lunes, 29 de agosto de 2011

¿COMPARACIONES ODIOSAS?

El Ministro de Fomento de España, y Vicesecretario General del Partido Socialista ni obrero ni español, don José Blanco, declaró ante las cámaras y micrófonos de nuestra flamante Televisión Española, que la visita del Papa a Madrid no representaría ningún gasto para el Estado español. Una vez finalizada esa visita, la información oficial del resultado de la JMJ, publicó que la misma y sus componentes dejaron a España €160 millones de beneficio, además de 10,000 empleos, y que sus actividades habían sido vistas por 600 millones de espectadores en todo el mundo, lo que sin dudas constituye una buena promoción de nuestro país que invita al turismo internacional, que tanta falta nos hace incrementar por la actual crisis.

Los indignados antisistema declararon que su manifestación anti religiosa no era motivada por la visita del Papa, sino por el costo de la misma para el erario público, al que curiosamente defienden con énfasis. No obstante las declaraciones del señor Blanco y las informaciones sobre los calculados beneficios que esa visita dejaría, los indignados realizaron su manifestación (y otras manifestaciones) protestando, a veces violentamente, por algo que ya no tenía ningún sentido, porque simplemente NO ERA VERDAD.

Semejante comportamiento no me extraña de una especie de organización de organizaciones de extrema izquierda que enarbola banderas republicanas y de la hoz y el martillo, ya sin ocultar sus intenciones últimas que serían no otras que el establecimiento de la III República Comunista en España. Me limito, en este caso, a reproducir opiniones de vecinos y transeúntes (publicadas en la prensa) que soportaron durante varios meses la presencia de estos grupos que se apropiaron impunemente de la Puerta del Sol, lugar típico de Madrid que pertenece al pueblo madrileño y a quienes visitan la ciudad y no a ningún grupo que la tome por la fuerza, a título de “aquí estoy porque llegué, y de aquí no hay quien me saque”. Los vecinos opinaron de estos llamados indignados (de última hora) cosas como éstas:

Olor insoportable === orinaban y defecaban en portales de comercios === pusieron en peligro la salud en el entorno del lugar por las condiciones de aseo y limpieza, ausentes por completo === había algunos drogados === me hicieron insinuaciones soeces varios de ellos === acumularon toneladas de basura en la plaza tomada === su comportamiento no fue muy educado que digamos === hubo muchas deserciones, porque entre ellos había al principio, muchos jóvenes decentes, educados y correctos === ofensas, escupitajos, empujones, golpes, orines, con los policías que intentaban mantenerlos en orden === nunca antes, durante los 7 y medio años del gobierno de Zapatero, con sus barbaridades y su desempleo, se habían indignado, lo hicieron cuando faltaba una semana para que el Partido Popular arrasara en las municipales y autonómicas, como se esperaba y como sucedió, qué casualidad... /// y así muchas opiniones más.

Sin embargo, los jóvenes asistentes a la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011, que durante 5 días llenaron la ciudad de amor y solidaridad, de entusiasmo y deseos de hacer el bien, y que fueron ofendidos y agredidos por estos indignados de última hora, demostraron que, a pesar de ser un millón y medio repartidos por toda la ciudad, no provocaron ni un solo incidente desagradable, en todo momento fueron respetuosos, educados, decentes, limpios, alegres, y nos trajeron un mensaje de paz y de cariño, y de una vida mejor al servicio de una fe que aunque no sea compartida, sin dudas debe ser respetada, como lo hicieron ellos con los habitantes de esta ciudad que los acogió con verdadero espíritu de hospitalidad y aceptación en el 90% de su población. Y oigan el informe de los equipos de salud que atendieron a muchos de ellos por el calor o el cansancio: no encontraron NI UN SOLO CASO DE INGESTION DE ALCOHOL, NI UN SOLO CASO DE INTOXICACION ETILICA ENTRE LOS MILES A QUIENES TUVIERON QIUE ATENDER... ¡Qué ejemplo nos han dado estos peregrinos! Realmente es algo que nos conmueve y que nos dice mucho de su formación y de su fe cristiana. Y del poder de convocatoria que tiene la iglesia que pudo llevar a casi dos millones de personas a Cuatro Vientos a ver y oír al Papa con un mesnaje que sólo trasmitía amor y paz.

¿Qué las comparaciones son odiosas? Puede, pero en este caso, es necesaria esta comparación, para que quienes todavía no se han enterado de que el muro de Berlín fue derribado y de que los indignados de última hora son tan farsantes como los políticos que pretenden desbancar del poder al que aspiran, abran al fin sus ojos a la realidad que los rodea, y acepten de una vez que ese mundo de quemar iglesias, violar monjas, fusilar curas, cerrar órganos de prensa independientes, y apoderarse de todo lo que se mueve en el país para convertirlo a imagen y semejanza del pensamiento único, se terminó definitivamente, y jamás podrá volver a enfangar nuestra tierra, que, como la bautizara Ana Belén en una de sus canciones, es “amarga y bella”, y amarga no precisamente por culpa de quienes aman y construyen...

Augusto Lázaro

Foto: peregrinos en un acto cultural en el patio de la basílica de San Francisco El Grande, en Madrid.

jueves, 25 de agosto de 2011

LOS EJES DE MI CARRETA

Atahualpa Yupanqui (31-1-1908 = 23-5-1992), que en quechua significa “el que viene de lejanas tierras para decir algo”, cuyo verdadero nombre es Héctor Roberto Chavero Aramburo, compuso infinidad de canciones, extraídas de la idiosincrasia de su tierra argentina, colmada de alegrías y penas a granel, como se muestra en muchas de sus composiciones. Quizás no compuso su milonga LOS EJES DE MI CARRETA con ninguna intención sobrescrita en su texto. Quizás. Pero la poesía suele adueñarse de todas las imágenes que salen a la luz en las letras, musicales o no, y la letra de esta canción tiene ese encanto de lo oculto, de algo que se percibe que se mueve dentro de la misma, como un misterio convertido en nostalgia por algo perdido, que es lo que yo siempre he visto en esta añoranza del campesino que camina, con su carreta y sus recuerdos, por el trillo real por donde ahora anda solo sin otro acompañante que una gran carga de melancolía.

Porque no engraso los ejes
me llaman abandonao.
Si a mí me gusta que suenen
¿pa' qué los quiero engrasaos?

Es el campesino, noble como la inmensa mayoría de los hombres que cultivan la tierra y crían animales para alimentar al mundo que no se lo agradece ni lo estimula, que camina y camina, con el recuerdo a cuestas de alguien a quien ha perdido, que sólo aleja un poco el ruido de esos ejes que no quiere engrasar, porque el silencio ya no es un compañero necesario en su diario quehacer. Y ahí radica su misterio: ¿a quién echa de menos ese campesino?

Es demasiado aburrido
seguir y seguir la huella,
andar y andar los caminos
sin nadie que te entretenga.

¿Quién es ese alguien? Pudiera ser un hijo que siempre acompañaba al campesino en su diario quehacer por el largo camino del trabajo con sudor, quizás de sol a sol, con el cual conversaba y entretenía su dura labor, cuando el cansancio golpeaba el deseo de seguir camino adelante, superado precisamente por ese hijo que continuaba a su lado y quizás animaba su cansancio, hasta terminar una nueva jornada, preámbulo de otra similar del día de mañana.

No necesito silencio,
ya no tengo en quién pensar.
tenía, pero hace tiempo.
Ahora ya no tengo na.

Pero también podría ser una esposa que se llevó la muerte así, con previo aviso, o quizás súbitamente, y el buen hombre, al caminar entristecido y solo, por esos caminos de tierra a veces tan áridos y secos, recuerda con cariño a ese ser querido que se ha ido para siempre, que él “tenía, pero hace tiempo” para pensar en ella, y ahora sólo tiene su recuerdo tan amargo como su triste vida que lo espera sin posibilidad de cambiar, y su reacción primaria es solamente dejar que los ejes acompañen su itinerario como una canción monótona que va con él sin dejarlo ni un solo minuto.

Los ejes de mi carreta
nunca los voy a engrasar.

Lo dijo García Lorca: “todas las cosas tienen su misterio, y la poesía es el misterio de todas las cosas”. Y la imaginación de alguien que dedica muchas horas a escribir y a pensar en escribir, hace que el vuelo de la idea que flota en el espacio infinito de la creación, asimile como posible lo que puede ser probable, que aunque en realidad no lo sea, como dijo Huidobro, en este caso yo lo asumo: “nadie ha visto nunca a una golondrina anidando en un arcoíris... pero qué hermoso sería verlo”...

Augusto Lázaro

Nota: en los versos he respetado la manera de escribir del autor, y su ortografía.

lunes, 22 de agosto de 2011

EL OTRO

Usted viaja en un taxi en el centro de Madrid. Al doblar una esquina, su taxi casi choca con otro taxi que viene por otra calle, ambos en correcta dirección. El conductor de su taxi comienza a gritar improperios, diciéndole al conductor del otro taxi que es un gilipollas, que aprenda a conducir, que quién le concedió la licencia, etc. Puede que no diga palabrotas porque sea un taxista decente. Usted oye y calla, ¿para qué va a hablar y darle la razón a su taxista? Pero lo que usted seguramente ignora es que en el otro taxi, otro pasajero está oyendo los mismos improperios lanzados contra el conductor de su taxi, echándole la culpa del casi choque y llamándole también gilipollas, etc., porque cada conductor considera que es el EL OTRO quien tiene la culpa del accidente por suerte evitado.

Es curioso cómo los seres humanos acostumbran a culpar a los demás de lo desagradable que les ocurre. La autocrítica, la aceptación de errores cometidos, la admisión de que es EL OTRO quien dice la verdad, quien está en lo cierto, quien tiene razón, son actitudes tan escasas que cuando ocurren parecen excepciones en la regla. Son excepciones en la regla de creernos que siempre tenemos la razón, que nunca nos equivocamos, y hasta a veces que somos perfectos, cuando la perfección es una cualidad que sólo existe en el diccionario de cualquier lengua, hablada o escrita, en La Tierra.

La anécdota de Diógenes puede servir de referencia a la excesiva sobrestimación de que somos portadores los simples mortales: cuando se le acerca Alejandro y le pregunta qué puede hacer por él, Diógenes (el cínico, que suele confundirse con Laercio por muchos escritores y/o periodistas), le dice, con evidente muestra de superioridad (¿o de humildad como se describe muchas veces en esa anécdota?) que se aparte de "su" sol. También hay otra anécdota del mismo personaje que aparece en pleno día con una vela encendida, mirando a todas partes, y cuando alguien le pregunta qué busca, Diógenes sonríe y le dice: "busco un hombre". Otro día hablaré de la confusión que abunda en nuestros medios sobre el llamado "síndrome de Diógenes", que de basura acumulada no tenía ni la idea.

Pues bien, que sería muy hermoso que todos reconociéramos que podemos equivocarnos, cometer errores, aceptarlos como parte de nuestra personalidad, y darle al OTRO la oportunidad de que "gane" alguna discusión y de que su planteamiento pueda encontrar oídos receptivos en nosotros, admitiendo nuestra equivocación, que no por eso el mundo se nos va a derrumbar, aplastándonos, sino todo lo contrario. Como una amiga con la cual he dejado de "discutir", porque basta que yo le diga día para que ella me riposte noche, y en cualquier tema que toquemos ella siempre salga, así se lo cree, victoriosa, con la seguridad de que "otra vez le he ganado", lo que en realidad a mí me importa un comino, pues no acostumbro a darle importancia a las cosas que no la tienen, y siempre respeto lo que opinan los demás, aunque muchas veces los demás no respeten lo que yo opino. Cosas de esta vida y de este mundo a los que inútilmente tantos pretenden "arreglar". Y yo no entro en esos que tienen la llave de los truenos en sus manos. O mejor, en sus mentes.

Lástima de mundo este, donde son mayoría absoluta los que se creen infalibles y no son capaces de aceptar ni por una sola vez que EL OTRO es quien tiene la razón.

Augusto Lázaro

martes, 16 de agosto de 2011

VARIOPINTADAS

=
Leo una noticia que no me asombra: "la Universidad Internacional Menéndez Pelayo concederá el título de DOCTOR(A) HONORIS CAUSA a Doña María Teresa Fernández de la Vega". Antes, la Complutense le había concedido el mismo título a Don Santiago Carrillo. Hombre, por algo no aparecen estas universidades entre las 100 mejores del mundo.

==
La proliferación de publicados en España ha llegado a tan alto nivel que el escritor Antonio Muñoz Molina ha declarado que aquí "lo excepcional es no ser escritor". Sólo falta El Tato por publicar un libro que nadie sabe quién comprará y leerá, lo que carece de importancia. Nada, que estoy a punto de declararme "no escritor" y esperar un seguro éxito de no ventas.

===
Durante 15 días estuve anotando la cantidad de detenciones realizadas a diario por las fuerzas del orden y al final, tras una cuidadosa operación aritmética, llegué a la conclusión de que el total de detenidos no cabría en las cárceles españolas existentes, por lo que me puse a pensar: ¿y dónde los meten? Pero mi amigo Juan Maguey se encargó de aclararme la duda: “hombre, ¿qué dónde los meten? Pues en las comisarías... durante unas horas nada más. Después los sueltan y que siga el son”, me dijo, riéndose de mi inocencia.

====
Los políticos españoles son tontos o... (o lo otro que sean ni Juan se lo imagina): piden comparecencias que saben que no se producirán, presentan querellas que saben que no prosperarán, anuncian una semana antes lo que le preguntarán al gobierno, como para que se prepare en sus respuestas y salga siempre airoso, proclaman que aspiran a sus cargos por amor al pueblo y para servirlo, como si alguien se tragara el cuento, hacen pactos que saben que no se cumplirán, prometen miles de cosas que saben que no harán, mienten a borbotones como si la población fuera idiota y se creyera todo lo que dicen (aunque hay muchos que se lo creen), y... nada, que me parece que en el fondo se hacen los tontos para chuparle el rabo a la jutía. O sea, que en realidad, son muy listos estos especímenes.

=====
Muy graciosos los farmacéuticos de Castilla La Mancha: durante los últimos 7 años y medio en que esa comunidad estuvo gobernada por el PSOE no se le ocurrió a ninguno protestar por impagos o desatenciones, ni hacer huelgas, ni lanzar amenazas, etc. Ahora, tan pronto el PP accedió al gobierno comunitario, comenzaron sus protestas, sus huelgas, sus etcs., exigiéndole al Partido Popular que les pague lo que les debe el PSOE tras sus largos años de mal gobierno. Nada, que aquí quien no sea de izquierdas no puede gobernar... al menos tranquilamente.

======
Ultimamente todos los libros que salen publicados a la venta son enormes: 500, 600, 800 páginas, encuadernados con carátulas duras indoblables. Hace mucho tiempo que no veo una salida de un libro de 100 páginas. Me pregunto si es que los lectores españoles sólo compran libros gordos, como para tener más tiempo de lectura y así compensar en algo lo que gastaron al adquirir el susodicho. Pobre de quien escriba obras cortas, tendrá que pagarse sus propias ediciones, porque aquí parece que la calidad está conjugada con la cantidad, y viceversa. Juan Rulfo encontraría muchos obstáculos para publicar su obra maestra, PEDRO PARAMO. Y no digamos ya de otra obra maestra, AURA, del laureado en infinidad de ocasiones, gran escritor, también mexicano, Carlos Fuentes. Pues a emborronar cuartillas, autores: ¡que viva el tamaño!, que no digo yo si importa. La calidad... bueno, si la tiene, mejor, si no, ¿quién va a ocuparse de ella?

Augusto Lázaro

jueves, 11 de agosto de 2011

ESTE MUNDO EN QUE VIVIMOS


=

Que la mayor potencia económica y militar del mundo haya caído a tan bajo nivel parece una broma. Pero no lo es. La culpa no puede ser sólamente de un hombre ni de su actuación personal, pero cuando un presidente del gobierno, en lugar de ocuparse de los asuntos internos del país se dedica a mantener viejas guerras (por cierto perdidas) y emprender nuevas e inútiles, con el enorme costo que esto significa, el resultado no puede ser en ningún modo positivo. Menos aún cuando dos de esas guerras que mantiene el Presidente han convertido a esos países en fábricas de cadáveres, en los que cada día hay atentados y muertes, sangre y más sangre, a pesar de los miles de soldados perfectamente apertrechados que tiene el señor Obama en Afganistán e Iraq. Ya he hablado en entradas anteriores de la pésima gestión del presidente Obama, cuyo Premio Nobel de la Paz es una afrenta a la dignidad y el respeto que debería tenerse por semejante galardón, que en pocas ocasiones anteriores ha estado más injustificado. Pero ya se sabe que la Academia Sueca (junto a la Noruega) se caracteriza por cometer errores y barbaridades en su otorgamiento de los famosos galardones que a veces deshonran al hombre que dio el título a los mismos. Pero ahora, para parecerse todavía más a "nuestro" Zapatero, el señor Obama le echa la culpa de la situación imperante en Estados Unidos al gobierno anterior, que por cierto, no fue ni mucho menos brillante, pero no creo que sea un gesto de honestidad pretender culpar a otros de los errores propios, como hace el actual presidente. Como ha hecho siempre el señor Rodríguez Zapatero. Y como hacen quienes no son capaces de aceptar sus pifias, porque se creen súper hombres infalibles, cuando en realidad son personajes cuyos cargos les quedan demasiado grandes.

==

INDIGNADOS: 1, POLICIA: 1. Empate técnico y práctico, pues los indignados en España han logrado tomar otra vez la Puerta del Sol, y los policías han logrado que no acampen allí con tarecos, colchones, tiendas de campaña, y otros menesteres que llenaron el emblemático lugar de basura, fealdad y mal olor. Ahora estos nuevos "salvadores" de la humanidad pretenden boicotear la visita del Papa a Madrid, en contubernio con los sindicatos que aparentemente decían combatir en sus papeles anteriores pegados a cualquier superficie del entorno de Sol, provocando con ello una situación muy peligrosa cuyas consecuencias afectarán bastante la visión de España, algo degradada ya, que existe fuera de nuestras fronteras. Si desde el principio se hubiera puesto freno al desenfreno de estos jóvenes manipulados por la extrema izquierda, permitiéndoles, por supuesto, manifestarse libremente sin adueñarse de lugares que pertenecen al pueblo de cada ciudad y no sólamente a un reducido grupo de "indignados", esto no hubiera llegado a la actual situación. Pero las autoridades se mostraron demasiado tolerantes y ya se sabe que cuando a alguien se tolera demasiado se envalentona y toma ínfulas de agresividad que muestra sin freno ante un gobierno que es evidente que de gobernar sabe muy poco. Y después, si España sale indemne de esta agresividad, a esperar a las elecciones, cuando se celebren, a ver qué partido toman, pues a pesar de declarar que no se inclinan por ningún partido, es evidente que sí se inclinan por el socialismo, sobre todo por el socialismo tristemente recordado de la República que cometió tantos crímenes como el franquismo, aunque en España sólo se hable de los de la dictadura del caudillo, ocultándose los otros. Realmente, lo que se va a encontrar Rajoy si es elegido, es una olla de grillos en ruina, repleta de problemas y con todos los agentes sociales, culturales, económicos y políticos en contra (sindicatos, partidos, instituciones, prensa, etc.). Ante ese panorama, yo siendo él mejor me quedaría en la Oposición.

===

Después de ver, asombrado, los acontecimientos en los países árabes, en Noruega, en Israel, en España, en el Africa continental, en Londres, y en muchos otros puntos del planeta, revisando la situación de nuestro globo terráqueo casi en fase terminal, he llegado a la conclusión de que los únicos países que se mantienen en absoluta tranquilidad son Cuba y Corea del Norte: en ambos, el pueblo nunca protesta, no se queja de nada, no se lanza a la calle en contra del gobierno, en fin, que parecen dos verdaderos paraísos donde no hay nada que censurar, combatir, eliminar, etc. Vaya, hombre, dan ganas de irse a vivir en uno de esos lugares idílicos donde no sucede nada que altere la tranquilidad, la paz, y la sensación de vivir en absoluta armonía con la Naturaleza y con los seres humanos.

Augusto Lázaro

viernes, 5 de agosto de 2011

SINCERIDAD, BONITA PALABRA

Tengo una amiga a la que aprecio mucho con la cual me ha sucedido algo curioso: resulta que me invitó a asisir a una representación suya de un monólogo teatral escrito y actuado por ella misma, que yo había visto ya en su propia casa. No me apetecía ir y no fui, y eso al parecer le ha hecho distanciarse, quizás molesta o enfadada porque yo no hice lo que me pidió. Todos tenemos conceptos diferentes sobre la amistad, pero yo considero que la amistad condicionada es una farsa, y que pretender que siempre nuestros amigos actúen de acuerdo a nuestros parámetros o a nuestros deseos es considerarlos como seres incapaces de pensar y razonar por sus propios cerebros, y no ser independientes de cualquier voluntad ajena a ellos, por muy sana y atractiva que sea la misma proveniente de quien, como en este caso, invita, sugiere, solicita, etc. Invitar está bien, pero “eres mi amigo si haces lo que te pido que hagas” me parece simplemente una mentira. Y se engaña quien piense que sólo son amigos quienes siempre responden a sus deseos o a sus solicitudes.

A mí me gustaría que mis amigos (los que leen mi blog) aparecieran entre los seguidores con sus fotos y sus datos junto al encabezamiento de cada nueva entrada. Sin embargo, nunca se me ocurriría pedírselo. Pienso que si ellos no aparecen, es porque no desean aparecer como tales, y creo que lo importante es que me lean, que es para lo que escribo el blog. Mis tres mejores amigos (varones), Alex Sanamé, Juan Maguey, y Rodolfo de la Fuente, que leen mi blog y lo comentan conmigo, y discrepan muchas veces, cosa muy natural cuando la amistad es sincera, jamás se apuntarían a aparecer entre esos seguidores a los que agradezco su presencia que me anima a continuar publicando nuevas entradas cada varios días. Y por supuesto, eso no hace ni en una pizca que yo me sienta preterido por ellos por no aparecer en la portada de LA ENVOLVENCIA. Y a la amiga referida nunca se lo he pedido, ni siquiera le he pedido que lea mi blog, sólo una vez le informé de su existencia y nada más. Si no lo hace, es porque no lo desea, no le apetece, no tiene tiempo, o cualquier cosa, y yo respeto su decisión y la acepto como es y eso –no otra cosa-- es la amistad.

A las personas hay que aceptarlas tal como son o no aceptarlas, y se acabó. Pero querer que los amigos piensen, sientan, hablen y actúen como quisiéramos es síntoma de inmadurez, además de que en realidad, siendo así, no los consideraríamos amigos ni personas con valores que merecen que los consideremos amigos: serían marionetas si siempre se movieran al compás de nuestros deseos, de nuestra voluntad, o de nuestras peticiones.

Pero lo más curioso del caso del que hablo es que esa amiga tiene una hija, sin dudas encantadora como ella, que, como decimos en Cuba, es "cagadita a la madre", pues también me invitó a asistir a su cumpleaños, al que SI me apetecía ir, pero me surgió un problema digamos "sentimental" ineludible que me impidió asistir, y su reacción ha sido idéntica: distanciamiento, indiferencia, olvido...

No obstante, yo sigo queriéndolas, porque no quiero a muchas personas, pero cuando quiero a alguien lo quiero de verdad, sin condiciones, aceptándolo como es y sin pretender que esté de acuerdo conmigo en todo lo que yo piense, sienta, diga o haga. Ni siquiera en parte, pues le faltaría al respeto si pretendiera que ese amigo aceptara todo lo que forma mi personalidad, con mis características individuales. Ya lo dijo Winston Churchill en un discurso memorable: “no estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida por defender tu derecho a decirlo”...

Desde aquí les envío a ambas muchos besos y todo mi cariño, confiando en que no se me vayan a enfadar –todavía más- con este rasgo de sinceridad, que como el título de esta entrada afirma, es una bonita palabra...

Augusto Lázaro

lunes, 1 de agosto de 2011

AURA, EL FINAL?

Carlos Fuentes domina el uso de las personas en su narrativa. Ya lo demostró en LA MUERTE DE ARTEMIO CRUZ, en la que combina con mucha eficacia el YO - TU - EL para narrar, con total éxito. En AURA, el uso de la segunda persona no limita en lo más mínimo el aire de misterio que llena la obra. Sobre lo demás se destaca la protagonista, ese fantasma que precisamente por serlo no se encuentra realmente en la trama: es una fantasía, un esfuerzo de imaginación que intenta siempre "traerla", como dice Consuelo, la anciana que no se resigna a su vejez de ¡120 años! según descubre Felipe por una foto en la que aparece ella con él, ella como Aura y él como el coronel Llorente, distante casi un siglo del momento en que vive en esa mansión al servicio de una obsesión que es sólo una excusa para atraer al joven historiador.

Por tanto, si en la novela hay 2 personajes, ¿quién se imagina que todo sucede tal como se narra? O sea, ¿cuál de los dos -Consuelo o Felipe- pretende que su fantasía se convierta en realidad trayendo a la bella joven para emparejarse con una resucitada Consuelo de la que se enamora sin remedio el profesor? Habría que despejar la incógnita y llegar a la conclusión de que en la obra sólo hay un personaje, y que los otros son el resultado de la fantasía de... ¿de quién? si no de la propia Consuelo, que sueña con que todo lo narrado suceda en su realidad tanto tiempo atrás perdida y ahora rescatada de un olvido imposible hasta hacer aparecer a la joven de ojos verdes y así tentar al joven que en un tiempo fue el coronel Llorente del que sigue enamorada -en la figura de Felipe- con sus escritos que pretende publicar tras tantas décadas perdidas de una juventud que a pesar de sus conjuros y magias de cualquier color no puede repetir.

Pero habrá quienes me riposten con la deducción (también aceptable) de que es Felipe el que sueña y hace realidad su sueño, imaginándose como el joven que es y que encuentra a una mujer (Aura) que es lo que siempre deseó para rendirse al amor que despierta tan sólo con verla la primera vez y mirarse en esos ojos verdes, que como dice al final: "los ojos verdes que han causado mi perdición", al reaccionar en la cama abrazado al cuerpo viejo y flácido de la anciana a la que creía Aura. Sólo que de ser así, en la obra existirían (siempre hablo literariamente) los 3 personajes, ya que Felipe no puede recrear una fantasía que incluya la figura tan alejada de la belleza de Consuelo Llorente.

Al final, mi deducción no es la llave de los truenos: puedo equivocarme y muchas veces lo he hecho, pero persisto en afirmar que es Consuelo quien cuenta no lo que sucede, sino lo que ella desearía que pudiera suceder, y así poder "traer" a Aura cuantas veces, mientras no se agote en sus menguadas fuerzas, pueda lograr, para hacer que el joven profesor llegue a la cama del amor y la pasión con ella, transfigurada en una bella joven capaz de inspirar no a Felipe, sino a cualquier mortal cuya sangre caliente fluya por sus venas...

Aunque en definitivas, quizás el mismo autor, oyéndonos o leyendo estas deducciones, nos diría que no hay nada de eso y que Aura es simplemente una novela que ronda el misterio, sin otra intención que recrear la realidad por medio de la fantasía y nada más.

AUGUSTO LAZARO