domingo, 6 de abril de 2014

LA ULTIMA OPORTUNIDAD

Subió al autobús, pensando que quizás ella viniera en él. Y esta vez tuvo suerte: ella estaba sentada, conversando con una amiga, como siempre con su sonrisa que tanto le gustaba. Se saludaron y enseguida él caminó hacia el fondo para ocupar uno de los últimos asientos. Se acomodó y la miró, como siempre la miraba, con aquel amor que había surgido hacía mucho, y que por lamentables equívocos la había mantenido alejada durante para él ya demasiado tiempo...
El autobús circulaba lentamente (a esa hora había mucho tránsito y muchos viajeros en cada parada), ella y su amiga seguían conversando, y él seguía mirándola, lamentando esa interrupción ajena que le impedía compartir su asiento y disfrutar, como siempre lo hacía, de estar a su lado y sentirse, gracias a ella, dueño del mundo y con los deseos de vivir a la máxima potencia...
De pronto la amiga se puso de pie para bajarse en la cercana parada. Se
despidieron y una vez fuera, la amiga alzó la mano y la saludó a través del cristal de una ventanilla. En ese momento él reaccionó, pensó en un segundo levantarse y acercarse al lugar anhelado ahora vacío, y compartir con ella unos minutos antes del fin de su recorrido. Pero no lo hizo. Siguió mirando su pelo color cáscara de plátano (estaba de espaldas) y se preguntó tontamente si a ella le gustaría que él se sentara a su lado.
¿Por qué dudó? ¿Por qué no se levantó y acudió a sentarse junto a ella, como otras veces antes había hecho? Sólo unos segundos de vacilación bastaron para que el autobús siguiera su trayecto y casi sin darse cuenta, ya estaba llegando a la última parada. Entonces él se dio cuenta de que había fallado: quizás esperaba que ella se volviera y lo llamara, pero eso no era excusa: había perdido esa oportunidad de compartir a solas unos minutos tal vez definitivos en una relación que él pensaba que podía cristalizar, porque... ese era el último día que ella trabajaba cerca de donde él vivía, y ya a partir de mañana quizás no volvería a verla...

Augusto Lázaro

@augustodelatorr
http://elcuiclo.blogspot.com.es


1 comentario:

Carol dijo...

Jo, me he quedado con las ganas de un final feliz, espero que haya segunda parte!(pero claro, el titulo sería "penúltima oportunidad" no?) Jo, vaya!