domingo, 21 de septiembre de 2014

UNO MAS

Obstinado es poco. Harto se queda corto. Hasta las narices todavía suena suave. Tendría que buscar una palabra justa, certera, correcta, para denominar la sensación que siento al enfrentarme diariamente y en cada lugar a donde voy por necesidad con eso que Einstein calificó como infinita: la estupidez humana. No doy más, mi paciencia está agotada, mis nervios a millón, mi cansancio a todo tren, mi cuerpo se rinde a la evidencia: la estupidez es inmortal, y no sólo es inmortal, sino que crece a la velocidad de la luz (300,000 kms. x segundo), y según el cálculo informático que acabo de terminar, dentro de menos de 25 años el 90% de la humanidad será estúpido. Entonces tendremos por fin el añorado paraíso terrenal, porque según consenso científico, sólo los estúpidos son felices, y si el 90% de la humanidad es feliz, ¿quién negará que esto es un paraíso? Sin embargo, me pregunto qué sucederá con ese 10% que no será estúpido. No quisiera imaginarme lo que me estoy imaginando, pero pudiera ocurrir que los estúpidos decidieran eliminar a ese 10% y... en fin, que yo no lo veré, por suerte. O quizás por saber morirme a tiempo. Porque si no lo logro, mis opciones no son muchas:
--sufrir un IAM (infarto agudo de miocardio)
--convertirme en un amargado
--ser declarado aguafiestas o rompegrupos
--perder el apetito y otros deseos igualmente deliciosos
--hacer que otros se rían de mí por estar obstinado sin remedio mientras ellos gozan de los placeres de la vida que podrán gozar los miembros del 90%
--empecinarme en el suicidio liberador de la obstinación
Así que pensándolo bien, como dice ese refrán (los refranes a veces nos salvan): “si no puedes vencer al enemigo, únete a él”, y como en este caso el enemigo es la estupidez, y probado está que es inmortal e invencible, a partir de hoy mismo decido unirme al 90% sin esperar 25 años: arriba, corazones, desde hoy cuentan con un estúpido más engrosando sus crecientes y geométricas filas. Oh la la!

Augusto Lázaro

@augustodelatorr

http://elcuiclo.blogspot.com.es

No hay comentarios: