lunes, 24 de junio de 2013

DELINQUIR: UN BUEN NEGOCIO


&

En el Pinar del Río de los 50 se oía una canción por Daniel Santos (el inquieto anacobero) que terminaba así:

Cuatro puertas hay abiertas / al que no tiene dinero: / el hospital y la cárcel, / la iglesia y el cementerio...

Me imagino al popular intérprete en esta sociedad en la cual sin dinero tienes tantas posibilidades como El Tato de ir a Marte, aunque... hay  soluciones para todo: aquí si no tienes dinero lo que tienes que hacer es... robarlo. Sí, has leído bien: robarlo. Eso sí, no unos míseros euros que te llevarán al espacio cerrado donde no se ve el sol, sino millones, muchos millones, un montón de millones de euros, que con esa cantidad podrás dormir tranquilo, pues lo que es la cárcel no la verás ni en la televisión en alguna noticia referente. Porque alguien cuyo nombre me guardo, sentenció ante las cámaras: “la ley es igual para todos”. Nada, bromista que es el hombre...

&&

Decía un estudioso de la obra de don Macareno de la Palma Real que a él la crisis le importaba un huevo.

--¿Y eso? –le pregunté, curioso.

--Pues nada, compa, que aquí si quieres pasarla bomba, hazte delincuente, pero no de poca monta, no: delincuente clase A, de esos que firman en grandes empresas por encargos de obras que no se realizan y esas cosas...

--Pero un momento, y tú, ¿cómo vas a lograr eso? Si tú apenas sabes quién es el autor del Quijote.

--Bueno, no tan calvo, eh. Cervantes, es Cervantes, claro. Pero al grano: lo voy a lograr porque mi tío, no sé si sabrás, es diputado del Parlamento, y con su ayuda, ya sabes... a vivir, que son dos días... pero dos días en la gloria de la fortuna (y se reía con ganas)...

&&&

¿Usted no tiene dinero? Porque no quiere. ¿Quiere forrarse pronto sin disparar un chícharo? Pues cierre el pico y abra las guatacas, en este caso los ojos, y lea:

Haga que lo apadrine un político, hágase amigo de un juez, mézclese con presentadores de la telebasura, si es joven y está fuerte métase en la cabeza convertirse en futbolista, si es estudiante opte por la carrera de odontología, comience a robar cosas pequeñas que no sobrepasen los 300 euros, para ir practicando, cuélese en el Metro y en la RENFE, hasta que consiga un coche, consuma en cafeterías y restaurantes y al final váyase sin pagar alegando que lo carterearon, póngase en contacto con los grandes empresarios que están imputados y si entran en la cárcel a los dos días están libres, emprenda un negocio con alguien que ponga la pasta, haciéndole un cuento que se tragará sin dudas, y al final, si después de estas escaramuzas todavía sigue siendo pobre, a usted sólo le queda un camino: ¡la política! Hay partidos para escoger, no se preocupe, vaya al que más le guste, en todos podrá realizar su sueño en poco tiempo. Eso sí, nunca anuncie sus planes ni sus ideas a nadie. Ni siquiera a su pareja...

Augusto Lázaro

@augustodelatorr

 

 

lunes, 17 de junio de 2013

QUE VIDA MAS SANA!!!

&

Se rumora entre propios y ajenos que el libro de cabecera de Barack Obama es 1984, que ha leído tantas veces que casi se lo sabe de memoria. Pues eso, que la novela de George Orwell ha conmovido al presidente de la primera potencia económica y militar del planeta, hasta el punto de haberse convertido él mismo en... EL GRAN HERMANO, cuya principal función consiste en vigilar a todo el mundo para así garantizar la seguridad del país que dirige.

&&

Trío de ases del gobierno español: los ministros de Economía, Hacienda y Sanidad, juntos y revueltos, han tenido una genial idea: suprimir la costumbre de los dos platos en las mesas españolas, o sea, eliminar el primer plato y sólo comer uno en el almuerzo y en la cena. Con esa medida se ahorrarían millones de toneladas de alimentos que podrían exportarse para obtener divisas, y además, se contribuiría a reducir la obesidad que es ya una plaga que afecta la salud de los ciudadanos. En definitivas, cada día son más quienes sólo comen un plato, y a veces en todo el día.

 &&&

El calentamiento global que no acabamos de notar ha sido muy útil para algunas inteligencias brillantes como la del político (y por tanto riquísimo) Al Gore, que ha multiplicado sus cifras bancarias dando conferencias sobre el clima “que amenaza convertirnos en teas vivas”, con asistencia nutrida de personas que no sólo creen todo lo que oyen sino que pagan cuantiosas sumas por oír y creer. A US$200,000.00 por conferencia  (ha dado ya más de 100), saquen la cuenta. Hombre, como decía mi padre: “el mundo es de los livianos”, ¡eh?

&&&&

¿Se acuerdan de aquella ecuación marxista-leninista de la negación de la negación? ¡Ah! Pues eso se está aplicando en España actualmente. Así como suena. Miren si no lo creen: la policía detiene a un delincuente, lo entrega en la Comisaría correspondiente, el delincuente es interrogado por el juez de turno, el juez lo pone en libertad de inmediato, el delincuente, una vez en la calle, recomienza su actividad y sigue cometiendo delitos, la policía lo detiene otra vez (y ya van 33), y vuelve a entregarlo en la Comisaría correspondiente... y así sucesivamente. ¿Qué les parece? Nada, que
como dijo la pitonisa Lola: “¡esto es un vacilón, muchachones, a delinquir de lo lindo y viva España!”

&&&&&

La fama y la fortuna tienen un truco: si usted desea alcanzarlas, debe contar con las siguientes cualidades: 1) ser idiota, 2) si es mujer tener un cuerpo 10 y una cabeza 2, si es hombre, dejarse barba de 3 días, tener el pecho depilado, vestirse con ropa que parezca sacada de un contenedor y demás, 3) sonreír, siempre sonreír, 4) no dar opiniones sobre política ni religión y estar de acuerdo con lo que oiga al respecto, y 5) ser amante del fútbol y no perderse un solo partido, incluyendo los de los chicos del Velvedere y los estudiantes de Macro 7... si con esas cualidades no se forra a medio plazo, entonces, amig@, dedíquese a vivir de las prestaciones estatales, que son bastantes y así puede ir tirando sin sudar la camisa durante un buen tiempo...

AUGUSTO LAZARO


@augustodelatorr


domingo, 9 de junio de 2013

TEJADO DE VIDRIO

--¡Hola, Juan Cabra!

Así lo llamaban algunos porque se rumoraba que su esposa lo corneaba con unos cuantos conocidos que solían visitar el bar donde se cocían los chismes del poblado, especialmente los chismes relacionados con las parejas por aquello de “pueblo chiquito infierno grande”. Pero quien más lo choteaba con ese nombrete era don Abundio Vargas, un terrateniente altanero y presumidor que comentaba con los asiduos que a él ninguna mujer sería capaz de pegarle los cuernos...

Cuando don Abundio le soltaba el apodo delante de algunos parroquianos, Juan callaba y se sumía en sus pensamientos, murmurándose: “¡Juan Cabra, eh? Pobres diablos estos, ya verán”...

--Coño, Juan Cabra, no se te ve. ¿Qué, ya no vas por el bar?

Y en efecto, Juan, quizás obstinado con el nombrecito, había espaciado sus visitas al bar donde se reunían casi todos los vecinos varones a beber cerveza, charlar, hablar de fútbol o de mujeres, y a pasar el tiempo esperando que la situación mejorara, que por cierto, estaba como para salir corriendo.

Pero una mañana llegó Juan al bar con la cara radiante y dijo en alta voz, sin dirigirse a nadie y a todos a la vez:

--Eso de Juan Cabra se acabó. A partir de hoy don Abundio no me lo dice más.

La expectación que provocó tamaña afirmación silenció las voces de quienes ya se encontraban en el bar hasta el punto en que se oían las moscas volando alrededor del mostrador con sus restos de bebidas y tapas.

--¿Y por qué, Juan, qué te hace pensar eso de don Abundio?

--Cuando llegue se enterarán.

Todos se miraron y murmuraron algo que Juan no alcanzó a oír, pero se unió a la claque y pidió su acostumbrado tinto que comenzó a saborear sonriéndose.
Y llegó don Abundio. Y lo primero que hizo al notar la presencia del “pobre cornudo” fue lanzarle su habitual saludo:

--¡Juan Cabra! –su ronca voz resonó en el desacostumbrado silencio. Pero no por mucho tiempo se oyó el revuelo de las moscas. Juan puso su vaso encima de la mesa donde estaba, miró al jodedor, se puso en pie, y le soltó como una sentencia de muerte de un juez a un condenado:

--¿Juan Cabra dice usted? Pues dígame una cosa, don Abundio: ¿conoce usted al arriero Juanjo el flaco?

Don Abundio se quedó tieso, extrañándose de la pregunta.

--Pues... pues no, Juan... no lo conozco. ¿Quién es ése?

--Ese es uno del otro lado del encinal, que viene por las noches a dar su vueltecita...

--¿Y por qué me preguntas si yo lo conozco?

--Porque debería conocerlo, don Abundio. Ese hombre es el que se está acostando con su mujer todas las noches mientras usted está aquí dándose tragos y diciéndome Juan Cabra...

Augusto Lázaro



@augustodelatorr

martes, 4 de junio de 2013

VARIOPINTADITAS

1

Tenía 81 años y aunque se conservaba en buena forma física, a esa edad siempre hay achaques, molestias, dolores, en fin, que no hay a la edad que tenía su... llamémosla novia: 26, con la que el hombre se empeñaba en contraer nupcias oficiales y religiosas, a pesar de las protestas de hijos y propios que pensaban que la jovenzuela lo que pretendía era heredarlo... y pronto. La jovenzuela era en verdad un bombón, a decir del vecindario y de amigos de la familia que la conocían de vista y algunos de trato. Una de esas niñas que al pasar contoneándose no hay vista capaz de resistirse a mirarla. Pues sí. Los hijos del caballero todavía andante solían llamarlo a contar para prevenirlo sobre su supuesta locura. Un día uno de ellos le dijo:

--Pero papá, ¿es que no te das cuenta de que además de tu dinero esa mujercita te va a pegar los cuernos por docenas?

Ese día el viejo estaba en el apogeo de su ilusión. Por eso contestó al hijo de forma rotunda:

--Pues mira, hijo, te diré algo: prefiero un bombón compartido con muchos a un saco de huesos para mí solo...

2

Admirador de Saramago hasta el punto de haber leído todos sus libros, nuestro ilustre don Macareno de la Palma Real, estimulado por su fantástico éxito con el tratado sobre el por qué la humanidad se está volviendo cada día más cretina, ahora está dedicado enteramente a un nuevo proyecto ensayístico que según confesó a su amigo íntimo don Recaredo de la Tarifa Plana, piensa titularlo

ENSAYO SOBRE LA HIJEPUTADA,

rindiendo así homenaje a su autor favorito -Saramago- (en)glosando dos de sus títulos: ENSAYO SOBRE LA LUCIDEZ y ENSAYO SOBRE LA CEGUERA, con los que el Nobel portugués lo deslumbró al punto de tener que consumir comprimidos de Alidón por la excitación y el nerviosismo que le produjeron las lecturas de tamañas joyas literarias. Ya repuesto, don Macareno se ha encerrado en su habitación y ha colocado en la puerta un cartel donde se lee: NO MOLESTEN, CARAJO, QUE ESTOY CREANDO MI OBRA MAESTRA...

3

Las dos sentadas una al lado de la otra en un vagón de la RENFE. Las dos bastante jóvenes, sin pintura, bien vestidas, conversando en voz mediana, casi sin parar, y a veces ambas al unísono, lo que me imagino que hacía incomprensible a la una la cháchara de la otra, pero en fin. Pero lo que me impresionó realmente no fue que ambas inclusive estaban más buenas que un turrón de Jijona, sino que... ¡ninguna tenía un móvil en sus manos!

Augusto Lázaro


@augustodelatorr