domingo, 7 de septiembre de 2014

CONSEJOS QUIZAS SANOS

1
Toda precaución es poca, siempre se nos queda algo fuera del tintero y ahí mismo nos dan el fotutazo. Y el fotutazo duele, sobre todo dentro, muy adentro. Enseñanzas de mi padre y de algunos otros familiares y amigos de la familia que aprendí desde niño:
--no darle mucha confianza a nadie, en la confianza está el peligro y en el peligro el despelote
--mantenerse siempre lejos de la estupidez y de quienes la portan
--abrir mucho los ojos y cerrar mucho el bolsillo
--nunca meterse entre marido y mujer o entre parejas que discuten o pelean, queda uno como impertinente y hasta puede recibir algún que otro puñetazo de él y carterazos de ella
--no tomar partido por ningún partido (político) y la política, mientras más lejos mejor, al igual que los amores, y cuidado con descuidar esta máxima:
--ni con miembros de la familia, ni con vecinos de la cuadra, ni con compañeros de estudio o de trabajo, nooo: el amor, mientras más lejos, más saludable. Y esta otra, genial, que me ha servido de mucho y cuando la he descuidado, al final siempre salgo como el malo de la película:
--"no hagas favor que no te pidan, pasarás por santo o por entrometido, carreras ambas largas y de mucha penitencia" (*)
Por eso, lo mejor es: yo por aquí, la humanidad por allá...
2
A mí la humanidad no me da insomnio (duermo 6 horas de un tirón, aunque haya bulla, pues lo que me despierta de súbito es que alguien en mi habitación encienda una luz, ahí sí, pero ¿quién va a encender una luz en mi habitación si yo duermo solo y sin compañía?). Pues eso, que la humanidad resuelva sus problemas, que a mí nunca me ha resuelto ninguno, por suerte. Dice el periodiquero de la esquina que yo soy un misántropo. Parece que al hombre, de tanto estar entre periódicos y revistas, se le ha pegado algo. Puede ser que yo sea un misántropo, pero me pregunto si la humanidad merece que uno se dedique a servirla sin condiciones ni peros. Tal como está, o como yo la veo, mejor es olvidarse de ella y a la porra. ¡La humanidad! Vaya, hombre, ¿y yo qué, no formo parte de la humanidad? ¿Cuenta conmigo la humanidad cuando decide algo o toma una medida o acepta o rechaza algún plan? Claro que no. Pues al carajo la vela. Cada cual a su aire, y así nos llevamos divinamente la humanidad y yo, sin meternos la una con el otro, o viceversa...
3
Y rodando y rodando, que quien mete sus narices donde no debiera termina como el carnero que pierde su lana con el trasquilado, o como el famoso gallo de Morón: sin plumas y cacareando. Yo como si nada, que a estas alturas de mi vida mis dos palabras favoritas son paz y tranquilidad, que producen un gozo exquisito, y si éstas se acompañan de la eximia soledad, mucho mejor. Me lo decía mi padre, siempre con sus refranes, máximas, sentencias y dicharachos basados en su propia experiencia que intentó (y logró en muchos casos) transmitirme: "lo mejor es no meterse en nada, cerrar el pico y abrir las guatacas, a ver por dónde viene la comparsa". Y si la comparsa no viene, yo no pienso ir a buscarla. Eso seguro...
(*) tomada de la novela Gaspar Pérez de Muela Quieta, del cubano Gustavo Eguren

Augusto Lázaro

@augustodelatorr

http://elcuiclo.blogspot.com.es

No hay comentarios: