundo hay fundamentalmente dos ideas, dos tendencias, dos puntos de vista en los cuales pueden caber perfectamente ramificaciones parecidas (nunca iguales) pero que en el fondo se integran hacia esas dos posiciones que existen desde la llamada Revolución Francesa y por la que se siguen y se seguirán rigiendo las acciones que en cada país se desarrollan de acuerdo con el grupo gobernante. Eso de la “tercera posición” nunca ha tenido éxito, por la simple razón de que hay que preguntarse si en verdad existe una tercera posición en política. Yo tengo muchas dudas al respecto, pero me inclino hacia lo que considero lo mejor para la humanidad: el ejemplo que dan los países citados (y otros) donde se mantiene desde siempre la diversidad de opinión en el bipartidismo que los ha llevado a la posición privilegiada de ser los más desarrollados, prósperos y ricos del planeta. Con sus más y sus menos, ya lo sé, pero con la primacía de los “más” ante los “menos”...

Augusto Lázaro


@augustodelatorr



http://elcuiclo.blogspot.com.es