lunes, 21 de marzo de 2016

ODA SUCIA AL ASPIRANTE TRANQUILO

La primera vez aceptó a Campo Vidal como moderador, sabiendo que el señor Vidal es un enemigo oculto que siempre haría todo lo que pudiera por que él perdiera el debate. Y así lo hizo. No obstante, la segunda vez, con Pedro Sánchez, también se dejó “meter” a Campo Vidal como moderador (que en lugar de moderar permitió lo indecible, hasta que lo llamaran indecente sin hacer nada por evitarlo, ni siquiera reprender al contrincante). Vaya, que un perro no se hubiera dado el golpe con la misma piedra más de una vez. Sin embargo, el señor tranquilo se lo dio. Y no dudo que, de haber otro debate, volvería a aceptar como moderador al señor Campo Vidal...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”

Perdió las elecciones europeas, perdió las elecciones autonómicas, perdió las elecciones municipales, perdió las elecciones generales del 20D, a pesar de obtener más votos que los demás, pero tras haber perdido todas sus mayorías absolutas en todo el país, y de los 186 escaños que tenía se quedó con sólo 123...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”

No se ocupó de parar en firme la avalancha de múltiples casos de corrupción, que dejaron a sus votantes enfadados y quizás  con deseos de no volver a votar a su partido, de ahí el enorme bajón que ha dado, corriendo el peligro de que, de haber unas nuevas elecciones, pase a ocupar el segundo o tal vez el tercer lugar en votación, lo que sería el preámbulo de un camino irreversible hacia la nada...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”...

Cometió un error gravísimo al darle, con su apoyo partidista, la oportunidad al señor Patxi López (del PSOE) de ser el Lehendakari del País Vasco en unas elecciones en que de no ser por el apoyo de su partido, el señor López no hubiera podido pasarse 4 años poniéndole trancas y frenos a cada iniciativa, y procurando estar siempre en contra de las ideas que salían de la agrupación que le servía de sostén en su cargo. Pero otra vez volvió a golpearse con la misma piedra, al permitir que (caso único en la historia de la democracia española) el mismo señor López (reconocido anti-PP) ocupara el cargo nada menos que de Presidente del Congreso de los Diputados, el tercer poder de la nación, cuando esa posición siempre estuvo en manos del partido más votado en las elecciones...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”...

Con la excusa (quizás obligado por las circunstancias, por las órdenes de la maltrecha Unión Europea, y con el fin –esta vez con toda su razón- de evitar el rescate de España al igual que había sucedido con Grecia y Portugal con los resultados conocidos) de que para afrontar la crisis y lograr la menos efectiva repercusión en el pueblo español, tuvo que hacerlo, se lanzó a la desagradable y durísima tarea de recortar beneficios y posibilidades que debilitaron el respaldo del pueblo a su gestión, e hicieron que bajara de forma alarmante su caudal de escaños con mayoría absoluta, a los raquíticos 123 con que puede contar actualmente...

“pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo”...

Y a pesar de que, dentro de su propio partido, hay voces que claman por un cambio, él persiste, con una tozudez digna de mejores empeños, en seguir “muriendo”, sin dejarle el testigo a otro candidato que quizás lograría sortear la debacle que todos esperan, con .la increíble aprobación de sus co-líderes más destacados que continúan pensando (o haciendo que piensan) que nadie como él puede salvar el partido. Quizás yo me equivoque y los “barones” del PP sepan lo que hacen, y quizás este partido, el principal de España hoy, pueda volver a llevarnos a los años donde todavía gozábamos del estado de bienestar que hemos ido perdiendo con la espantosa cifra de más de 4 millones de desempleados que parece que no hay dios que pueda superar. Habrá que esperar a ver qué nos deparan las próximas semanas, pero pase lo que pase, la historia está hecha y algún día habrá que buscar la culpa a la que hoy casi todos le zafan el cuerpo...

Augusto Lázaro



pd: los versos entrecomillados pertenecen al poema MASA de César Vallejo

esta entrada se podrá leer en sólo texto mañana en Facebook



lunes, 14 de marzo de 2016

PROGRESISMO SIN PROGRESO

Según la RAE (de la lengua) la palabra progresista significa:

1)      partidario del progresismo
2)      se dice de la persona, partido o movimiento político con ideas o programas de tipo político y social avanzado

Y la palabra progresismo:

 s. m. ideología y doctrina partidarias del progreso social en todos los órdenes y especialmente en el político-social.

Atención a la definición primera: “partidario”, no ejecutor, del progresismo. Pero se puede ser partidario de algo y no deber, poder, o querer ejecutarlo. Me vienen a la mente varias palabras que algunos colectivos sociales se han tomado como privativas suyas, por ejemplo: “día del orgullo gay”, cuando pudiera también haber días del orgullo hostelero o del orgullo taxista, sólo que los gays han sido más listos o más inteligentes y se han apropiado de ese término, y ya sólo dicen “día del orgullo”: todo el mundo sabe que se trata del orgullo gay, no de otro de los muchos que pudieran existir, digamos, el orgullo agricultor, que si hay alguien con grandes valores para sentirse orgulloso es ese trabajador que produce no sólo los alimentos de los españoles, sino parte de los que se envían a países con sus poblaciones más necesitadas. Y sin embargo, nadie le rinde su merecido homenaje ni se hacen fiestas para celebrarlo.

Otra palabreja tan mal usada que a veces da risa: democrático. Sólo un ejemplo bastaría para demostrar lo alejado de su significación que esta(ba) en algunos países, sobre todo los del bloque borrego de la difunta URSS: la República Democrática Alemana. Y vamos a ver, que ese país de democrático tenía lo que yo de astronauta. Los comunistas se han especializado en usar términos que casi siempre indican lo contrario de lo que son, y “democrático” es sólo uno. Cuba, “la isla de la libertad”, otro ejemplo “digno”, etc. Curiosamente, ese satélite de la URSS hasta la reunificación tiene el “honor” de ser el único país del mundo moderno que construyó un muro no para que no entraran extranjeros, sino para que NO SE FUERAN SUS HABITANTES a quienes los esbirros de Honnecker y sus antecesores no vacilaban en ametrallar cuando algunos intentaban huir de aquel “paraíso comunista” en busca de la libertad amordazada, maniatada y encarcelada.

Volviendo a la RAE y a su “progresismo”: muchos de nuestros políticos no se cansan de repetir la palabra mágica: “progresista”. Cuando la oigo repetir tanto me acuerdo del refrán “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”. Y quienes usan tanto esa palabra casi siempre, una vez en el poder, se olvidan del significado que la RAE le da, y a vivir la dolce vita cobijados por la mamandurria, como se ha demostrado ya en tantos países, cuyos slogans del progresismo ya sabemos lo que llevó realmente a esos pueblos como los de Europa del Este, todos gobernados indirectamente (directamente eran gobernados por la URSS) por gobiernos “progresistas”, y comparándolos con nuestros países occidentales NO PROGRESISTAS, ¿quiénes salen ganando por goleadas? No hay más que comparar (sin odios, como dicen que tienen las comparaciones) las dos Coreas: ¿hay alguien que crea que la del Norte es la progresista y la del Sur la atrasada, subdesarrollada, mal alimentada, etc.?

Deberían estudiar un poco más la Historia aquellos que tanto defienden y repiten que son “progresistas” (o desean serlo) y acabar de una vez de entender que los 20 países más ricos, desarrollados y prósperos del planeta (incluyendo la súper capitalista China de un solo partido) no están gobernados por partidos que se hacen llamar “progresistas”, sino simplemente por partidos democráticos de verdad y amantes (y ejecutores) del bien más preciado del ser humano según Don Quijote: la LIBERTAD. Así que basta ya de engañar a los ingenuos, que por desgracia a estas alturas todavía quedan millones en la península que se tragan la píldora del “progresismo” sin progreso que es lo que realmente pueden ofrecerles estos nuevos y viejos césares de la decadencia que no se adaptan a los cambios que ocurren en este planeta que quizás esté viviendo sus últimos tiempos como tal...

Augusto Lázaro



www.facebook.com/augusto.delatorrecasas